Autor: López Sancho, Lorenzo (ISIDRO). 
   Delicada investigación     
 
 ABC.    04/12/1981.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Planetario

Delicada investigación

Dejo para otros sabios el cuidado de averiguar sí el poder tóxico del aceite de colza se debe a las anilinas

colorantes, al estado de limpieza de ciertas sartenes o a bichitos que tienen que saltar con más prudencia

que las pulgas si no quieren poner en peligro su vida al caer. La investigación en que me afano desde

principios de año consiste en averiguar si UCD es un chicle o si es una de esas gonitas en forma de anillo

con las que en los Bancos sujetan, ¡quién los catara!, los mazos de billetes del Banco de España.

Hay mozuelas que circulan con los libros del COU o los de la Facultad bajo el brazo y una o varias

pastillas de chicle entre los dienes. De pronto un globo blanquecino o sonrojado brota de entre sus labios,

se dilata, se dilata y acaba por estallar. La chica lo reabsorbe y se pone a masticar de nuevo.

Los anillitos esos de goma muy delgada que de cuando en cuando llegan a mis manos no sujetando, ¡ay!,

billetes, sino apretando paquetes de folios informativos o bagatelas por el estilo, si quito folios se aflojan

y no sujetan, si añado folios estallan.

Estos son los aspectos digamos descriptivos de mi investigación. Desde los tiempos felices del

Bachillerato con dictadura —la de don Miguel— aprendí aquello del límite de plasticidad. Si se estira

demasiado la goma se rompe. Ahora trato de aplicar aquella vieja loción a los evidentes parecidos de

UCD con el chicle de inflar y la goma de sujetar billees. Primero, como gomita, se rompió y dejó ser

fuera a otro espacio político, a Francisco Fernández Ordóñez, que marchaba al destierro con varios de los

suyos como un Cid de la disidencia. Ahora, pero es que ahora mismo, lo más parecido al globito de chicle

es el nuevo Gobierno de UCD. El señor Calvo-Sotelo a fin de introducir en él las innumerables tendencias

de esa cosa de la que te han hecho presidente en lo que podría llamarse no «golpe de Estado», sino «golpe

de partido», ha hecho un Gobierno con socialdemócratas fieles, con martinvillistas, con liberales, con

democristianos y no precisó con qué ingredientes más. Así el nuevo globo gubernamental se hinchaba se

hinchaba hasta el límite de elasticidad y, como era de temer, está a punto de estallar. Parece que Herrero

de Miñón y ese joven y gran talento que es Alzaga van a largarse de UCD con otros moderados. O sea,

que el globo no va a poder resistir la tensión interior.

Felipe González, que debe andar metido en investigaciones parecidas a las mías, se ha adelantado al

acontecimiento ofreciendo una coalición para gobernar. Está bien. Si se estira por un lado, la gomita

ucedera se rompe por la izquierda. Si el globo se hincha con otros vientos, el globo se desgarra por la

derecha. Así llegamos a un momento en que el presidente ni puede estirar ni soplar, o por la izquierda o

por la derecha. Poco puede hacer en tales condiciones con gomita o globito. UCD o se rompe o se

desinfla. ¿Era un globo inflado? Averigüelo, Vargas.—Lorenzo LÓPEZ SANCHO.

 

< Volver