Autor: López Sancho, Lorenzo (ISIDRO). 
   Triunfo de la democracia     
 
 ABC.    24/11/1981.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

MARTES 24-11 -81

Planetario

Triunfo de la democracia

•Entre el señor Barrionuevo, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, y el señor Girón, ex

ministro de Franco, al que solo hablé una vez en mi vida cuando era todavía sólo el joven delegado

nacional de excombatientes, no hay gran diferencia. No me refiero a diferencias cualitativas. No hago

juicios de valor. Hablo de diferencias de actitud y, repito, no hay grandes diferencias.

Girón pensaba que su derecho era incuestionable porque nacía de una victoria militar. Barrionuevo adopta

la misma actitud partiendo de una victoria electoral. Ni el uno podía someter o despreciar a los vencidos,

ni el otro a los que no le eligieron. Pero ahora, hace unos días, no hace cuarenta años, Barrionuevo se

declara ´beligerante contra quienes desean manifestarse en la plaza de Oriente. Tiene pleno derecho a esa

beligerancia en la que no está solo. A lo que no tiene derecho es a incluir en esa beligerancia al

Ayuntamiento de Madrid, porque es la Corporación democrática que administra los intereses de todos tos

madrileños; los que le votaron a él; los que votaron a otros, contra él, y los que no votaron a ninguno. Al

adoptar esa actitud partidista arrebata al Ayuntamiento, del que forma parte, que no es suyo ni por

derecho de victoria, ni por derecho divino, su plenitud, su legitimidad, de ser el Ayuntamiento de la VilIa,

de todos los madrileños y, por consiguiente, no un sector partidista que opone una minoría, la suya, a otra

minoría, la de los manifestantes.

Pese a los señores Barrionuevo y Girón la concentración nostálgica, protestataria y dominical de la plaza

de Oriente, ha constituido un gran triunfo de la democracia. , :

La democracia ha demostrado que en su seno pueden los socialistas, apoyados en titiriteros, cantantes y

promociones dlscográficas, convocar y obtener una reunión masiva con fines políticos en la Universitaria

y que, ´ exactamente igual, los ultras, sin titiriteros ni cantautores, aunque parcializando ílegalmente lo

que es de todos, la bandera de España, y provocando con uniformes paramilitares, que evocan más que

urnas guerra civil, usan su derecho a reunirse en la plaza dé Oriente para expresar sus ideas, aunque éstas

sean antidemocráticas.

La democracia es fuerte en la medida en la que puede aceptar, sin tambalearse concentraciones

antidemocráticas.

Por eso el gran vencedor del domingo fue la democracia. En este país hay libertad de expresión. Hay

leyes para decidir cuando se usa mal de esa libertad y de la expresión se pasa al delito. Hay jueces, no

alcaldes, para definir, enjuiciar, absolver o condenar .esos actos. Luego en España hay democracia y la

democracia funciona ^

Ponerse a cubicar calles cae en lo ridículo. Poco importan cien, doscientos mil manifestantes. La

democracia no tiene por qué salir machistamente a la calle. Está en las instituciones. Debe ser justa y

tolerante. El domingo lo fue, luego ganó.—Lorenzo LÓPEZ SANCHO.

 

< Volver