Autor: VILLALAR. 
 Elecciones sindicales. 
 Abiertas     
 
 Arriba.    06/11/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

ELECCIONES SINDICALES

El tema de las elecciones sindicales, sobre el que ahora mismo están girando las conversaciones entre centrales y Gobierno, concentra la máxima atención entre trabajadores y empresarios de cara a la configuración de la acción sindical en nuestro país. Dado el interés y las polémicas suscitadas entre las distintas posturas dialécticas ofrecemos dos colaboraciones, una del habitual colectivo en nuestras páginas, «Villalar», que se pronuncia por el sistema de listas, abiertas, y otra del colectivo «Largo Caballero», que lo hace por el sistema de listas cerradas. Sus argumentos y sus críticas han hecho posible que ofrezcamos a nuestros lectores en forma de «Debate» ambas posturas con sus respectivos puntos de vista, en la seguridad de que éstas son, hoy por hoy, las discrepancias más interesantes.

ABIERTAS

Las elecciones sindicales que en breve se van a convocar han puesto de manifiesto las diferentes concepciones del sindicalismo, de sus estrategias y técnicas que tienen las centrales sindicales. Uno de los puntos más debatidos que enfrenta a las dos grandes. CC. OO. y UGT, es el de listas abiertas o listas cerradas. En este "sentido han sido muy poco afortunadas las If-risas de Jerónimo Saavedra, miembro de la Comisión Ejecutiva de UGT, que publicó «Cambio 16» (9-X-77), Dicen así:

«La defensa de este sistema se basa en la necesidad fundamental que tenemos en nuestro país de conocer el grado real de Influencia y el apoyo con que cuenta cada central sindical.»

Y también añade:

«No hay otro sistema mes objetivo que acudir a las elecciones en la empresa para averiguar la presencia territorial y profesional de cada Sindicato. Y para ello sólo tenemos el sistema de las candidaturas cerradas y presentadas por un Sindicato.»

Y uno piensa, pero ¿dónde están los Intereses de los trabajadores?, ¿por qué no se habla de criterios de lucha obrera o de compromiso de clase o de estrategia trabajadora? ¿SE TRATA DE HACER ELECCIONES SINDICALES O DE HACER UNA ENCUESTA? No. No han sido muy afortunadas las afirmaciones de Jerónimo Saavedra sobre las listas cerradas. Esperamos que la UGT en su Ejecutiva y en su base, sobre todo, tenga mejores y mayores argumentos. De todas formas parece muy difícil superar estas diez RAZONES EN FAVOR DE LAS LISTAS ABIERTAS:

1. Suponen más libertad sindica] para que los trabajadores puedan elegir sin condiciones.

2. Son camino de unidad que permiten a los trabajadores sumar nombres, no elegir y excluir.

3. Superan la división entre afiliados-no afiliados, pues todos !os trabajadores tendrán oportunidades.

4. Evitan el enfrentamlento y la lucha entre centrales.

5. Son más democráticas, puesto que favorecen para que resulten elegidos ¡os mejores trabajadores.

o. No instrumentan las elecciones para hacer un cómputo de fuerzas o influencias que a nadie en el movimiento obrero Interesa.

?. Huyen del monopolio sindical de empresa.

8. Exigen la responsabilidad de los elegidos frente a todo e! colectivo que les votó, no únicamente frente a su central.

9. Prima la unidad respetando a las centrales, por diferencia a la lista cerrada que prima a las centrales no respetando la unidad.

10. Siempre dejan en libertad las listas abiertas para votar la lista cerrada, mientras que la lista cerrada impide totalmente votar a otros hombres diferentes de los de la lista.

ESTAS SON NUESTRAS RAZONES, que parecen aplastantes. Es muy posible que se nos escapen argumentos en contrario que sean muy convincentes. Queremos oirlos. Queremos saberlos. Se abre el debate. Se abre el diálogo. El tema lo merece y ios trabajadores han de ser los que se beneficien de él.

Entonces, si se puede, se debate y se rebate. Y si no habrá que rectificar, porque será que en alguna ocasión, en alguna posición, en alguna situación, se está en error; no siempre se puede tener la verdad y la coherencia.

Los trabajadores quieren ELECCIONES SINDICALES, NO UNA ENCUESTA. A los que les interesan las encuestas de influencia, de presencia o de potencia sindical, no son precisamente trabajadores, son otra cosa, muy respetable, desde luego, pero nada sindical.

VILLALAR

 

< Volver