Denuncian los "criterios antivascos" para nombrar obispos. 
 Sacerdotes vascos piden al Papa una provincia eclesiástica propia     
 
 Diario 16.    14/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Denuncian los "criterios antivascos" para nombrar obispos

Sacerdotes vascos piden al Papa una provincia eclesiástica propia

BILBAO, 11 (D16).

Una petición para que se cree una provincia eclesiástica vasca, como primer paso para adaptar la acción pastoral a la realidad actual del pueblo vasco, ha sido enviada al Papa Pablo VI por 250 sacerdotes de las diócesis vascas, entre las Que figura la vasco-francesa de Bayona.

"Bilbao y Vitoria, desvinculadas eclesiásticamente del País Vasco, son a partir de los años 50 diócesis sufragáneas de Burgos", señalan, advirtiendo que, además, "a nadie se le oculta que la selección de obispos para las diócesis vascas obedecía a criterios antivascos".

Los sacerdotes se pronuncian por una iglesia independiente de los poderes políticos y económicos, una nueva sociedad superadora de la actual clasista capitalista, plenamente democrática y un pueblo vasco "liberado de toda opresión y división, y en plenitud de desarrollo de su específica y original personalidad".

La Asamblea de Coordinación de Acción Pastoral, a la que pertenecen los firmantes denuncia la abolición de los "fueros", así como las penas de los ciudadanos que han pasado por la cárcel, el exilio e incluso la muerte, además del centralismo que "ha erosionado la conciencia, la historia y el destino del pueblo vasco".

"Es objetivo reconocer —afirman los sacerdotes— que la Iglesia contribuyó en el pasado a frenar o mitigar la obra de desman-telamiento vasco y permaneció fiel al pueblo al que predicaba y catequizaba en su lengua materna: el eus-kera. No podemos olvidar que en este momento la postura arriesgada y sincera que una gran parte del clero vasco adoptó al servicio del pueblo en los años de la guerra y la postguerra."

Finalmente, en su documento dirigido al Papa, los firmantes denuncian que la Iglesia se ha hecho acreedora, en los últimos tiempos, del "pecado de complicidad con el poder central".

 

< Volver