Autor: Urbano, Pilar. 
   ETA, hacia Cataluña     
 
 ABC.    11/04/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

SÁBADO 11-4-81

Hilo directo

ETA, hacia Cataluña

El político catalán —de Convergencia i Unió, por más señas— estaba zaheridor. La mitad de su

conciencia, puesta en lo que Jordi Pujol y Leopoldo Calvo-Sotelo hablaban, en ese preciso momento,

pocos kilómetros más allá, en la Moncloa. La otra mitad, emberrinchada con «las artes malabares de

Martín Villa, hostigando a las autonomías ya consolidadas». Me decía: «Leopoldo está gobernando con

una autoridad que, de verdad, aún no tiene revalidada ni en su partido, ni en su gobierno... Hoy, por hoy,

la UCD ni se apunta a nadie, ni es de nadie, ni obedece a nadie. UCD está a la espera: quiere ver qué"

cuerda tiene Calvo-Sotelo y qué juego va a hacer Suárez como no gobernante y con tiempo libre... El

Gobierno tiene, todavía, una lealtad improvisada a su presidente. Yo creo que no ha de tardar en hacer la

guerra por su cuenta algún ministro que ya está actuando bajo su propia batuta...» El político catalán

estaba malagorero: «UCD aún tiene que pasar la más definitiva de sus crisis, el enfrentamiento Rodolfo-

Leopoldo.» ¿Y eso?, intercalé con estupor: «Rodolfo quiere ser el ministro autónomo de las

Autonomías... Su ambición es hacerse imprescindible: que todo pacto y toda concertación autonómica

pase por él.» ¡Cielos, blindaos.,., que el político catalán echa chispas! «Por culpa de Martín Villa hay, en

estos momentos, un clima enrarecido y receloso, que antes no había, entre la Generalidad y la Moncloa...

Y no creo que se despeje con meras palabras tranquilizantes.»

El político catalán estaba proeocupado: «Sería para temblar que el sosiego de Cataluña se deseslabilizase

ahora, por cuestiones autonómicas provocadas... Porque, ¿sabes?, los que aprovechan los descontentos

para sembrar violencia ya están rondándonos: Sé de buenísima fuente, ¡de Rosón, vaya!, que ETA

empieza a tantear el terreno catalán...

Me fui. Se fue. Me encontré con el político madrileño —UCD, por más señas—. ¡Vaya rostro de

malhumorado escepticismo! «El tema autonómico no se arregla peleándose con las autonomías históricas

y "reales", Cataluña y País Vasco, y propiciando un "standard" general y rasante para las autonomías

ficticias, de laboratorio... Porque, por mucho que se empeñe García de Enterría, factótum del nuevo

"comité de expertos", Cataluña y País Vasco no pueden ser, autonómicamente, lo mismo que

Extremadura o La Mancha. Y me preocupa —seguía su carrerilla filosofal el político madrileño—, me

preocupa la presencia de García de Enterría en todo este "cirio" de la construcción del Estado. Sus

artículos publicados en "El País", en 1976 fueron, precisamente, la musa de Clavero Arévalo para el

autonomismo andaluz "por el 151"... Y de su "libro amarillo" sacó Suárez, para la moción de censura, la

expresión "federalismo cooperativo" y la filosofía de las leyes horizontales... Además, ¿por qué componer

un comité de expertos llamados de fuera del Parlamento, cuando todos los partidos tienen entre sus

escaños prestigiosos peritos en la materia? El PSOE tiene, que recuerde ahora, un González Casanova, un

Peces-Barba, un Tierno... El PCE, un Solé Tura, un Tamames... AP, un De la Vallina Velarde, un Fraga...

UCD, un Quintas, un Martín Retortillo, un Meilán... ¿No hubiesen bastado y sobrado?» Me fui. Se fue,

giré hacia la esperanza: dos políticos insatisfechos, si son honestos, son siempre dos políticos dispuestos a

buscar «algo mejor».—Pilar URBANO.

 

< Volver