Vascongadas. Objetivo del Gobierno. 
 Desdramatizar el País Vasco     
 
 Arriba.    23/01/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 3. 

VASCONGADAS

OBJETIVO DEL GOBIERNO DESDRAMATIZAR EL PAÍS VASCO

El pueblo vasco ya tiene su «ikurriña», aunque sea la bandera del Partido Nacionalista Vasco, en los edificios oficiales, ondeando junto a la nacional. La lección que se puede sacar del uso y exhibición de la «ikurriña» es que el Gobierno ha demostrado un tacto político puesto a toda prueba, porque ha rebajado en menos de una semana la tensión socio-política que se estaba concentrando en el País Vasco, y que resultaba peligrosa para la transición hacia la democracia. Eliminar las tensiones, enfrentándose sin miedo y con realismo, es prueba del pragmatismo que reina en las altas esferas del Poder. El ministro de la Gobernación, Rodolfo Martín Villa, en siete días, se entrevistó en las Vascongadas con los alcaldes que pretendían celebrar el pleno extraordinario de Echarri-Aranaz, y luego lo hizo en Madrid con una representación de alcaldes vascos que no pudieron asistir el pasado día 14 a la reunión de Vitoria. De estas dos reuniones salieron las soluciones a corto y largo plazo de las reivindicaciones planteadas por los vascos. Estas se refieren a materias como la exhibición de la «ikuriña», amnistía, cooficialídad del euskera y reintegración foral. Los acuerdos entre Martín Villa y los alcaides vascos fueron los siguientes: el uso y exhibición de la «ikurriña» no será perseguido por la fuerza pública; el Gobierno estudia la ampliación de la amnistía, pero los últimos actos terroristas la están frustrando; la cooficialidad del euskera se aplicará gradual y progresivamente, comenzando por las Corporaciones locales, y en cuanto a la reintegración foral, su instítucionalización vendrá después de las próximas elecciones. Una vez que se hizo público los acuerdos sobre el País Vasco, numerosos pueblos procedieron al izado de «ikurriñas» en Ayuntamientos, Diputaciones y centros oficiales. Asimismo se produjo la dimisión del Gobernador Civil de Vizcaya, José Antonio Zarzalejos, por no estar de acuerdo con las decisiones tomadas por el Ministerio de la Gobernación en tomo a los problemas que afectan al pueblo vasco, y más concretamente con la autorización de la «ikurriña». En torno a esta dimisión, el director general de Política Interior, Enrique Sánchez de León, declaró el Jueves en el «Telediario, segunda edición» de TVE que «en el seno de las Corporaciones Provinciales han existido tensiones y en algún caso la intención manifiesta de dimitir a causa de las medidas del Gobierno en torno a la "Ikurriña"». Sin embargo, «el Gobierno ha entendido que, de alguna forma, esta muestra de concordia va a tener el respeto de los ciudadanos vascos». No sólo va a tener el respeto, sino el respaldo de las Vascongadas. Ejemplo claro nos lo muestran las continuas manifestaciones en apoyo de la bandera vasca, a la hora de izarla en los balcones de los edificios oficiales, así como en numerosas casos privadas.

Se cierra la semana con los afortunados acuerdos sobre el País Vasco, con los que el Gobierno ha dado otra vez muestras de concordia para normalizar la convivencia de todos los españoles. Asimismo, el Gabinete trata de enfrentarse directamente con los problemas del País Vasco, como señaló el director general de Política Interior en los informativos de TVE al analizar la problemática vasca, «la verdad es que la "íkurriña" no tiene la dificultad que encierra el tratamiento de otros problemas que, tanto en el País Vasco como en otras regiones, se sustantivan en estos momentos. El Gobierno piensa que el planteamiento regional debe encarar se con una representación auténtica y más reconocible que lo actual».

INTERINO (Bilbao)

Domingo 23 enero 1977

 

< Volver