Autor: García Serrano, Rafael. 
   Dietario personal     
 
 El Alcázar.    22/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Por Rafael GARCÍA SERRANO

VIERNES, 21 DE ENERO

Con todos los respetos, aquí hay caballeros que no entienden el tema ó no quieren entender. La cuestión de la "ikurriña" no tiene nada que ver con flamencos y valones, pongo por ejemplo fuera, ni con la bandera catalana, pongo por ejemplo dentro. No digo nada respecto a la gallega porque, y que me perdonen tantos buenos amigos gallegos, incluido Augusto Assia, no sé de cuándo data su existencia, pero en todo caso su existencia no ha tenido un signo tan evidentemente hostil a la Patria española como el de la "ikurriña" la gloriosa bandera catalana, en la que José Antonio pensaba como cuna y belén de la nacional, es anterior a la unidad de España e incluso a la insignia nacional, que a todos nos ampara o debe ampararnos, y que todos servimos o debemos servir. El hecho de que esta bandera fuese utilizada como socorro y bastión por unos cuantos dementes partidarios de la independencia de Cataluña, no afecta a la bandera, sino a los dementes de antes y de ahora, que también los hay.

Todo lo que toca a la "ikurrifta" es independiente de lo que significan y significarán, como ya han significado antes las banderas regionales o pío vinciales. La "ikurríña" en principio, divide a los propios vascos, porque esa enseña nació como símbolo separatista, antiespañol, ofensivo para la unidad de la Patria. Siento respeto hacia la "ikurriña", en cuanto a bandera enemiga, porque sé que mucha gente de buena voluntad, alguna engañada, y mas de un engañador, han muerto bajo sus pliegues en lucha contra España, antes de la Guerra de Liberación, durante la Guerra de Liberación y después de la Guerra de Liberación. En la Falange siempre hemos rendido el honor que merece cualquiera que sacrifica su vida por su idea y por su bandera, aunque creyésemos que se equivocaban, lo mismo bajo la "ikurríña" que bajo la roja con la hoz y el martillo.

Vizcaya tiene su propia bandera. No sé si Guipúzcoa la tiene o no. Álava creo que si. Navarra, desde luego: bandera roja con el escudo de la provincia en el centro, orlado por la Cruz Laureada que sus gentes ganaron en la Cruzada, como sus antepasados incorporaron las famosas cadenas de Miramamolín en 1.212. ¿Por qué hay que tolerar —que es empezar a consentir y a autorizar, la costumbre hace ley-una bandera que ha nacido con signo apabullantemente hostil a la unidad nacional?. El hecho es que ésta medida gubernamental, que dice que sí y dice que no, que dice no sé y que dice por si acaso, comienza por dividir a los propios vascos, e irrita a grandes sectores nacionales. Por mucho que intente comprender al actual Gobierno, del que forman parte antiguos camarades y amigos míos, todos ya excamaradas y de alguno sé, por su conducta escasamente decorosa de cara a nuestras relaciones gastronómicas, que no solamente examigo, sino radical y suciamente enemigo, no alcanzo a penetrar la razón que ha podido conducirle a una medida que me temo sea piedra de escándalo y motivo de discordia, tanto para los vascos entre sí, como para los españoles en general. La Diputación de Guipúzcoa tomó un acuerdo en favor de la bicrucífera con sólo tres diputados en su sala. La Diputación de Vizcaya, por unanimidad, rechazó la "ikurriña", como cualquier otra bandera partidista, junto a la nacional y al pendón del Señorío.

Nada sé, por el momento, de Navarra y Alava. Burgos se ha solidarizado con Vizcaya. Tengo noticias de que en Fuenterrabía fue izada la "ikurriña" fervorosamente. Fuenterrabía —e Irun del cual no dispongo de nuevas oficiales sobre la levantada oficial de la "ikurriña"— pidieron ser incorporados a Navarra el 21 de septiembre de 1976. O sea —esto es lo que quiero expresar— que emocionantemente el corazón de Fuenterrabia parece que va al compás del viento de la Historia, como el de los comunistas. En San Sebastián se quemó una bandera española a la vez que se alzaba la que Sabino Arana copió del Reino Unido por más reventar, acaso pensando ladinamente en la ofensa de Gibraltar.

• Ojalá me equivoque. Pero esta decisión del Gobierno, sobre ser muestra de debilidad ante las presiones extremistas de la ETA, puede traer en el furgón de cola, que está próximo a pasar por la estación, consecuencias muy graves para la paz y la concordia entre los hombres y las tierras de España.

Consolémosnos pensando que por una vez el Gobierno ha acertado desde el punto de vista económico. Los comerciantes han hecho su agosto vendiendo "Ikurriña" en enero del 77, como lo hicieron en la primavera y verano de 1931 vendiendo diablos para la solapa".

Esta, mi respetado amigo Augusto Assía, maestro indudable, no es una cuestión de franquismo o antifranquismo. Cuando yo comenzaba mi bachillerato en Pamplona, octubre de 1927, ya se contabilizaban problemas acerca de la "ikurriña", y a poco entré esvástica de los "nazis", que ara como se conocía popularmente a los nacionalistas vascos, y los que sin mengua de sentirnos orgullosos de ser navarros sentíamos de modo infantil, seguro y hondo, el honor de ser españoles. Honor este último, por cierto, que jamás nos impidió cantar desde pequen ¡tos el "Guernikako arbola". Porque esa canción unía a todos los vascos y a buena parte de los navarros tanto como la "ikurriña" les divide y les dividió.

Y dejemos que hable el tiempo, que ya le vamos a oir...

 

< Volver