Revoca el acuerdo anterior. 
 La Diputación de Guipúzcoa aprueba no colocar la "ikurriña" en su sede     
 
 ABC.    26/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MIÉRCOLES 26 DE ENERO DE 1977.

ESPAÑA entera

REVOCA EL ACUERDO ANTERIOR

LA DIPUTACIÓN DE GUIPÚZCOA APRUEBA NO COLOCAR LA "IRURRIÑA" EN SU SEDE

San Sebastián, 25. (Servicio especial.) Pleno en la Diputación para ratificar el Acuerdo tomado el pasado día 20 sobre la colocación de la «ikurriña», que fue acordado entonces por sólo tres diputados, el vicepresidente en funciones, señor Eguía, y dos más.

El orden del día era extenso, sustanciándose diversos y variados asuntos, pero el importante era la ratificación de si se admitía en el balcón principal la «ikurriña» o no se admitía.

Cuando se llegó a esta punto, el diputado señor Azuza dijo que se oponía a la admisión de la «ikurriña», puesto que tenían que ser las Juntas generales las que decidieran sobre esta cuestión. Le respondió el diputado señor Olaizola. defendiendo la exhibición de la «ikurriña».

Se planteó la votación, mostrándose partidarios del sí el propio presidente en funciones y vicepresidente por nombramiento, señor Sanmartín, y los diputados señores Eguía, Olaizola. Paredes y Tellería. Se mostraron contrarias los diputados señores Vivó, Vicuña, Odriozola, Manzano, Juanistri, Bergareche, Azuza y Ayestarán, por lo que fue revocado el Acuerdo.

EN PRO.

En la exposición del tema, el señor Sanmartín decía que había hecho suyo el decreto de la Presidencia que, en mi ausencia, se dictó el pasado día 20. Quiero dar mi opinión, refiriéndome a unos párrafos de un escrito enviado al Gobierno el pasado 13 de octubre, en el que decía: «Pero a nuestro pueblo se le ha preeentado otro problema que, tal vez por la misma forma que su tratamiento ha tenido, se ha enconado profundamente y ha servido para que lo que en un principio era considerado simplemente como una expresión de una ideología concreta, hoy podamos oír de la acuciante necesidad de regular su utilización», refiriéndose, claro está, a la «ikurriña».

EN CONTRA.

Por si parte, el señor Azuza, al negarse a que la «Ikurriña» fuera izada en el edificio de la Diputación Provincial, argumentó que «nada tengo cue oponer a la bandera bicrueífera. a la «ikurriña». en cuanto que es símbolo de un .partido político, incluso de un sector extenso de población de nuestra provincia y, como tal, respetable, muy respetable. Más adelante dijo que si somos representativos para decir sí a la «ikurriña», también lo seremos para decir no, hasta que la provincia decida libremente si la quiere.

Añadió que, oficialmente, una bandera no puede flotar desde el principio sobre quienes la eligen con un atisbo de duda respecto a su representatividad».

Solicitó, pues, la no ratificación del decreto de la Presidencia del día 20, por el que autoriza la colocación de la «ikurriña» en la fachada del Palacio Provincial, en tanto se constituyan las Juntas generales de Guipúzcoa y resuelvan la cuestión.

Y ésta es la situación: en la Diputación Provincial de Guipúzcoa no podrá ser izada la «ikurriña».

 

< Volver