Autor: Losada, Cristina. 
 Reunión Gobierno-centrales-patronales. 
 Ni fecha ni acuerdo     
 
 Pueblo.    11/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Reunión Gobierno-centrales-patronales

NI FECHA NI ACUERDO

«Ha sido un diálogo de besugos» (López Bulla, de CC C O) + El superempresario Ferrer salió más optimista que los dirigentes sindicales ^ La Administración desmiente que tiene preparado un sistema electoral mixto, ya rechazado por UGT y Comisiones

MADRID. (PUEBLO, por Cristina LOSADA.) -«¿Saben lo que ha sido esto? Pues un diálogo de besugos», dijo textualmente a los periodistas el secretario general de la Comisión Obrera Nacional de Cataluña, López Bulla, al ´término de la reunión que ayer celebraron en Castellana, número 3, representantes del Gobierno, ÜGT, CC OO y las patronales. El desaliento y la sensación de estar perdiendo el´ tiempo embargaban, a la salida a los dirigentes de ambos, sindicatos. El objetivo de la reunión, que era fijar una fecha para la celebración de las elecciones sindicales, no se logró. Según los sindicatos y los empresarios porque el Gobierno no tomó posición. «Seguimos dé acuerdo —sentenció Joaquín Álmunia, de ÜGT— en que estamos en desacuerdo.»

Nicolás Sartorio*, de CCOO, opinaba en la misma linea, qué. «la reunión ha sido floja, por no decir otra cosa, y no se ha podido entrar a fondo en nada». Lo único que, al´parecer, ha quedado claro, tras unas tres horas de dialogo, es que el Consejo de Ministros de hoy tomará postura sobre los puntos litigiosos —sistema electoral, facultades de los comités de empresa y otros—. Pero también parece claro que del Consejo de hoy no saldrá el decreto de convocatoria, sino que únicamente comenzará a elaborarse.

Tanto UGT y CC OO como los -empresarios declaran estar de acuerdo en la urgencia de convocar las elecciones. El problema residió ayer, según dijo Carlos ´Ferrer, en que «no se ha concretado fecha por parte del Gobiernos. Ferrer, que salió más optimista que los dirigentes sindicales, contestó a los periodistas que preguntaron si la . Administración había tornado postara sobre algo, que «el Gobierno ha afirmado que´ ya tiene elementos de Juicio para hacer el decreto».

Los dea sindicatos obreros proponen que las elecciones se celebren antes del 23- de diciembre, siempre que la campana electoral previa cuente con un placo aproximado de veintiún días. Carlos Ferrer

—que afirmó haberse enterado por los periódicos de que existía consenso en torno a esa fecha, aunque no le parecía mal— considera que son suficientes diez o doce día* de campaña. «Además —dijo— bu propias centrales afirman que la campana ya está en marcha.»

En cuanto al sistema electoral, la cosa signe en tablas. El Gobierno tampoco se pronunció ayer por ningún sistema y desmintió que tuviese en cartera el sistema mixto del que se ha hablado estos últimos días (listas abierta* en empresas de hasta 600 trabajadores, y cerradas en las restantes). Ni UGT ni CC OO aceptan una solución salomónica de este tipo, aunque, según manifestaron sus representantes, habrían estado dispuestas a discutirla si el Gobierno la hubiera presentado en la reunión de ayer.

Los representantes de CCOO opinaban que con esta falta de concreción por parte del Gobierno se pretende «recortar y reducir al máximo la campaña electoral». En este punto los sindicatos discrepan totalmente de los patronos y, de hecho, sus folleto», carteles y octavillas para la campaña electoral continúan bajo llave.

La táctica de las centrales depende, en gran medida, de la normativa electoral que fije el Gobierno, y ayer los. representantes de la Administración aftr-maron que posiblemente el miércoles, 16, los sindicatos podran ser informados sobre la postura del ejecutivo. Ello- es señal —según las centrales— de que para entonces aún no habrá decreto.

Por de pronto, CCOO planteó en la reunión de ayer que si en los próximos días el Gobierno no promulga el decreto y fija la fecha «irá a las elecciones sin decreto, como se está haciendo hasta ahora».

Esta postura no es compartida por UGT, y los empresarios tampoco ven con buenos ojos que se celebren elecciones antes de la convocatoria oficial. «Esperamos —dijo finalmente Sartorios— que después de lo que hemos dicho hoy la Administración tome posturas más serias.»

 

< Volver