Autor: Ibáñez Martín, Francisco. 
   España abandona el CIME  :   
 Pide continuar relacionada, en calidad de observador, con el comité de migraciones europeas. 
 Informaciones.    15/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ESPAÑA ABANDONA EL C.I.M.E.

GINEBBA, 15 (INFORMA. CIONES, por Francisco Ibáñez Martin).—España se ha retirado de C.I.M.E. (Comité Intergubernamental para Migraciones Europeas) sin explicaciones de ninguna clase, pidiendo al mismo tiempo el Estatuto de «observador» ante la organización.

El representante permanente de España ante las organizaciones internacionales con sede en Ginebra, don Fernando Benito, ha dirigido una carta al director del C.I.M.E., cuyo texto es el siguiente:

a De conformidad con las instrucciones recibidas, cúmpleme notificarle la decisión del Gobierno español de retirarse del Comité Internacional para las Migraciones Europeas, al final del ejercicio anual del corriente año 1977, es decir, con efecto a partir del 31 de diciembre de 1977, de acuerdo con lo dispuesto en el articulo sexto de la Constitución del Comité.»

PIDE CONTINUAR RELACIONADA, EN

CALIDAD

DE OBSERVADOR,

CON EL COMITÉ DE

MIGRACIONES

EUROPEAS

Por otra parte, el Gobierno español, que con tanto interes sigue los problemas de las migraciones y que por ello ha venido participando activamente en los trabajos del Comité, continúa dispuesto a colaborar con el C.I.M. E. en aquellos asuntos que sean de mutuo interés y solicita ser invitado a hacerse representar en calidad de observador en las reuniones del Consejo, de acuerdo con lo establecido en el artículo diez del reglamento interior del mismo.

La decisión española no ha dejado indiferente a los observadores, que no llegan a explicarse los motivos de la retirada de España, que se adhirió en mayo de 1956 al C.IM.E. y que ha hecho emigrar a su través a unas 170.000 personas de España hacia diversos países de ultramar, de los cuales han sido 105.000 ciudadanos españoles y 65.000 refugiados cubanos. En los últimos años, unos 2.000 técnicos españoles han emigrado cada año gracias a la ayuda del C.I.M.E. hacia Iberoamérica principalmente, es decir, 5.000 ó 6.000 personas, teniendo en cuenta los familiares que les acompañaban.

Para el C.I.M.E. las consecuencias económicas y financieras de la retirada de España serán nulos. España costaba a la organización más dinero que las aportaciones que ella hacía.

 

< Volver