Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   La "Ikurriña"     
 
 Informaciones.    20/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA «IKURRIÑA»

Por Abel HERNÁNDEZ

ESTE año la «tamborrada» de San Sebastián ha sido una fiesta especial. El redoblar de los tambores se mezcló con los aplausos de miles de donostiarras ante la fachada principal del Ayuntamiento, mientras se izaba, por primera vez con libertad, la «ikurriña». En numerosos Ayuntamientos vascos se vivían escenas parecidas con la emoción en los rostros, mientras se alzaba en el mástil, junto a la enseña nacional, la bandera bicrucifera roja, verde y blanca.

El Gobierno ha dejado en claro que no se trataba de oficializar el uso de la «ikurriña», sino de no perseguir su exhibición. Ha sido una medida pensada y razonada. Por eso sorprenden ciertas reacciones de los representantes oficiales de la Administración en el País Vasco. «Nadie ha engañado a nadie», nos ha comentado un alto funcionario de Madrid, saliendo al paso de ciertas insinuaciones. Se ha abordado un problema real y se ha tratado de darle una solución realista. Son los vascos los que tienen ahora que decidir si la «ikurriña» representa a un solo partido b es el símbolo aceptado por la inmensa mayoría del pueblo.

Es lo cierto que la discreta y medida decisión gubernamental ha provocado un conflicto de proporciones impensables. La Diputación de Vizcaya arremete contra la misma, mientras la de Guipúzcoa la aplaude.

Y los gobernadores de Vizcaya y Guipúzcoa presentan su dimisión. Claro que, según fuentes dignas de todo crédito, «es muy fácil dimitir cuando se han recibido o se sabe que se van a recibir los ceses... En efecto, según las mismas fuentes, los cuatro gobernadores del País Vasco-Navarro iban a ser relevados de sus puestos. Accederán a estos Gobiernos Civiles personalidades más acordes con la actual situación vasca. Por ejemplo, a Guipúzcoa irá, probablemente, el ex alcalde de Pamplona, señor Urmeneta.

Por lo pronto, la tolerancia de la «ikurriña» (que tantas muertes inútiles ha costado y tanta pesadumbre) fuera de los actos oficiales, puede ser el símbolo de la concordia, y, sin embargo, hasta el momento, su exhibición está sembrado la discordia a niveles oficiales. Es chocante, a este propósito, el despacho de la agencia Cifra, transmitido esta mañana, según el cual «la bandera nacional, la "ikurriña" y la bandera del Ayuntamiento de Garay fueron retiradas ayer, a las cuatro de la tarde, a instancias de la Guardia Civil de Durango, que había recibido órdenes de Bilbao». Parece que se está produciendo un desafío abierto al ministro de la Gobernación. No es tiempo de poner obstáculos a la reconciliación.

INFORMACIONES

 

< Volver