Autor: Riguet, Albert. 
 Según informaciones obtenidas en Ginebra. 
 La autorización de la "ikurriña", a cambio de la suspensión de las actividades de ETA  :   
 Rusia quiere crear en Euskadi un nuevo Ulster. 
 El Alcázar.    21/01/1977.  Página: 21/01/1977. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Según informaciones obtenidas en Ginebra

LA AUTORIZACIÓN DE LA "IKURRIÑA", A CAMBIO DE LA SUSPENSIÓN DE LAS ACTIVIDADES DE ETA

Rusia quiere crear en Euzkadi un nuevo Ulster

PARÍS, (Especial) para EL ALCÁZAR, de Albert RIGUET).

La autorización para el uso efe la bandera de la organización terrorista vascoespañola en las provincias de tendencia separatista del otro lado de los Pirineos, podría ser el resultado de un pacto secreto al que se habría llegado durante unas conversaciones mantenidas semanas pasadas en Ginebra.

Los servicios secretos europeos siguen muy de cerca la pista de tas minorías pertenecientes a los diversos movimientos terroristas existentes en Europa, entre la mayoría de las cuales existen muy precisas interdependencias. Esta vigilancia, relacionada con los mecanismos de seguridad militar europea, permitió detectar los contactos que unos españoles intentaban en Ginebra con miembros conocidos de la organización terrorista ETA y que finalmente se consumaron. La filiación de ios españoles que se entrevistaron con los delegados de ETA no pudo ser establecida en un principio y aún hoy existen ciertas dudas respecto a alguno de ellos. En los medios de ETA se pudo conocer se habían mantenido conversaciones con "representantes del Gobierno ocupante de Euzkadi" y que los resultados eran muy positivos.

Desde aquel momento hubo la orden de profundizar en el conocimiento de un tema que interesaba mucho a las cancillerías y a los servicios de información europeos, pues crear una situación similar a la de Irlanda del Norte en ambas regiones vascas, es uno de los objetivos de la acción subversiva de la Unión Soviética en las zonas vitales de Europa occidental.

PREOCUPACIÓN FRANCESA

Puede imaginarse que el interés de Francia es de primera magnitud. Recientemente se ha podido confirmar la relación existente entre uno de los participantes españoles en las conversaciones de Ginebra y los agentes que intentaron diversas acciones meses atrás en el sudoeste de Francia, creando serios problemas a los servicios policiales de esta nación y produciendo grandes perturbaciones en los dispositivos establecidos para el control del terrorismo vasco-español y vascofrancés. Fue a consecuencia de ello que se decidiera entonces poner en la ´´lista negra" a un determinado aparato de información, en cuya composición e ideología han influido mucho los cambios políticos ocurridos en España desde el asesinato por ETA del Presídente del Gobierno español.

Según las informaciones que pudieron recogerse in situ y que luego se completaron en el interior de ETA, uno de los puntos básicos de las conversaciones fue la suspensión de tas actividades terroristas en territorio vasco-español, a cambio de la autorización de hecho de sus actividades y de la retirada paulatina de las fuerzas policiales, en especial de la Guardia Civil, de los cantones donde ETA posee sus principales cuadros y los dispositivos vitales de su operativo político.

Estas informaciones completan las obtenidas anteriormente en espacios muy distantes de los mencionados, sobre la política a seguir en las diversas regiones españolas con fermentos separatistas, con el fin de debilitar al Estado español y clausurar radicalmente toda posibilidad de continuidad o renacimiento franquistas.

En estos y otros muchos temas marchan unidas diversas fuerzas políticas, sólo en apariencia independientes. La comunidad de intereses es muy fuerte entre el partido comunista y el partido socialista, en el último de los cuales hay directivos militantes del otro y dé máxima confianza del Comité Central.

Una de las pruebas de ese entendimiento tras las cortinas entre comunistas y socialistas, acaban de tenerlo los servicios de información franceses, al ser detectadas las gestiones que los encargados de formar el "grupo común de segundad" están realizando en determinados núcleos europeos de recluta habitual de mercenarios, guardaespaldas, asesinos a sueldo, etc. El acuerdo de creación de ese grupo parece ser que se tomó de manera formal en Madrid en fecha relativamente reciente. Pero de la pretensión del partido comunista de forzar este nuevo nexo de dependencia del partido socialista, se tenían noticias un tanto difusas desde hace tiempo, cuando se conocieron toda una serie de datos sobre la estrategia comunista en España para 1977.

 

< Volver