Autor: Portillo, Joaquín. 
   Doce vascos inician una huelga de hambre en Bruselas  :   
 Protestan por la lentitud en la amnistía. Consideran al margen de toda cuestión la participación en las próximas elecciones. 
 Ya.    14/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Doce vascos inician una huelga de hambre en Bruselas

Protestan por la lentitud en la aplicación de la amnistía Consideran al margen de toda cuestión la participación en las próximas elecciones

BRUSELAS

(De nuestro corresponsal, Joaquín Portillo.)

Doce españoles del País Vasco han iniciado en Bruselas una huelga de hambre ilimitada para protestar contra la lentitud con que Madrid viene aplicando la amnistía a los 32 presos políticos vascos que están todavía en prisión, así como a otros militantes de la oposición, según dice un comunicado difundido ayer aquí. Firman la declaración un total de once organizaciones políticas vascas, desde el Partido Nacionalista Vasco (PNV), de tendencia cristiana, hasta la ETA militar, pasando por organizaciones nacionalistas (ANV), carlistas (EKA), socialistas (EHAS, ESB, ES), revolucionarias (LAIA, EIA, ESEI, ETA, PM), así como por el grupo de 48 alcaldes que han decidido dimitir si el 24 de mayo no se ha verificado la amnistía completa.

Según la comunicación publicada en la capital belga, las promesas ofrecidas en varias ocasiones por el presidente del Gobierno español, señor Suárez, a las diversas organizaciones vascas de liberar a todos los prisioneros políticos nunca han sido ejecutadas. Para ganar tiempo e intentar frenar la presión reivindicativa del pueblo vasco —agrega la declaración—, el señor Suárez afirmó que todos los prisioneros estarían en libertad el día del "Aberri Eguna" (Día de la Patria Vasca), el 10 de abril.

Más adelante, la declaración de los Comités Vascos de Bélgica afirma que el Gobierno español trata de frenar la radicalización del pueblo vasco mediante la promesa de la amnistía, pero que los vascos no cesarán "en su lucha ante los falsos intereses democráticos del Gobierno". Ante esta situación, todo comienzo de diálogo es imposible y, evidentemente, la participación en las próximas elecciones queda al margen de toda cuestión".

"Una vez más—concluye—. la comunidad vasca de Bélgica hace pública su decisión de emprender una huelga de hambre para que la opinión pública belga tenga conciencia de que la libertad del pueblo vaeco no se negocia a nivel del Gobierno."

 

< Volver