Autor: Rodríguez, Pedro. 
   La noche en que perdieron los ministros     
 
 ABC.    05/07/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

DOMINGO 5781

OPINIÓN

Jornada de reflexión

Pedro RODRÍGUEZ

La noche en que perdieron los ministros

ABC/5

El jueves, 2:

Ha llegado Maritain

Pio se ha quedado hoy de guardia. Algunos ministros le llaman «presidente», «oye, presidente», «por

cierto, presidente», y él dice «je, je, je, qué coñón». Como Juan Rosón, el día del santo del Rey, que se

quedó con Sáenz de Santamaría fuera del Palacio de Oriente, por exigencias de guión, vigilando el

Estado. Hoy, jueves, 2, Juan Rosón ha metido en París, sin que se entere Mauroy, a hombres de

Ballesteros, a expertos en ETA, a «Geos» de paisano, todos de puntillas, para evitar el atentado a

CalvoSotelo.

Hubiera sido demasiado pasar de Maritain a Apala. Porque ayer, miércoles, 1, el presidente rompió,

inconteniblemente, a hablar de Maritain en la Universidad Morodo de Santander. Su antecesor, en cuatro

años, sólo hizo una cita literaria, y de lejos: la de Machado, y ya no insistió como algunas personas que

prueban una copa de anís y no la vuelven a tomar en la vida. De pronto, ayer, la democracia pasaba de

monsieur D´Hondt a monsieur Maritain, el gran buda que inspiró a la Democracia Cristiana. Dicen que en

todos los restaurantes de Madrid, al escuchar la cita de CalvoSotelo, los jóvenes democristianos que se

iban a tirar al monte quedaron atónitos, inmóviles, estupefactos(con la. cuchara de la vichisuá camino de

la boca como sí hubiera citado a José Antonio. No se pronuncia el nombre de Maritain en vano: yo creo

que era la consigna para el desembarco de CalvoSotelo en Ucedé, igual que Elsenhower escogió un verso

de Verlaine para el desembarco en Normandía. O era, simplemente, un poco de aceite de colza sobre los

engranajes al rojo vivo de Ucedé. Acababa de entrar julio, el mes negro zaino que cornea manoletes, que

hace arder ciudades, y los españoles se disponían a pasar como gurús la prueba de los carbones

encendidos, la reválida del termómetro, el finis terrae del 1825 de julio, otra vez pendientes de la

prodigiosa mano izquierda del Rey. (A algunos compañeros suyos de Universidad se lo ha contado así: 1)

Llegó cansado del Jarama. 2) Tomó carrerilla, en bañador, para saltar sobre las Infantas, «ahí voy», al

borde de la piscina, mientras perseguía jugueteando al Príncipe. 3) Corriendo a toda velocidad, la puerta

de cristales se interpuso. 4) Sólo unos reflejos de olímpico, unos reflejos de 23 de febrero, evitaron la

tragedia: echó el brazo por delante, cubriéndose la cara y el cuello, y, claro, la yugular. Fue un pequeño

milagro.»

Ef miércoles, 1: El último guateque

Y, además, a Pío, dicen, le ha quedado un latiguillo: «En agosto, si llegamos a agosto.»

«En el 82, si llegamos al 82.» Hace un mes. una fuerza expedicionaria de Ucedé, dicen ellos. fueron a

hablar con Calvo-Sotelo y le dijeron: «Oye. presidente. rompe, por favor, con el centro izquierda. Lo

tuyo, lo nuestro, es el centro derecha. Mira, presidente, vamos a hacer un grupo parlamentario dentro de

Ucedé. Seremos cuarenta o cincuenta. La mayoría hemos firmado la paz con Fraga. Por ejemplo, Ricardo

de la Cierva, que es de los nuestros, ha pactado abiertamente con él para Murcia. No queremos romper

con Ucedé. presidente, pero es que nos la han roto. Queremos a Leopoldo, te queremos, presidente, pero

no queremos un Leopoldo más Rafarias, más, bueno, tú ya sabes, ya sabes, ya sabes, presidente.»

Y que Leopoldo Calvo-Sotelo tes miró y luego, como siempre, fue anotando todo en el legéftáario,

maravilloso, permanente «block Henry», cuadriculado, de espiral, diez pesetas en todas, las librerías, en

que apunta todo to que se le dice, desde Julian Marías a Mitterrand. En septiembre, lo juran por Maritain,

se constituirá la Fundación de Centristas Autónomos, «si llegamos a septiembre», claro. Es uno de los

graves nudos que tendrá que deshacer Calvo-Sotelo en las largas y cálidas noches de Ribadeo/agosto, «si

llegamos a Ribadeo/agosto». Y dice una" .de los 4050 centristas autónomos;

—Este país, periodista», siempre ha encontrado su hombre de centro derecha: desde Cánovas a Gil-

Robles. Ahora Calvo-Sotelo no puede negarse a ese reto histórico para 1983...

Si llegamos a 1983, amén.

