País Vasco y Navarra en 1976. 
 Treinta millones de horas perdidas  :   
 En las tres mil huelgas que protagonizaron cerca de un millón de trabajadores. 
 Pueblo.    22/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

País Vasco y Navarra en 1976

Vascongadas

TREINTA MILLONES DE HORAS PERDIDAS

• En las tres mil huelgas que protagonizaron cerca de un millón de trabajadores

BILBAO, 22. (PUEBLO, de nuestra Delegación.)

Aproximadamente unos 30 millones de horas perdidas es el resultado de más de las 3.000 huelgas que se produjeron el pasado año en el País Vasco y Navarra, afectando a unas 60.000 empresas y con un total que se acerca al millón de trabajadores. La provincia de Vizcaya fue durante 1976 la de mayor conflictividad, con un total de horas perdidas que, según distintos cálculos, significó entre 15 y los 20 mílliones de horas, con 140.000 trabajadores repartidos entre unas 20.000 empresas. Sigue en floras perdidas la provincia de Guipúzcoa, con nueve millones y medio de horas perdidas, las cuales corresponden a las huelgas en más de 23.000 empresas con una población laboral de 500000 trabajadores. Las horas perdidas en Álava alcanzaron los cuatro millones y medio, afectando a más de 1.000 empresas con casi 50 000 trabajadores. Y en el último lugar figura Navarra, con cuatro millones de horas perdidas, correspondientes a las huelgas de 160.000 trabajadores en casi 7.000 empresas.

La delicada situación económica por la que estamos pasando en los últimos años, con unos elevados índices de inflación, aumento del déficit en la balanza de pagos, retracción en la inversión y unas minimas tasas de crecimiento, ha llegado a agravarse en la actualidad hasta límites extremos, consecuencia también de ese elevado número de horas de trabajo perdidas, que han puesto nuestra economía, según coinciden los expertos, en una situación insostenible. La economía del País Vasco, área donde han estado los más elevados índices de conflictividad, es calificada a distintos niveles empresariales como grave y angustiosa, esperando del Gobierno una serie de medidas que vengan a vigorizar la actual situación penosa, que sobre todo afecta a la pequeña y mediana empresa. Unas medidas que en principio inviten también a la confianza entre los empresarios, lo cual, indudablemente, va parejo con una clarificación de la situación sociopolitica, cuyo retraso podría agravar aún mucho más el actual momento.

 

< Volver