La casa de Juntas de Guernica. 
 Se pone al día     
 
 Pueblo.    26/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La casa de Juntas de Guernica

SE PONE AL DÍA

BILBAO. (PUEBLO, de nuestra Delegación.)

Acaba de ponerse en marcha por parte de la Diputación Foral del Señorío de Vizcaya la orden hacia la iniciación del proceso de reforma y modernización de la Casa de Juntas de Guernica, orden que ha partido personalmente del presidente de la entidad provincial, asi como de que se prepare el correspondiente presupuesto extraordinario para financiar la reparación. E1 hecho se debe sin duda a la reciente instauración de las Juntas Generales, y hasta se supone que en fecha no excesivamente lejana pueda recibir visita de importantes personalidades españolas.

La Casa de Juntas de Guernica está considerada como el monumento histórico de mayor importancia de Vizcaya, aparte valores afectivos y de cualquier otro tipo, y alberga, como se sabe, el nobilísimo Árbol de Guernica. Se construyó entre los años de 1826 y 1836 en estilo neoclásico, sin ornamentación, austero y muy sencillo, y actualmente presenta una disposición asimétrica, como consecuencia de la paralización de las obras, ocurrida en 1833, al comienzo de las guerras carlistas, quedando el edificio inconcluso, aunque luego tuvieran su remate en 1836.

Primero comenzó a construirse el archivo, y en 1827 la iglesia Juradera y las dos galerías de acceso, quedando entre ambas edificaciones un patio que es ocupado en la actualidad por el museo.

Hoy en día la Casa de Juntas está formada por una serie de dependencias en un todo único, y que son: la iglesia Juradera (llamada de Nuestra Señora Santa Mana la Antigua), el recinto del árbol con la tribuna Juradera y el árbol viejo, los archivos, el Museo Histórico Documental, la Presidencia y las dependencias administrativas.

Desde su construcción, la iglesia Juradera fue el tugar destinado por el Señorío de Vizcaya para la celebración de sus Juntas Generales —hoy instauradas—, celebrándose la primera aún sin terminar de construir el total del edificio, el 5 de julio de 1831, y la lengua oficialmente usada por las Juntas del Señorío era el castellano, que era la lengua en que se escribieron desde los comienzos de la foralidad todos los documentos de Vizcaya No obstante, algunas de las actas se tradujeron más tarde al vascuence, acuerdos dispuestos por las Juntas, pero ello con carácter incidental y sin norma fija.

PUEBLO 26 de marzo de 1977

 

< Volver