Autor: Gallo, Jesús. 
 En Vizcaya, atentos. 
 Se ataca la unidad de España  :   
 Desde altos organismos de la Nación. 
 El Alcázar.    22/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

En Vizcaya, atentos

SE ATACA A LA UNIDAD DE ESPAÑA

(DESDE ALTOS ORGANISMOS DE LA NACIÓN) • A De Gaulle le podían ir con estas cosas en Francia

BILBAO. (Por télex, una colaboración de Jesús Gallo).

Hoy publican los periódicos las declaraciones del director general de Política Exterior, tratando de razonar lo irrazonable porque una decisión que ataca gravísimamente a España, no puede ser razonado.

Cree este director general que las tensiones acabarán. Al contrario. Y esto por dos motivos fundamentales: uno, que los separatistas seguirán donde estaban y esa carnaza que se les ha echado es sólo una migaja. Segundo, porque los que quieren por encima de su vida la unidad de España no están dispuestos a pasar por mansos o por imbéciles.

El señor director general conoce muy mal el problema.

Se habrá dado cuenta, si tiene una buena información, que Vizcaya ha respondido muy distinto a Guipúzcoa y, después, que esa instrucción está ya siendo conculcada. Y la fuerza pública maniatada.

En Munguia ayer la bandera nacional ya estaba tan recogida que sólo un trozo se veía. Mañana la quemarán.

En San Sebastian se han quemado muchas banderas nacionales. Tienen una ocasión para ofender a España y no la han de desaprovechar.

Estamos locos. ¿Puede un señor ministro ir contra su propia Patria?. Esa es la pregunta terrible que nos hacemos aquí, en Vizcaya.

El Rey tiene la última palabra antes que los nervios se desaten.

Una prueba más de lo que venimos diciendo lo tenemos con la llamada Democracia Cristiana Vasca, que dirige desde Madrid, Gil Robles, este politico tiene la sensatez, el mínimo sentido común, como para partir de un hecho real desde hace cientos de años, casi más del mil: del hecho español. Y al que no desean renunciar porque —y son palabras de uno de sus dirigentes a este servidor de ustedes— no somos tontos.

Se celebró el mitin en el teatro Ayala de Bilbao y, aún concediendo a la galería mucho, partían del hecho que les decimos. Pues muchísimos que allí habían acudido con cierto señuelo, decían que no era eso lo que esperaban, y el señor Guimón, dirigente en Vizcaya de ese partido conforme a nuestros informes, recibe insultos de continuo. Por todo ella no entendemos como en Madrid, y por quien corresponda no se quiere dar cuenta de la verdad de las cosas.

Lo inaudito es que el señor presidente del Consejo se entreviste con el señor Jauregui porque el solo hecho de hacerlo ya representa la aceptuación de algo grave.

Este Julio Jauregui era un dirigente del llamado "Gobierno de Euzkadi" y en orden público, o algo parecido, bajo la mirada benevolente o la impotencia el 13 de septiembre de 1936 asesinaron a más de doscientos cincuenta insignes vascos en los barcos-cárceles y en las cárceles. Las matanzas volvieron el día 4 de enero de 1937 en total y sin juicio, sin nada de nada, cobardemente fueron martirizando unos cuatrocientos señores por el solo hecho de querer a España, llevar corbata, ser falangista o requeté o llevar "bigotito mosca". Y este Jauregui se presentó en la cárcel del Carmelo, unos días después, triunfante y, dijo a algunos presos, "que eran conocidos y que se haría justicia". Y uno de los presos le contestó: no queremos justicia, queremos que no vuelvan los asesinos.

Este señor Jauregui quiere que vuelva la fuerza foral y ya sabemos quienes están destinados a esta fuerza, pero nos lo callamos.

Señores como Jauregui tuvieron en las cárceles a infinidad de amigos de ellos y, o dejaron hacer, o fueron incapaces de sujetar a sus compinches comunetas o socialistas, que fueron los que asesinaron los días ,13 de septiembre y 4 de enero.

¿Personas así pueden dialogar con el presidente del Gobierno de España?

...todavía no se ha terminado el asunto de la bandera. Dicen que en Francia también la ponen. Cierto, pero en plan folklórico. ¿Por qué no hacen la prueba de ponería en

los balcones del ayuntamiento de San Juan de Luz, de Bayona, etc?. Porqué el Gobierno francés y su policía se anda con pocos remilgos. Si uno de ellos quemara la bandera tricolor francesa y fuera cogido por la policía, solo Dios sabe lo que iba a ocurrir.

Si tanto miramos al extranjero. ¿Por qué no preguntan nuestras autoridades a las francesas?

Que les expliquen como llevan el asunto ellos. Sería una jugosa entrevista y a lo mejor se quedaban boquiabiertos de la contestación y de los métodos.

Pues con la misma dignidad, con el mismo derecho que los franceses velan con mimo por su "grandeza" sin permitir el más leve descuido, también nosotros hacemos lo mismo.

A De Gaulle le podían ir con cositas de estas...

 

< Volver