"No queremos más muertes violentas"  :   
 Nota de lo obispos de San Sebastián. 
 Ya.    15/03/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

"NO QUEREMOS MAS MUERTES VIOLENTAS"

«Prestando nuestra voz a todos los que quieren trabajar en el desarrollo de todas las aspiraciones de nuestro pueblo, os pedimos a todos los que podéis aniquilar la vida humana que dejéis de una vez para siempre de matar»

NOTA DE LOS OBISPOS DE SAN SEBASTIAN

Los obispos de San Sebastián hicleron pública ayer la siguiente nota:

"Una vez más, queridos diocesanos y guipuzcoanos, nos vemos en la necesidad de hablaros, porque una vez máe en nuestra querida diócesis tos hombres, los hermanos, matan a sus hermanos. Somos conocedores de que nuestra palabra no tiene la fuerza pacificadora que deseamos, pero no por ello podemos callar. Os hablamos con dolor y con pena, pero también con una grave preocupación cara al futuro. Dios quiera que volvamos a posturas de sensatez que nos impidan entrar por caminos irremediables de destrucción. Oíd una palabra que no pretende otra cosa que la paz para el bien de todos, apoyada en el respeto del derecho más fundamental del hombre: su derecho a la vida.

1. No queremos más muertes violentas. Las prohibe el precepto divino: "No matarás"; las condena el más elemental sentido de humanidad; las reprueba el pueblo, que tiene derecho a vivir en paz. En nombre de la conciencia cristiana, las condenamos nosotros, vuestras obispos, por la responsabilidad que tenemos contraída de anunciaros el Evangelio de Jesucristo.

2. Por el amor que tenemos a nuestro pueblo y a nuestra diócesis, porque queremos para todos una convivencia justa, libre, pacífica, proclamarnos que no son estos caminos de muerte los que traerán a los espíritus los sentimientos de concordia que necesitamos para no destruirnos unos a otros, en un proceso absurdo e irreversible de violencias.

3. Prestando nuestra voz a todos los que quieren trabajar, sin angustia y con el corazón abierto a un futuro esperamzador, en eí desarrollo de todas las posibilidades y aspiraciones de nuestro pueblo, en su nombre os pedimos a todos los que podéis aniquilar la vida humana, que dejéis de una vez para siempre de matar.

4. A los que os sentís cristianos y a los que creéis en Dios, os invitamos a reavivar con nosotros la conciencia del juicio de Dios, del que nos estamos acostumbrando, con demasiada facilidad, a prescindir. Necesitamos todos de un fundamento más sólido para nuestra convivencia que el que se apoya en los cálculos, en las estrategias y en los criterios puramente humanos. También el sufrimiento y la oscuridad es una llamada a la fe.

5. Os pedimos a todos que no bloqueemos el camino de la reconciliación y de la amnistía, que sólo servirá para la pacificación social, si, junto con las medidas legales recientemente aceptadas y aplicadas hasta el fin, somos capaces de aceptamos todos como hermanos que saben perdonarse y construir la paz.

6. Queremos expresar nuestra condolencia y cercanía más sincera y profunda a dos famillares de las víctimas, cuyo dolor compartimos en una estrecha comunión cristiana. Les ofrecemos nuestra humilde ayuda para sostenerles en una postura cristiana a la vez que pedimos para ellos en nuestra oración la firmeza de un testimonio de fe que todos necesitamos:

Queridos guipuzcoanos, no hagamos más difíciles los días y Jas situaciones que hemos de vivir en un futuro próximo y que por necesidad han de repercutir fuertemente en nuestra convivencia cívica. Y los que creéis de verdad, llevad a vuestra oración estas preocupaciones y deseos sinceros por el bien de todos. Que el Señor nos ayude."

 

< Volver