Autor: Castillo, Antonio. 
 Campaña pro amnistía en el País Vasco. 
 Huelga general y graves desórdenes en Guipúzcoa     
 
 Ya.    13/05/1977.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 10. 

HUELGA GENERAL Y GRAVES DESORDENES EN GUIPÚZCOA

Un muerto y varios heridos en Rentería • Una masa de manifestantes intentó asaltar los cuarteles de la Guardia Civil • El paro fue general en toda la provincia • Incidentes menores en Vizcaya y Álava •

Paros simbólicos en Navarra

SAN SEBASTIAN.

(De nuestro corresponsal, Antonio Castillo.)

Nuevamente ha sufrido Guipúzcoa otra jornada de paro y de violencia, dentro de la organizada I emana pro amnistía, que comenzó el pasado domingo.

El paro afectó ayer a 5.281 empresas, cuyas plantillas ascienden a 151.000 trabajadores, de ellos se sumaron al paro 135.000. La población activa de Guipúzcoa asciende a cerca de 200.000 trabajadores.

UN MUERTO EN RENTERÍA

Hacia las ocho y inedia de la tarde San Sebastián aparecía prácticamente desierta y eran escasísimos los coches que circulaban por las calles, estratégicamente ocupadas por fuerzas antidisturbios. La situación era idéntica en los pueblos de la provincia.

Los sucesos más graves se produjeron en Rentería, donde una masa de "manifestantes intentaron asaltar los cuartetes de la Guardia Civil.

En la residencia sanitaria de San Sebastián ingresó cadáver, sobre las nueve menos cuarto de la noche, don Rafael Gómez Jáuregui, procedente de Rentería, de unos 60 años de edad, a causa de disparo en el tórax con orificio de entrada y salida. También resultaron heridos graves en Rentería don Cándido Peña Francisco, a causa de un disparo de bala, con orificio de entrada y salida en el vértice derecho del tórax; Julio Márquez Tey, también procedente de Rentería, con fractura abierta de tibia y peroné, y de la que ha sido Intervenido quirúrgicamente. Igualmente ingresó en la citada residencia Ignacio Mendiarán Lazcano, de dieciséis años, procedente de Villarreal de Urrezua, que presenta traumatismo craneano encefálico y conmoción cerebral. También resultaron heridos de bala José María Tolosa, Alberto Vidaurre y Francisco Vila, y heridos por pelota de goma, Jesús Ignacio Rodríguez y Josu Askasibar.

Los servicios de transporte quedaron igualmente afectados por la huelga y los escasos autobuses urbanos que circulaban fueron, objeto de lo» ataqued de grupos de manifestantes, que procedían a pinchar sus neumáticos, procurando al mismo tiempo que los vehículos formasen barricadas para impedir la circulación de los "jeeps" de las fuerzas del orden.

La asistencia de los alumnos a los centros de enseñanza fue casi normal durante la mañana, pero prácticamente nula por la tarde

la ciudad. Un grupo numeroso de ellos pretendió dirigirse hacia la cárcel, mientras otro intentaba rodear el edificio del Gobierno Civil. Las fuerzas del orden cumplieron estrictamente las órdenes emanadas de la primera autoridad de la provincia, según las cuales no debían intervenir, salvo en los casos de que los manifestantes impidieran el tráfico por las calles que sirven de carretera general o de que fueran atacadas por los huelguistas.

Desgraciadamente se produjeron casos de violencia y fueron numerosos los manifestantes que arrojaron piedras y cascotes contra la Policía, al tiempo que formaban barricadas.

Durante una sentada celebrada en Tolosa un joven sufrió lesiones en un brazo al ser atropellado por un coche de matrícula extranjera, cuyo conductor lanzó su vehículo contra los manifestantes, que se vieron obligados a abrirse paso como pudieron. Este joven no consiguió retirarse a tiempo y fue alcanzado por el citado coche.

 

< Volver