Aclaraciones sobre el Centro Democrático y los democristianos     
 
 Ya.    05/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

5-II-77

Aclaraciones sobre el Centro Democrático y los democristianos

Don Francisco Laveron Iturralde, secretario general de Democracia Cristiana de Castilla, nos remite una

carta recogiendo los párrafos esenciales y omitiendo aquellos que contienen alusiones personales y

apreciaciones objetivas, que reducimos por razones de espacio también. Queda aquí lo esencial que atañe

al tema debatido.

He leído el artículo que Ya ha publicado bajo el título "El Centro Democrático y .los democristianos" con

la firma del señor Ortega y Díaz-Ambrona.

El nombre de Gil-Robles es mencionado tres veces: para criticarle su pasado político—que bien puede

hacerlo impunemente quien no tiene pagado—y para personalizar en él la postura de FPD, que es

asimismo la postura de todo el Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español.

Pero despersonalizando, para seguir su consejo, que no su intención, le diré que tanto en las asambleas de

los partidos regionales de FPD, como en su Congreso Federal y como en el Consejo Político de Izquierda

Democrática, así como en el propio del EDCEE, lo que se ha decidido es no integrarse en la coalición

Centro Democrático, rechazando el ir solos a las elecciones, tanto al Senado como al Congreso, y efectuar

coaliciones con fuerzas políticas inequívocamente democráticas, alineadas en tendencias liberales, social

d e m ócratas y socialistas donde los partidos regionales lo crean conveniente.

Repito: fuerzas políticas inequívoca mente democráticas. Pero, naturalmente, que no tengan compromisos

de coaliciones con otros grupos de carácter más dudoso. Me explicaré:

El PPDC, cuya integración dentro del Equipo es deseable—a través de FPD o ID, naturalmente—, sería

admitido sin la menor reserva, y si fue PPDC quien rompió unas conversaciones que ellos mismos

pidieron para integrarse en FPD, la culpa no fue de FPD, quien no puso inconveniente. Pero como esta

posible integración fue mejor pensada y no decidida por PPDC, se le admitió ¡a entrada en una coalición

electoral, que ellos mismos han rechazado al sumarse al Centro Democrático. PPDC cambia de postura en

su táctica de alianzas y al sumarse al Centro abandona el Equipo; está en su derecho, pero ha sido él quien

ha elegido.

¿Neofranquismo? Me exp1icaré.

Si las elecciones se celebraran a finales de mayo o primeros de junio, quiere decirse que faltan unos

cuatro meses, poco menos o poco más. No dudo de la buena voluntad del Gobierno de querer desmantelar

el aparato político del Movimiento, magnifico arsenal de artillería pesada para apoyar unas elecciones. No

lo dudo ni lo dejo de dudar—con el gravamen sobre el presupuesto nacional de más de 5.000 millones de

pesetas, que pagamos muchos españoles—. Pero sin dudo, ¡cómo no!, de que en cuatro meses, poco

menos o poco más, pueda ser medianamente efectivo el intento de desmantelamiento de ese aparato

político.

¿Neofranquismo, señor Ortega?

Ni estamos dispuestos a recoger los restos de una clase política que se asentó cómodamente en el poder y

quiere una apariencia de cambio, para seguir disfrutando de privilegios, ni estamos dispuestos a entrar en

coaliciones que nos hagan perder un marchamo inequívocamente democrático absorbidos por y

mezclados con esa clase política de que hablo. Si otros quieren hacerlo libertad no les falta, pero que no

cuenten con nosotros para el montaje de una seudodemocracia estilo Brasil o Méjico —y no me refiero

precisamente al señor Ortega cuando habló de privilegios.

¿Neofranquismo, señor Ortega? Dice que hay que superar los "tics" heredados, pero todo se puede pegar

en este mundo por el contagio y empieza a verse en los suyo» antiguos modos de expresión."

 

< Volver