Autor: Ramírez, Pedro J.. 
 Día de la Patria Vasca. 
 Vitoria: La nieve y las fuerzas del orden impidieron la manifestación     
 
 ABC.    12/04/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ABC. MARTES 12 DE ABRIL DE 1977. PAG. 10.

VITORIA: LA NIEVE Y LAS FUERZAS DEL ORDEN IMPIDIERON LA MANIFESTACIÓN

Vitoria. 10. (Crónica de nuestro enviado especial.) Los férreos controles a la entrada de la ciudad, el intenso despliegue de las Fuerzas de Orden Público y la Inesperada colaboración del «general invierno» en forma de nieve han impedido que llegará a realizarse la manifestación masiva prevista en la capital alavesa con motivo del «Aberri Eguna». Todo quedó reducido a una serie de continuas escaramuzas fácilmente dominadas por las unidades antidisturbíos. cuyo balance arroja once detenciones y algunos heridos de carácter leve, entre ellos un cámara de la televisión belga.

Tal y como había ocurrido el día anterior, pero de forma mucho más rigurosa, todos los vehículos que pretendieron entrar en Vitoria el domingo fueron detenidos en distintos lugares estratégicos por efectivos de la Guardia Civil, no permitiéndose la entrada, sino a aquéllos capaces de acreditar su residencia en la ciudad. Especialmente severa fue la criba efectuada en Villarreal puntó de confluencia del tráfico procedente de Vizcaya y Guipúzcoa. En algunas ocasiones se formaron grandes atascos de hasta tres y cuatro kilómetros de longitud.

CIUDAD TOMADA.

Desde primeras horas de la mañana, la ciudad apareció tomada por las compañías de la Policía Armada que, en número no menor a cinco, habían llegado desde lugares tan alejados como Mérida. Los «jeeps» patrullaban de forma ostentosa las calles mas céntricas y algunos transeúntes eran requeridos a identificarse.

La vigilancia era aún más extremada en las inmediaciones de la plaza de la Hispanidad, lugar en el de a las doce del mediodía pretendían concentrarse los manifestantes. Complementando la presencia de los antldisturbios de la Policía Armada, en una hondonada cercana permanecía una sección montada de la Guardia Civil. Los caballos habían sido trasladados hasta allí en siete aparatosos furgones verdes.

Cuando al filo de la hora prevista los primeros grupos de jóvenes fueron acercándose a través de la avenida del Generalísimo y algunas de sus bocacalles, comenzó a nevar. Por la noche ya habían caído algunos copos y el día había amanecido muy frío, Sin embargo, entre las doce y doce y media, con exactitud casi cronométrica, lo que cayó fue una auténtica nevada, bastante espesa, que acabó con las escasas posibilldadfes dé éxito de los manifestantes.

EL FACTOR NIEVE.

El principal escenario de los intentos de concentración que3ó trasladado a una campa situada a tinos trescientos metros de la plaza de la Hispanidad. Se trata de un amplio solar propiedad del Ministerio de la Vivienda, delimitedo por la avenida del Generalísimo, el hotel General Álava y los bloques de viviendas del barrio de Chegorrichu.

En ningún momento la Policía permitio oue se formaran grupos de más de un centenar de personas, y para controlar la situación no necesitó recurrir más que a Jas dotaciones de una docena de «jeeps». Mientras la citada campa iba quedando completamente blanca por la nieve, se sucedían los gritos —«Presoak kalera», era el oías frecuente— y las carreras. Poco á poco los frustrados manifestantes fueron dirigiéndose hacia otras zonas de la ciudad.

Entre tanto se había producido un intento de cierta consistencia en la plaza de la Virgen Blanca, llegando a concentrarse, según algunas estimaciones casi un millar de personas. Los antidisturbos lanzaron varlos botes de humo, uno ds los cuales penetró por una ventana, ardiendo las cortinas de la estancia y siendo precisa te Intervención de los bomberos.

A medida aue avanzaba la mañana surgían algunas «kurriñas» en los balcones de las casas. Según estimaciones oficiosas, su número oscilaría en torno a las trescientas al final de la jornada.

CÁMARA LESIONADO.

Tras el paréntesis deü almuerzo se reanudaron las hostilidades en el casco urbano. Fue entonces, sobre las cinco y media de la tarde, cuando "tuvo lugar el incidente en ei que fue herido el cámara de la televisión Vasa, de treinta y cuatro años, Emmanuel Bonmariage.

Bonmariage estaba con un grupo de periodistas españoles y extranjeros en el salón del hotel Canciller Ayala —cuartel general de los Informadores— cuando, a través de sus amplios ventanales vio acercarse a un grupo de manifestantes del vecino parque arbolado de la Florida. Rápidamente salló con su cámara y comenzó a filmar planos de los manifestantes y de los antidisturbios que se aprestaban a hacerles frente lanzando pelotas de goma.

Según algunos testigos presenciales, el cámara belga fue requerido por uno de los agentes, disparándole otro, entre tanto, a unos veinte metros de distancia. Bonmariage, alcanzado por una pelota de goma en el pecho, cayó aparatosamente, comenzando a sangrar por la boca. Varios periodistas acudieron a auxiliarle, siendo obstaculizados por la Fuerza Pública.

El cámara belga fue trasladado al Hospital Clínico, donde se le apreció una contusión torácica derecha de pronóstico leve, permaneciendo allí poco más de un cuarto de hora. Un grupo de cuarenta y dos periodistas —prácticamente todos los presentes— redactó entonces un comunicado de protesta, entregado al gobernador civil, señor Ansuátegul. por una comisión. Al parecer, el ministro de 1a Gobernación, Martín Villa, se interesó de forma especial por el Incidente.

A última hora de la tarde, y a modo d« balance, las fuerzas de la Izquierda vasca. Integradas en el «Euskal Erakunde Heriüarra», celebraron una rueda de Prensa, ratificando el comunicado hecho público el pasado jueves en el que se protestaba por la desautorización de los actos del «Aberri Eguna».

De acuerdo con la Información suministrada por el Gobierno Civil de Álava, fueron detenidas once personas, que, tras pasar a disposición del juez, han sido puestas en libertad. Se trata de ocho asturianos, dos navarros y un vecino de Vitoria.

Pedro J. RAMÍREZ.

 

< Volver