Polémica en torno a una carta de un grupo de curas vascos al Papa     
 
 Informaciones.    15/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Polémica en torno a una carta de un grupo de curas vascos al Papa

BILBAO, lo UNFOFORMACIONES, por David Barbero) .

La publicación del texto de una carta enviada al Papa Pablo VI por los Integrantes de la Coordinadora de la Asociación Pastoral de de Sacerdotes de las Diócesis Vascas de San Sebastián, Bilbao, Vitoria, Pamplona y Bayona ha producido una viva polémica entre ios defensores de la actitud de estos sacerdotes, quienes han calificado su postura como de independiente y comprometida con los problemas de la sociedad en que viven, y los que les han atacado, principalmente por falta de respeto e incluso de rebeldía, frente a las auténticas autoridades de la Iglesia Católica.

La polémica se ha iniciado incluso por el encabezamiento de la carta, ya que va dirigida ai "Querido hermano Pablo´", aunque otros aseguran que este aspecto puede ser el más superficial comparado con el contenido de la misiva al Papa.

Dentro de la carta los socerdotes vascos afirman que "hemos decidido coordinar nuestra actividad para potenciar y actualizar el servicio a las comunidades cristianas del País Vasco".

Más adelante señalan que quieren una Iglesia fiel al Evangelio de Jesús, libre de toda opresión y clasismo en si misma, independiente de los poderes políticos y económicos; una nueva sociedad superadora de la actual clasista, capitalista, plenamente democrática en lo económico, político y cultural, que elimine la explotación y la opresión y haga posible la total realización del hombre y de los grupos humanos, un pueblo vasco liberado de toda opresión y división y en plenitud de desarrollo de su especifica y original personalidad, en sus aspectos políticos, culturales, étnicos, históricos... "No pretendemos crear un» Iglesia paralela ni situarnos al margen de ella, en ruptura con la actual existente, sino en comunión con ella, en una asunción de la fe de las profundas aspiraciones sociales y étnico-culturales de nuestro pueblo."

Regístran posteriormente que desde el siglo pasado y mas concretamente en estos últimos cuarenta años, no ha sido reconocida o respetada la personalidad del pueblo vasco: su lengua milenaria no fue aceptada oficialmente ni en la escuela ni en la Administración pública ni en la Prensa diaria. «No podemos olvidar en este momento —dicen— la postura arriesgada y sincera que una gran parte del clero vasco adoptó al servicio del pueblo en los años de la guerra y de la posguerra. Pero no podemos menos de confesar que, en estos últimos tiempos, la Iglesia se ha hecho acreedora al pecado de complicidad con el Poder central».

En este sentido, ponen de manifiesto la actual estructura eclesiástica en Euskadi Sur, que se inspira en criterios no pastorales, sino de política partidista, al desvincular a Bilbao y Vitória del País Vasco y hacerlas diócesis sufragáneas de Burgos.

También señalan que «a nadie se le oculta, ademas, que la selección de obispos para las diócesis vascas, en los años 50, obedeció a criterios principalmente de avasqutemo o antivasquismo; todo ello sancionado por un Concordato entre la Iglesia y un Estado opresor de nuestro pueblo».

Estimamos y deseamos que la diócesis de Bayona tenga también cabida en esa provincia eclesiástica vasca, incorporándose a la misma en la forma en que aquella lo determine.

Como sacerdotes al servicio de la Iglesia en Euskadi, al mismo tiempo que cultivamos la dimensión gratuita, y trascendental del hombre y de la fe, queremos llevar a la práctica una pastoral que abarque al hombre total, a este hombre sensibilizado en la dimensión de la libertad y de las libertades y que hoy clama por una reivindicación tan evangélica como es la amnistía total.

 

< Volver