Oscar Alzaga, en el Club Siglo XXI. 
 La dialéctica reacción-revolución sólo era superable por reforma  :   
 El peso del proceso constituyente va a gravitar sobre las fuerzas democráticas de centro. 
 ABC.    21/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ÓSCAR ALZAGA, EN EL CLUB SIGLO XXI

LA DIALÉCTICA REACCION-REVOLUCION SOLO ERA SUPERABLE POR REFORMA

El peso del proceso constituyente va a gravitar sobre las fuerzas democráticas de centro

«La República es impensable porque sería para muy pocos, mientras una Monarquía que quiere cobijar

libremente a todos los españoles se muestra auténticamente identificada con los más altos intereses

patrios y marca un rumbo decidido hacia una genuina. democracia», ha dicho don Osear Alzaea

Villaamll, durante, su conferencia «Visión retrospectiva del proceso constituyente actual», pronunciada

en el Club Siglo XXI, dentro del ciclo «La Corona y la nueva sociedad española ante un año histórico».

En su intervención dijo, entre otras cosas, lo siguiente:

La dialéctica reacción-revolución, que permite Insertar en un continuo unidimensional buena parte de

nuestra historia política, no era superable ni por vía continuista ni a través de una ruptura.

El camino que ha elegido el Gobierno actual parece más afortunado. Entiendo que trata de aunar, de

un lado, la legitimidad de las Leyes Fundamentales vigentes, válida para un sector de la población, a cuyo

fin se ha respetado escrupulosamente el procedimiento de reforma previsto en el artículo 10 de la ley de

Sucesión, y de otro se suma la legitimidad democrática Que emane de unas Cortes auténticamente

constituyentes, elegidas por sufragio universal en elecciones, que confiamos sean realmente libres y

competitivas.

El actual proceso constituyente por el curso natural de las cosas va a hacer gravitar en las fuerzas

democráticas de centro la grave responsabilidad eolítica de encarrilar definitivamente a nuestro país

por vías de libre convivencia.

DIVISIÓN DE LA OPOSICIÓN.—Es escandaloso que los partidos democráticos de la oposición

mantengan a estas alturas aún innumerables divisiones.

Abusó por respaldar hasta las últimas consecuencias una unión electoral democrática que cobije a

liberales, demócratas cristianos y socialdemócratas. La coincidencia de estas fuerzas tanto se definen de

centro derecha como de centro izquierda puede ser total a la hora de redactar un programa constitucional.

El Gobierno debe, respetando escrupulosamente las reglas del juego, volcar su apoyo sobre esa unión

electoral del centro, que es la única que, de alcanzar una mayoría en el escrutinio, garantizará el buen fin

de¿ proceso constituyente en curso.

NEUTRALIDAD DEL GOBIERNO.— El Gobierno debe mantenerse al margen del procedimiento

electoral. Su actividad en este terreno debe acabar con la proclamación de la ley Electoral y la

convocatoria de las elecciones para una fecha concreta. A partir de este momento corresponde a las Juntas

del Censo, sin intromisiones de ninguna especie, en su condición de órganos políticamente neutros, ser

celosos guardianes de cuantas garantías son precisas para que las elecciones sean libres y competitivas.

Finalizo don Oscar Alzaga su conferencia eludiendo al autogobierno de aquellos pueblos que lo deseen y

en la amnistía.

 

< Volver