Renta nacional de España 1955-1975. 
 El crecimiento español ha tenido un intenso coste migratorio  :   
 La productividad aparente del factor trabajo registró un crecimiento excepcional, salvo en el período 1955-1960. 
 ABC.    12/01/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

RENTA NACIONAL DE ESPAÑA 1955-1975

EL CRECIMIENTO ESPAÑOL HA TENIDO UN INTENSO COSTE MIGRATORIO

La productividad aparente del factor trabajo registró un crecimiento excepcional, salvo en el período 1955-1960

En los veinte años que van entre 1955 y 1975 el Producto Interior Bruto de España a precios corrientes creció el 1.283 por 100, y a precios constantes, el 211 por 100. La tasa de crecimiento acumulativo anual a precios corrientes fue de un 13,8 por 100, a precios constantes el 5,8, y los precios un 7,6 por 100, según se desprende de un informe elaborado por el Servicio de Estudios del Banco de Bilbao que ha homogeneizado las series históricas de los datos más relevantes del comportamiento de la población y la renta de las cincuenta provincias españolas.

Las regiones que ese tiempo registraron mayores incrementos del P. I. B. fueron Madrid, Murcia, Canarias, Baleares y Valencia, seguidas de Cataluña. País Vasco y Navarra, que consiguieron triplicar su producto regional a precios constantes. El resto de las regiones, salvo Extremadura, duplicaron su producto regional.

Para el conjunto nacional la tasa de crecimiento anual de la productividad fue del 4,8 por 100. Superaron dicha tasa Murcia, la Maneta, Andalucía, Canarias, Valencia y Aragón. Fue menor el crecimiento de la productividad aparente en Madrid, Cataluña, vasco-navarra, Extremadura y Baleares.

En lo Que se refiere a la renta nacional neta. Cataluña, Madrid, Valencia, Canarias, Murcia y Baleares son las seis regiones que han logrado aumentar su participación en la renta española.

TASA DE ACTIVIDAD

El estudio del Banco de Bilbao recoge también como fenómeno importante el progresivo e ininterrumpido descenso de la tasa de actividad (porcentaje de población activa sobre población total), que desde un 41,20 por 100 en 1955 desciende hasta el 37,45 por 100 en 1975. Por su parte, la población agrícola, que en 1955 suponía cerca de la mitad de la población activa, cae drásticamente hasta representar veinte años más barde menos de la cuarta parte.

Por otro lado, la productividad aparente del factor trabajo registró igualmente un crecimiento excepcionalmente intenso y solamente en el periodo 1955-1960 se incorpora un reducido Incremento de la productividad.

CONCENTRACIÓN DEMOGRÁFICA

En los veinte años considerados por el estudio del Banco de Bilbao la sociedad española ha experimentado un proceso de crecimiento y de cambio socioeconómico que se ha traducido en una mayor concentración de la población, del producto y de la renta en la periferia, especialmente en las regiones situadas al norte y al este, prevaleciendo las costeras sobre las interiores, con la excepción de Madrid y Valladolid.

Este fenómeno demográfico ha estado asociado al desarrollo de la industria y turismo y transformación de la agricultura. Las provincias más industrializadas y con mayor incidencia del turismo han experimentado crecimientos en sus niveles de población, mientras que decrecían los de las zonas predominantemente agrícolas.

COSTE DEL CRECIMIENTO

El coste del crecimiento económico español —dice el Banco de Bilbao— ha sido muy intenso desde el punto de vista espacial. Si bien la despoblación —afirma— ha supuesto crecimientos de la renta por persona superior a veces al de las regiones más desarrolladas.

Entre 1955 y 1975 la población española creció el 22,91 por 100 y las regiones de Madrid, vasco-navarra, Cataluña, Canarias y Baleares aumentaron su población por encima de la media nacional. También con valores positivos, pero por debajo de la media nacional, se sitúan Asturias, Murcia, Andalucía, Aragón y Galicia. Por el contrario, Castilla-León, la Mancha y Extremadura perdieron en población

 

< Volver