Orden público. En el aniversario de los sucesos del pasado año. 
 Miles de personas en el funeral de Vitoria     
 
 Arriba.    04/03/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Nacional

ORDEN PUBLICO

En el aniversario de los sucesos del pasado año

MILES DE PERSONAS EN EL FUNERAL DE VITORIA

• Al finalizar se registraron diversos intentos de manifestación que fueron disueltos por la Policía

• En el País Vasco se produjeron paros laborales

VITORIA. (Resumen de agencias.)

La catedral nueva de Vitoria se encontraba completamente llena de público a las once de la mañana de ayer, en ef momento de iniciarse el funeral organizado por el Consejo presbiteral diocesano, en sufragio de laa almas de los cinco obreros fallecidos hace un año, durante los incidentes registrados en la ciudad. El número de asistentes puede calcularse en unas diez mil personas, según Europa Press.

El funeral fue oficiado por casi medio centenar de sacerdotes. Al final de la ceremonia, uno de los representantes de los obreros —el ex sacerdote Echave— dio lectura a un comunicado en el que resaltó la gran unión, concienciación y protagonismo de la clase obrera.

A continuación, familiares de las víctimas en tos sucesos del año pasado se dirigieron también al público asistente a! fuñeral para agradecer la asistencia y pedir una sociedad más justa.

Durante el funeral, numerosos grupos de personas se encontraban estacionadas en las puertas de la catedral.

Coronas y pancartas

sanitario, han pasado a sus do mlcilios.

Los dos hospitalizados con Restituía Ramos, de veintisiete años, que sufre contusiones en cráneo y mana izquierda, y cuerpo extraño en 0j0 derecho, con pronóstico leve, salvo complicaciones, y José María Olaiz Arechaga, de dieciocho años, con contusiones en cuero cabelludo, conmoción cerebral, pronóstico menos grave.

Minutos antes de iniciarse la ceremonia, un fuerte contingente de la Policía Armada se situó ai comienzo de la calle José Antonio. Cuando el funeral finalizó, los asistentes comenzaron a salir de la catedral, encabezados por las «comisiones representativas», con unas cuarenta coronas de flores, y portando pancartas. Tras unos momentos de desconcierto, iniciaron una marcha a lo largo de varios metros. Policías armados, con megáfonos, dialogaron con los manifestantes, comunicándoles que era preciso que la marcha no se realizara.

Uno da los dirigentes de la manifestación se dirigió a los inTlegrantes de la marcha para recomendar calma, porque «no queremos nuevas víctimas —dijo—, y vamos a demostrar que los obreros somos consecuentes».

Poco después, desde un extremo de la calle, un fuerte contingente de Policía Armada comenzó a lanzar botes de humo, que disolvieron por completo el grupo de manifestantes, cuyo número se calcula en más de un millar de personas.

En e! suelo quedaron coronas de flores y pancartas, al disolverse la marcha. Algunos de ios componentes de la manifestación huyeron hacia las calles cercanas, y otros penetraron de

nuevo en la catedral.

Posteriormente, efectivos de la Policía Armada se situaron estratégicmente en lugares cercanos a la catedral y se escucharon numerosos disparos lanzando pelotas de goma.

Pasada la una de !a tarde, los manifestantes se encontraban en la avenida del Generalísimo y en las calles Portal de Villareal y barrio de Zarramaga, así como cercanías de la catedral. Se registraron algunas carreras y saltos. Durante los incidentes se intentaron colocar barricadas y fueron derribadas algunas farolas del alumbrado.

En el cementerio de Santa Isabel

Mientras se celebraba el funeral, otros grupos de personas se dirigieron a la misma hora al cementerio de Santa Isabel, para colocar coronas de flores en las tumbas de los obreros muertos que se encuentran allí enterrados.

Al parecer, según informó la agencia Cifra, como consecuencia de los choques con la fuerza pública, diez personas fueron asistidas de diversos golpes y contusiones en el hospital de Santiago, en Vitoria.

Dos de los heridos han quedado hospitalizados y el resto, una vez asistidos en el centro

Arriba 13

 

< Volver