Elecciones 1977. El pasado domingo en Bilbao (con grandes elogios a la URSS). 
 Primer mitín de la Pasionaria     
 
 Arriba.    24/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El pasado domingo, en Bilbao (con grandes elogios a la URSS)

PRIMER MITIN DE LA PASIONARIA

MADRID. (Resumen de agencias.)—Dolores Ibarruri, «La Pasionaria», intervino el pasado

domingo, por vez primera desde su regreso a España, en un mitin organizado por el PCE y

celebrado en Bilbao.

Tras la intervención del secretario del PC de Euzkadi, que fue interrumpido con gritos pro ETA,

acallados por el servicio de orden, tomó la palabra un miembro de Comisiones Obreras, a quien

sucedió Santiago Carrillo.

El secretario general del Partido Comunista señaló que «no somos pacifistas». «Cuando ha

habido que combatir con las armas en la mano lo hemos hecho, pero ahora no es momento de

hacerlo.»

«Estamos aquí —continuó— para construir una Euzkadi libre, dentro de una España libre».

Más adelante dijo que el Partido Comunista enarbola las banderas de la reconciliación, y no las

del odio y la revancha.

Tras criticar la actuación de las Fuerzas del Orden en los últimos días, y afirmar su solidaridad

con la lucha del pueblo vasco para conseguir la amnistía y autonomía, hizo alusión a «los

separadores», y los que tratan de provocar al Ejército español para cortar el actual proceso

democratizador de España.

Finalmente intervino, visiblemente emocionada, Dolores Ibarruri, quien tras hacer referencia a

su traslado a la cárcel de Madrid, y a la de Larrinaga, dijo que la derrota la obligó a trasladarse

para vivir en «el gran país soviético», en donde perdió un hijo luchando contra las tropas de

Adolfo Hitler.

«Los comunistas —agregó— no hacemos simplemente propaganda con palabras, sino con

hechos y conductas. No hemos luchado en balde, y el socialismo crece.»

Terminó su corto discurso diciendo que estaba muy cansada, pero que, sin embargo, hablaría

con todos para contarles «cómo son loo países donde se construye el socialismo y donde los

trabajadores pueden vivir muy bien sin el capitalismo».

 

< Volver