También el

miércoles, 1:

La batalla de Madrid

Hoy, en el calor de la noche, los ministros caían como moscas, sin un «ay» en sus labios. Era «la batalla

de Madrid» de las elecciones Ucedé. En el barrio de Salamanca, santuario de la aristocracia del partido,

residencia de los mandarines, los bolcheviques de Abel Cádiz invadían los palacios de Invierno, cansados

de no ver, durante cuatro años, a ios ministros más que de lejos a bordo de los Dodge: José Luis Alvarez,

una de las mejores personas de este país, el nuevo ministroeficacia, era vencido por Aurorlta Rojas, una

ama de casa que ni jota de política, encabezando una lista de cuarenta y cinco curritos del Abel. (José

Luis Alvarez ha vuelto a estrellarse en unas elecciones. Perdió el Ayuntamiento de Madrid cuando lo

tenía en el bolsillo y Suárez se negó a salir en televisión para apoyarle, en uno de los más misteriosos

«agujeros negros» y «eslabones rotos» de la transición que entregaría en bandeja la plaza de la Villa a la

izquierda.) Bien, bueno. Él extraño ejército de Abel Cádiz ha subido esta noche, como Ramoncín, a la

ciudad de los ministros y los han barrido, y luego han brindado con champaña. Algunos son óbreritos —

¡obreros de Ucedé, oh, cielos!—, populistas, poujadistas. Quieren «regenerar» Ucedé. Refundar Ucedé.

Les sigue fascinando el «glamour de Suárez», pero fueron los primeros en advertir a Lito que no siguiera

«moviendo el teléfono» porque «no tiene nada que hacer». Antonio Maura había empezado a circular

llamadas de ultratumba como aquella del marqués de Villaverde hace cinco años: «En memoria del

caudillo Suárez, te ruego votes en conciencia.» Bueno: la cuestión es que la plebe de Ucedé ha llevado

esta noche al patíbulo a la nobleza de Ucedé. Sólo se ha salvado Rosón, al que adoran, y algún otro.

Entonces, a la medianoche, se ha abierto un pasillo enorme para Miguel Domenech. Era no «El Tapado»,

sino «El Ungido». Domenech se convierte, hoy, mientras llueve sobre Madrid, en el hombrefuerte de la

capital. Tranquilo, discreto, lee libros, lleva empresas. Es. desde Ramón Serrano Súñer, el mejor ejemplar

del «cuñadismo», esa extraña institución de la política española. Domenech será proclamado «urbi et

orbe», el 12 de julio, «si llegamos allí», en el Pío XII. Abel Cádiz ha alquilado por treinta mil duros unos

de los «lugares sagrados» de los «Tácitos». A partir de ahí, Eme Dé, Miguel Domenech, tendrá en su

mano el instrumento más codiciado de la política española, el sagrario de Ucedé: la «lista de Madrid para

el 83», de la que pueden despeñarse, entrar o salir, ministros, y/o Ferrer Salat, pongo por caso, y/o

Alfonso Osorio, y/o Antonio Garrigues, y/o Adolfo Suárez.

El día 12 Miguel Domenech podrá, como Torcúáto Fernández Miranda, dirigirse a palacio —al de

Moncloa— diciendo: «Estoy en condiciones de llevar lo que se me ha pedido.» «La batalla de Madrid» es

el segundo de los grandes «test» que Leopoldo Calvo-Sotelo ha pedido antes de dar el golpe en Ucedé,

antes de decidir si centro derecha o centro izquierda: 1) Elecciones francesas. 2) Batalla da Madrid. 3)

Elecciones Parlamento gallego. 4) Elecciones Estatuto andaluz. 5) Elecciones Parlamento andaluz. 6)

Mundial del 82, si, claro, «llegamos al 82»...

Lunes, 29:

«In nomine deo...»

Vienen de toda España. Sabios, prudentes, cristianos. El más ilustre de los ex presidentes españoles se

dispone a crear su Fundación, sin oficina en Antonio Maura: El cardenal Tarancón no va a poner,

obviamente, un bufete, pero sí una revista. El matiz es precioso: «No se trata de una revista de actualidad

cristiana, sino de una revista cristiana de actualidad». «Wonderfull». La fiebre fundacional ha prendido en

la noble púrpura del enorme, varón castellonense. A la asamblea fundacional de la Fundación Kolbe —no

sé exactamente deletrearlo, pero es en honor de un sacerdote polaco— están convocados Aguirre

Gonzalo, hijo; Fuentes Quintana, Ruiz Gallardon, Villar Arregui. Por ejemplo. Llueve suavemente .sobre

Madrid y reluce, perdón, oh, Señor, como una hermosa y discreta luz de Trento en «offset»...

Y sábado, 4:

Este nuevo Barajas

Ha salido el sol y hay un nuevo Barajas preparado para el Mundial. Hay una nueva lista de Vips, con

derecho «a sala», en Barajas. «Tener sala» —sala de autoridades— en Barajas significa mucho en este

país: significa el «exequatuor», el no ir a registro de equipaje. Si alguna vez este país quiere conocer la

lista de su auténtico «gotha» del Poder, que se publique la lista «de sala en Barajas». La familia Franco,

con excepción de doña Carmen Polo, ha recibido la baja en la «sala» de Barajas. Una vez la marquesa de

Villaverde de despistó, no pasó «porsala» y se metió en el follón de las monedas. Ahora toda la familia ha

sido expulsada del pequeño paraíso de los sillones mullidos, incluyendo, por vínculo familiar, a don

Alfonso de Borbón. Por lo demás, Julio, ¿lo oís?, golpea con los nudillos suavemente sobre el joven

pecho de la noche, sábado, 4, en Madrid.

 

< Volver