Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   Breve análisis     
 
 ABC.    26/02/1981.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

JUEVES 26-2-81 . ´ OPINION

A B C / 3

Breve análisis

A lo que se ve fue un proceso de responsabilidades demoradas lo que hizo fracasar el

pronunciamiento. Los conjurados se fueron dejando solos sucesivamente hasta que se quedó

solo el teniente coronel Tejero. Ese proceso se compadece muy bien con el relato de algunos

congresistas, que observaron la degradación de ánimo del jefe sedicioso según iban

transcurriendo las horas. Es increíble, en estos tiempos, que pueda intentarse en Europa un

golpe de Estado, pero también es increíble que fracase. Pues esos dos sucesos inauditos han

ocurrido en España. En cuanto al primer suceso querría hacer la observación de que el

conjurado más secreto es el que suele tener la Ley más de su parte, y en cuanto al segundo,

que toda tragedia, como bien saben los historiadores, aun los más piadosos, tiene su lado

irresistiblemente cómico. Hay todavía una tercera observación: que el conjurado más secreto

procura ocultar al día siguiente del fracaso sus decisiones de la víspera, y que en el fondo de la

organización misma del Poder, a la que de un modo u otro pertenece siempre el conjurado más

secreto, hay un instinto de no llevar demasiado lejos las indagaciones. La conclusión es

esquemática: el escándalo público es dirigido hacia quien tiene las manos más sucias y la

cabeza más simple.

Viendo todo esto como una antigua pieza de teatro, lo cual no es difícil, podemos decir que

hemos asistido a un segundo acto. Pasó el primero, que es el de mero planteamiento, con

todas las «galaxias» conocidas y por conocer, y estamos en el nudo, en la cima del intríngulis.

Falta el tercer acto, el desenlace. Pero esta obra se escribe a medida que se va representando.

Se escribe según se va representando. Y ésta es la sensación triste de la sociedad, que no

sabe de qué modo asegurar su vida. Ningún Gobierno de esta democracia nos dio jamás esa

seguridad, y lo que hace nada más que un año o dos podría parecer malevolencia de

periodistas, vemos hoy que era cálculo exacto. A la luz de los últimos acontecimientos y de la

insustancial inseguridad que presuponen, el rencoroso corralillo de UCD no ha hecho otra cosa

que probar hasta qué punto la reacción pudo ganar el otro día una batalla que tenía perdida.—

CANDIDO.

 

< Volver