Autor: Aragón, R.. 
   Hondas diferencias en las centrales en sus proyectos de acción sindical en la empresa     
 
 Ya.    22/09/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Hondos diferencias entre tas centrales en sus proyectos de acción sindical en la empresa

Las posturas mes enfrentadas corresponden a UGT y CC. 00. • El Gobierno parece inclinarse por una solución salomónica • Papel del comité de empresa y listas dé candidaturas, punios de mayor fricción

La reunión 4e tos centrales •tedfeftles con el Gobierno, anunciada paca ayer, fue sa^pentüda «nte te falta de objetos Importantes que tratar. Ta que los temas mas importantes: la regulación de la acción sindical en la empresa y el -desarrollo de las elecciones sindicales, cuya celebración está prevista, en principio, para el próximo mes de noviembre, se encuentran aún en Jase de maduración y una reunión sobre el mismo no permitiría hacer grandes progresos.

La Administración trabaja en esto* momentos en un anteproyecto casi definitivo, que se espera esté listo la próxima semana para, su presentacion a las centrjtee, y con sus sugerencias, palia la aprobación definitiva por e1 Consejo de Ministros. Esta regulación, según acuerdo de todos, tendría carácter provisional hasta su regulación definitiva por las Cortes.

las centrales sindicales, por su parte, han elaborado y presentado en fechas recientes (UGT lo hizo ayer) sus respectivos anteproyectos.

Con objeto de contribuir a clarificar las diferencias entre los distintos proyectos hemos elaborado en forma de cuadro esquemático comparativo, las posturas de las centrales más representativas a escala estatal, en los puntos más importantes. El proyecto del Gobierno es e1 leído a las centrales en su última reunión, la pasada semana. Existe un acuerdo básico sobre dos organismos diferenciados. Los comites de empresa como organos de representación de los Intereses de todos tos trabajadores, afiliados o no, y les secciones sindícale» de empresa, que serían lo» instrumentos de actuación de la centrales sindicales en 1as respectivas empresas.

Esta diferencia es aceptada por todos, ahora bien, las discrepancias comienzan a la hora de determinar la configuración.de las centrales en los comités de empresas. Las posturas más contrapuestas son: la de UGT, que reclama una primacía para las centrales realmente representativas e implantadas en la. empresa en. la configuración del comite a través de la presentacion de •candidaturas, aunque admite también la posibilidad de que los no encuadrados, siempre que cuesten con un respaldo del 10 por 100 de los trabajadores. Y. CC.OO^ que apoya más bien la presentación libre de candidatos que cuenten con apoyo de la asamblea, sin su necesaria pertenencia * central sindical o con un respaldo .cualificado. Basan »u postura en la falta de representatividad de las centrales en la situación actual por estar muchos trabajadores aún sin encuadrar.

El Gobierno en el anteproyecto opta por una solución salomónica: la Idea de CC. OO.en lae empresas con menos de 600 trabajadores y el proyecta de UGT para las empresas de número superior. Como solución de compromiso no contenta a nadie y es posible qué desaparezca en el proyecto definitivo.

La oposición entre UGT y CC. OO., con la división de las otras céntrales, se (manifiesta también en el sistema de candidaturas: abiertas para CC. OO., cerradas y proporcionad para UGT. El Gobierno opta de nuevo por ambas soluciones, aegún e1 sistema explicado anteriormente. OTRAS GARANTÍAS

Los proyectos de las diferentes céntreles varían en su extensión. Así, e1 más completo es el de CC. OO., que regula detalladamente el proceso electoral, composición de mesa>s. etc.

En todos ae contemplan las garantias de los afiliados a las centrales sindicales y particulardos condiciones que deben ser sindicales — y las extienden entre uno y dos años de cesar en el cargo.

Se regula también el tiempo sindical, que para algunos debe ser para los representantes de hasta cuarenta horas mensuales retribuidas y ocho días no retrlbuidos. Se solicitan tiempos y locales de la empresa para las asambleas, de los cuales dien horas mensuales deberían ser retribuidas.

Por otra parte, queda la postura de ONT, que se mantiene en su linea, clasica de no aceptar todo e] montaje electora e insiste en la primacía de la asamblea, órgano supremo de actuación directa y control inmediato de sus representantes para fines y misiones concretas.

B. ARAGÓN

 

< Volver