Comportamiento democrático     
 
 ABC.    17/12/1978.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ABC. DOMINGO, 17 DE DICIEMBRE

COMPORTAMIENTO DEMOCRÁTICO

Aunque ya estemos en la democracia nos queda todavía mucho que aprender de comportamiento

democrático. Buena prueba de ello son tantas reacciones, tantos Incidentes, que revelan a diario nuestra

carencia de normal talante democrático y nuestra propensión —por inercia quizá— e la Intransigencia, al

autoritarismo.

Excepción digna de sincero elogio ha sido la visita de la Comisión ejecutiva del P. S. O. E. al Rey, por

primera vez en cien años de historia socialista, como recuerda el comunicado del secretario peñera! del P.

S. O. E., Felipe González, sobre la entrevista, Y no parece arriesgado, interpretar quela solicitud de

audiencia al Rey es congruente con la línea de actualización del socialismo español que se muestra en no

pocas de sus actitudes.

•Los socialistas se abstuvieron —.históricamente» se dijo— en la votación de los artículos

constitucionales, definitorios de la Monarquía. Pero al producirse la aprobación de la Constitución —a la

que han apartado muy considerable cantidad de votos afirmativos— aceptan y respetan «la Monarquía

parlamentaria que emana de la voluntad popular». Así lo dicen sn su comunicado y así lo expresaron al

Rey.

Siendo bien conocida la ideología política de ABC, no deberíamos repetir que ada tenemos de socialistas.

Pero lo releramos ahora para decir, a continuación, ue esta actitud del P. S. O. E., esta su declaración ante

el Rey, es de perfecto comportamiento democrático. Y la estampa de la audiencia —ahí están las

fotografías— nada desmerece comparada con análogas entrevistas en cualquiera de los países europeos en

los que el socialismo vive y gobierna, en reqímines de Monarquía parlamentaria.

La Comisión del P. S.O. E. ha explicado al Rey su preocupación por el paro —«exponente más grave de

la crisis económica»—, por el grave problema del terrorismo, por los intentos «desestabilizadores»... Y ha

apuntado también, en franca exposición, su punto de vista favorable a «una aceleración del calendario

electoral». Temas, todos ellos, adecuados en un diálogo normal de esta naturaleza, y obligados en boca de

los representantes de un partido mayoritario. Pero temas, evidentemente, complementarios de la intención

esencial de la entrevista.

Centrado el Rey en ese propósito principal de la visita, y manteniéndose en su exacto rango democrático,

luego de cordiales palabras de agradecimiento a la Comisión del P. S. O. E., se ha referido a ´a

importancia de la Constitución —norna básica de nuestra comunidad nacional»— para subrayar que aún

es más imortante «la buena voluntad de los homres que han de cumplirla».

He aquí expresado con máxima sencillez uno de los problemas Clave del inmediato futuro, del futuro

comenzado Porque la Constitución, sean cuales fueren sus defectos y virtudes, depende, sobre todo, de

cómo se cumpla; y su cumplimiento será, por fuerza, consecuencia de su interpretación.

Se ha repetido hasta la saciedad esa plenitud expansiva de Ja Constitución por la que abarca «a todos».

Pues bien, salvada esta «perogrullesca» afirmación, al P. S. O. E., que es una de las grandes fuerzas

políticas españolas, le corresponde parte nada desdeñable en la responsabilidad del cumplimiento de la

Constitución.

Por el bien de España —cuyo porvenir avizoramos con ilusionada esperanza— deseamos que el P. S. O.

E., y naturalmente todos los demás partidos, se mantenga siempre en esa correcta actitud democrática de

la entrevista en el Palacio de la Zarzuela.

 

< Volver