Autor: Hernández Rodríguez, Marcial. 
 "Fecha histórica". 
 Las elecciones sindicales, a punto     
 
 Pueblo.    11/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

LAS ELECCIONES SINDICALES, A PUNTO

MADRID. (PUEBLO, por Marcial HERNÁNDEZ.)

De quince a quince... y elecciones porque tocan, El próximo 15 de diciembre los trabajadores españoles tienen una nueva cita con las urnas: elecciones sindicales. Estas elecciones se presentan precedidas de las negociaciones de Castellana, 3, en donde el Gobierno informó a empresarios y trabajadores sobre los «acuerdos de la Moncloa» y en las que los representantes de centrales sindícales seleccionados (UGT y CC. OO. expusieron sus diferentes puntos-de vista acerca de lo que habrían de ser las elecciones.

En general, como ya se ha venido informando hubo acuerdos entre las centrales y entre éstas y el Gobierno, en la mayo, ría de los temas, si bien algunos de ellos—como el del -patrimonío sindical—-no han quedado todavía resueltos.

Lo que ahora interesa a tas centrales sindicales —y en esa mecánica andan— son las elecciones sindicales, para las que ya han iniciado las campanas.

• DUELO TJGT-CC. 00.

Las dos centrales sindicales que, sin duda, se van a llevar el voto a la orna en, estas elecciones son Comisiones Obreras y UGT. El hecho d» que astas dos centrales hayan rido tes únicas convocadas a Castellana, 3, ya da Idea de que el Gobierno también otorga el mayor grado d* credibilidad a estos dos sindicatos.

La mayor discrepancia entre ambas organizaciones a la hora de ´abordar ia técnica electora) radicaba en la utilizacion de listas cerradas o listas abiertas en las papaeletas.

La cuestión, que en principio parece de simple procedimiento, no es tan balad}, ya que la utilización dé uno y otro sistemas podría primar o bier a las centrales como tales o bien a personas individuales y líderes da empresa.

El sistema de «listas cerradas» habla sido propuesto por la UGT y su sistema es muy similar al empleado en las elecciones, dpi pasado 15 de junio: el elector votaría a la lista presentada o bien por una central o bien avalado por un numero determinado de electores Sin embargo, según . la proposición de UGT, estas listas no habrían de estar bloqueadas, es decir: en ellas el elector podría variar el orden de colocación de los candidatos con lo que no necesariamente habría de resultar elegido el candidato situado en primer lugar en la papeleta, ya que el elector sería el que determinaría el orden.

En la práctica —y sobre todo en las grandes empresas— el orden dé colocación en las papeletas hecho por laS centrales habría de ser importante ya que cabría prever un escaso numero de variaciones.

En todo caso, con este sistema de listas cerradas y .no bloqueadas las elecciones habrían de configurarse muy similares a las del 15 de diciembre pasado. El elector escogería su papeleta de

cc oo., UGT. CSUT....

como en el pasado escogió PSOE, UCD, PCE...

La propuesta de Comisiones Obreras, de «listas abiertas- era totalmente diferente. En este caso los electores podrían votar a quienes quisieran de cuantos se presentasen-´ El sistema proporcional repartiría después los puestos en los comités de empresa según el número de votos.

Asi como UGT aludí» a la necesidad da potenciar las centrales sindicales «para clarificar el, panorama, Comisiones, al defender las. «listas abiertas» argumentaba que de este . modo se .daría-, un

UGT vendría a responder que esa unidad podría conseguirse «a posteriori», una vez que -se supiera quién era .cada cual: y quién estaba tras ciada central. Comisiones, a su vez, replicaba que esa unidad habría de salir de la base, de las fábricas, y que su idea era la de llegar a acuerdos previos para llegar a candidaturas unitarias.

El caso es que, como «a sabido, no hubo. posibilidad de llegar "a ningún acuerdo, manteniéndose completamente inflexible ambas centrales en sus proposiciones.

SOLUCIÓN SALOMÓNICA

En un principio el Gobierno —y sobre todo el titular de Trabajo, señor Jiménez de Parga— parecía decidirse por la fórmula de Comisiones/(«listas abiertas»), y del mismo modo un sector representativo del empresariado también se mostró partidario de esta opción.

Naturalmente, UGT no veía con muy buenos ojos esta tendencia gubernamental y desde sectores socialistas se comenzó a contestar con especial vehemencia la política del ministro de Trabajo.

Dentro del arsenal de rumores, posteriormente desmentidos, se llegó a decir que Carrillo habría pactado con Suárez la adopción de «listas abiertas» en lo que podría ser concesión previa al «pacto de la Moncloa».

El Gobierno, ante la discrepancia de las centrales, parecía que iba. a adoptar una actitud de lavatorio de manos, dejando que fuesen los propios trabajadores quienes incidiesen si querían listas abiertas, o cerradas. Pero esta solución no parecía muy feliz, ya que llevaría a un doble y complicado proceso electoral: primera votación para decidir el tipo: de listas, y segunda votación para las elecciones en sí. Esto podría -dar lugar a que en distintos centros las evidentes complicaciones que ello traería.

Al tía, parece que en el Consejo dé Ministros de hoy (y si no ocurriera en éste seria en uno muy próximo) el Gobierno podría adoptar una ¡solución salomónica: listas abiertas en las empresas pequeñas y listas cerradas en las grandes. En empresas de menos de 500 trabajadores; en donde es más posible el contacto

personal, primaría, la tesis, de Comisiones, y, en las empresas de más de 500 trabajadores, la de

UGT.

• DOS TIPOS DE CAMPAÑA

Así las cosas, aun antes de que el decreto que convoca a elecciones sindicales haya nacido a la

oficialidad del «BOE», las grandes centrales sindicales se han lanzado a la campaña electoral, aunque no de un modo formal.

Por una parte, en importantes centros de trabajo ya ha .habido elecciones á comités de empresa (por haber dimitido los antiguos jurados), que han servido de test para lo que puede ser el panorama sindical después del 15 ´de diciembre: prácticamente ha habido un copo de UGT y CC OO, con escasa representación de otras Centrales e independientes. Las dos grandes centrales se plantean sus campañas también de modo muy diferente.

Mientras que UGT aparece interesada en mostrar una imagen socialista y no sólo no oculta sino que ensena sus relaciones con el PSOE, Comisiones Obreras procura dar una imagen de sindicato independiente, procurando minimizar el carácter comunista de su imagen actual.

Asi como UGT plantea la necesidad de cambiar la sociedad de cambiar de la simple reivindicacien, la campaña de Comisiones Obreras había de incidir,en el unitarismo y en la potenciación de las asambleas de trabajadores como movimientos de base.

La campaña no ha comenzado oficialmente, como es sabido, pero fe batalla mitinera ya se ha destapado. En el reciente acto de UGT en Barcelona se lanazaron fuertes ataques ´ contra comisiones Obreras fúe calificado de «sindicato al servicio do UCD») y Marcelino Camacho acusó a1 Rector socialista de un*

PGT a cuestionarlo» en la que cada central tratará de presentar su opción con los mejores recursos. Esperemos que a partir del 15 de diciembre, el panorama sindical se clarifique y pueda avanzarse, en propio bien dé los trabajadores y la pnciedad en general, hacía la unidad.

 

< Volver