Martín Villa, en el País Vasco. 
 "Preparamos fórmulas para la amnistía"  :   
 "Ejecutamos las palabras del Rey: fortalecer la unidad desde la diversidad". 
 Pueblo.    15/01/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

MARTIN VILLA, EN EL PAÍS VASCO

"PREPARAMOS FORMULAS PARA LA AMNISTÍA"

"Ejecutamos las palabras del Rey: fortalecer la unidad desde la diversidad"

PAMPLONA, (Cifra.)

«Hay que suscitar an diálogo y desdramatizar muchos problemas que aparecen como irresolubles», dijo el ministro de la Goberanción, Rodolfo Martín Villa, en el transcurso de la reunión celebrada ayer en el palacio de la Diputación Foral de Navarra, a la que asistieron 252 alcaldes de la provincia, calculándose que faltaron unos veinte.

Hizo uso de la palabra primeramente el vicepresidente de la Corporación, Amadeo Marco, guien se refirió al conocimiento adquirido por el señor Martin Villa sobre Navarra y su problemática, en anteriores visitas realizadas, al mismo tiempo que agradecía, su visita.

Después de la intervención del señor Marco el ministro de la Gobernación dijo que deseaba tener con los alcaldes una reunión de trabajo y hacerles «testigos de la postura del Gobierno, que ha querido plantear una forma de ascenso de los españoles a los puestos políticos, para que puedan fabricar su propio futuro».

El euskera tiene que llegar a todos, pero no imponerlo»

«Yo creo que se debe ir a la utilización libre de la ikurriña»

• LA POSTURA DEL GOBIERNO

A continuación el ministro habló sobre los acuerdos y posturas del Gobierno para dotar de las necesarias autonomías y medios a la totalidad de las regiones españolas, así como para desarrollar las corporaciones locales.

«En cuanto a Navarra y las provincias vascas —añadió—, nos hemos encontrado con la convocatoria de Echarri-Aranaz para tratar los temas de la amnistía, el euskera y la reintegración toral. El Gobierno ha tratado de aclararlo en la Prensa y ve con preocupación una convocatoria de este estilo.» Continuó diciendo que no podía negarse si hubiera sido formal la citación a la reunión de alcaldes vascos. «Lo que se plantea —añadió— es una manifestación popular que pueda alterar que en Navarra no tenía sentido, a su juicio, una lucha por la reintegración foral, y también que Navarra siempre ha estado integrada en España, y lo que debe hacer es adaptarse a los tiempos actuales. Añadid gue «el Gobierno no hace más que ejecutar las palabras del Rey el día de la toma de posesión: fortalecer la unidad desde la diversidad».

Según el señor Martín ViHa hay muchas fuerzas interiores y exteriores «a quienes les interesa desestabilizar sf proceso español, pero nunca dejaremos de tener la preocupación por estos problemas peculiares y otros que puedan atentar a la concordia nacional».

• DIALOGO CON EL MINISTRO

Seguidamente se abrió un diálogo entre el ministro y los alcaldes, interviniendo seis representantes de los municipios, entre ellos el alcalde accidental de Pamplona, señor Caballero, que dijo no comprender por qué se había convocado dicho acto. Continuó diciendo que si hubiese sido el único acto prohibido lo comprendería, pero no cuando han sido tantos y tan contradictorios. El señor Caballero, alcalde accidental da Pamplona, dijo que «si la convocatoria es aceptada por el pueblo, entonces con la prohibición se enfrenta a la autoridad».

Los alcaldes coincidieron en que los tres temas eran básicos para su estudio y que las palabras del señor Martín Villa, diciendo qce «en Navarra no tenia sentido una lucha por la reintegración foral», no eran correctas.

A continuación el señor Martín Villa respondió a todos loa alcaldes, basando su Intervención en cuatro apartados. Primeramente hizo referencia a las razones de ta prohibición del acto de Echarri-Aranaz, haciendo una llamada a la legalidad. Seguidamente dijo que sus palabras hablan sido mal interpretadas al referirse a la reintegración foral, dejando bien claro que no se podían comparar los problemas ferales de las provincias y que cada una tenia un trato especial.

«Lo de Navarra —dijo— no significa una reintegración, sino una modificación: cada provincia tendrá que planteárselo ella misma a través de los representantes elegidos democráticamente.

Hasta que eso llegue, yo pediría una cierta calma.»

* LA «IKURRIÑA», EL EUSKERA Y LA AMNISTÍA

El tema de la «ikurriña» fue enfocado así por el ministro de la Gobernación:

«Soy consciente de que éste es un tema al que hay que quitarle dramatismo, un dramatismo que ha producido problemas para las fuerzas de orden público y para los ciudadanos de estas cuatro provincias, pero creo que últimamente se ha producido una situación, que yo no llamaría precisamente de tolerancia, sino una situación experimental, y que los problemas han sido prácticamente mínimos. Clara que si a la "Ikurriña" le acompaña un explosivo es ya un problema de orden público y terrorismo y no es problema de la utilización de la "ikurriña". Y el terrorismo ya tiene otro planteamiento. Yo creo que hay que ir a que se pueda utilizar libremente la "ikurriña" con el respeto debido a la bandera nacional y no sustituyéndola.»

«Del euskera —añadió— hay que dar la posibilidad de hacerlo llegar a todos, pero no de imponerlo.» Y dijo además que «el Estado, en la enseñanza de la lengua, debe ser promotor y ayudar a las corporaciones».

El tema de la amnistía fue resuelto por decreto-ley por el Gobierno, según palabras del ministro. «No ha alcanzado a los que están detenidos por actos de terrorismo.»

El ministro aseguró que el Gobierno está preparando las fórmulas de la amnistía que aseguren un máximo de convivencia, pero que no llegue a favorecer la violencia «Queremos situar esto —dijo refiriéndose a la amnistía— en un auténtico Estado de Derecho. Vamos a intentarlo todos, pero has grandes dificultades, aumentadas con el reto que se le ha planteado al Gobierno con el secuestro del señor De Oriol.»

 

< Volver