Autor: Ramírez, Pedro J.. 
   Marchando, una de honorables...     
 
 Diario 16.    27/09/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Diario 16/27-septiembre-81

OPINION

PEDRO J. RAMIREZ

Los Parlamentos de Cataluña y del País Vasco han sido escenarios esta semana de dos importantes

debates en los que se ha examinado la política de los respectivos gobiernos autonómicos. He aquí una

visión desencantada y escèptica de lo que está en marcha en ambos enclaves. ¿No se estará sustituyendo

el centralismo de Madrid por otro centralismo mucho más opresor y asfixiante del libre desarrollo

individual?

>Garaicoecha abandonó Loyola en medio de los aplausos de los clérigos...» «Pujol tiene una

concepción mayestática de su propia dignidad...»

marchando, una de honorables...

ARIAS personas que han visitado recientemente la Generalitat coinciden en relatar una insólita reacción

del honorable Pujol. Sucede siempre en el momento de abandonar la estancia en que se ha producido la

entrevista: .Pujol hace el habitual gesto de deferencia, indicativo de que cede el paso a su interlocutor,

pero cuando éste se dispone a franquear la puerta, él —tal vez habría que escribir £1— se le anticipa y

gana ágilmente la salida.

El honorable Pujol repite constantemente que es el máximo representante del Estado en Cataluña y que,

.en consecuencia, le corresponde asumir una concepción mayestática de su propia dignidad. Cuando Els

Joglars satirizaron tanta pompa y ringorrango —mozos de escuadra, galas en el Liceo, acción

«diplomática» exterior— en su peculiar versión del Ubu, rey», el grifo de las subvenciones comenzó a

cerrarse. Fue entonces cuando se plantearon abandonar el «país» del honorable Pujol y establecerse en la

localidad oscense de Binéfar, acogidos a la menos discriminatoria tutela del Ministerio de Cultura de la

«vecina» nación española.

Es posible, que gestos como el recogido en eí primer párrafo pudieran habar enriquecido el acervo de

«gags» de Groucho Marx en su recreació´n. ..de aquel fantástico presidente de libertonia. que barría el

suelo con su levita e iba arrojando la ceniza de su puro, a modo de huella de su constante deambular. El

lugar idóneo para su disección antropológica hubiera sido, sin embargo, aquel implacable y sensitivo libro

«La comedie du pouvoír» que Francoise Giroud dejó prendido en la estela de su fugaz pasó "por uno de

los primeros Gobiernos de Giscard.

Los españoles hemos visto durante el franquismo tantas representaciones de esa absurda, presuntuosa y

vana acome, día del poder», que ya es difícil que nada nos produzca asombro. ¡Cómo no reconocer, por

ejemplo, la litúrgica imagen del honorable Garaicoechea, abandonado el santuario da Loyola en medio de

los aplausos de un protocolario pasillo de clérigos, formado para despedirle

Uno de los principales problemas comunes a Cataluña y el País Vasco es el exceso de influencia que la

Iglesia católica ejerce en aspectos nada espirituales de la vida de la comunidad. Así, el nivel de

beligerancia del cardenal Juhany en favor del nacionalismo, sólo es comparable al tridentino vigor de don

Marcelo al servicio de la causa integrista. Cuando hace un par de semanas Radio Nacional

entrevistó al abad de Montserrat, nadie hubiera dicho, que quien hablaba era un «pastor de almas», a

menos que se refirie´ ra al alma «insubyugables de la «nación» catalana.

.La diferencia es que en Euskadi se ha llegado todavía más lojos. Ahí están las estremecedoras

declaraciones del ex etarra Teo Uriarte, uno de los históricos del proceso de Burgos: «El clero vasco ha

hecho muchos militantes de ETA...Ellos predicaban y nosotros lo hacíamos...» ¿Cuánta sangre tiene a sus

espaldas esa hipócrita Iglesia abertzale, capaz de bendecir el crimen y disculpar el asesinato?

Pontecorvo sabía lo que se hacía al colocar a un sacerdote como gran inspirador del comando que

desarrolla la famosa «Operación Ogro». Con* el propio Arzallus como máxime exponente, nada tan

habitual en el siguiente escalón como encontrar a curas y ex curas en puestos directivos de tos partidos

nacionalistas y separatistas. Sólo la Compañía de Jesús es ya un auténtico «estado dentro del Estado», con

tremenda jnfluencia incluso en el poder sindical.

Es triste comprobar cómo la autonomía está sirviendo para potenciar los aspectos más reaccionarios,

centrípetos y excluyentes es decir, los defectos más «españoles»— que las burguesías vasca y catalana

mantenían en estado latente. Comprendo que escribirlo asi no me va a hacer muy popular ni en Bilbao ni

en Barcelona, pero me duele que siga rodeándose de una aureola progresista un proceso que en absoluto

está sirviendo ni para el progreso general de España, ni para el progreso particular de ninguna de sus

partes.

Identificar autonomía con democracia y libertad significa reconocer el principio de la dispersión del poder

como factor decisivo para el perfeccionamiento individual y para el desarrollo de los pueblos. Cuando el

poder se halla repartido entre los niveles nacional, regional, provincial y local y todos esos éxitos respetan

la capacidad de decisión de la persona, existe autonomía. Cuando cualquiera de esos reseñes públicos

asume, en cambio, un protagonismo asfixiante que lo convierte en principio y fin de todas las cosas,

estamos ante el centralismo napoleónico, por mucho que se vista el santo de otra manera.

.Ojalá me equivoque, pero tengo la impresión de que la Generalitat y el Gobierno vasco pretenden

meterse mucho más en la vida de los ciudadanos

«~. eI exceso de influencia que la nada espirituales de la vida de Cataluña y el País Vasco»

de lo que venía haciéndolo la «bota opresora de Madrid» atención, el PNV cele bra esta tarde Alderdi

Eguna y es probable que de nuevo se escuche esta cantinela "en los últimos tiempos..

Ese es, al menos, lo que se desprende de;la obsesión de ambas entidades por controlar diputaciones y

municipios, con virtiendo lo que hasta ahora eran dispersas sucursales de un desorganizado poder central

en rígidas prolongaciones de un ensoberbecido poder autonómico.

Los mensajes que llegan de una y otra comunidad autónoma son bien poco alentadores. En Cataluña el

primer liberal que en más de cincuenta años ha ocupado la «cartera» de Hacienda en un «Gobierno»

nacional o regional, Ramón Trías Fargas, desarrolla una política dírigista que habría abochornado a su

paisano López Rodó. El delegado de publicidad de DIARIO 16 en el País Vasco, no deja de llamarnos la

atención sobreel tremendo obstáculo que para el desarrollo de su cometido supone el hecho de que a

Xavier Arzallus no le gusten ni las crónicas de nuestro corresponsal ni los editoriales del periódico.

E1 debate plenario de esta semana en el Parlamento vasco ha dado pie a Garaicoechea para exhibir la

amenaza de convocar un referéndum difícilmente cabría una iniciativa más sangrantemente

anticonstitucional— para contrarrestar los efectos del pacto autonómico UCD-PSOE. Entre tanto, la

Cámara homologa catalana aprobaba la gestión del Gobierno de la Generalitat, sin tan siquiera entrar en

el análisis de su tácita complicidad con las paranoicas declaraciones de Heribert Barrera, que tanto

disgusto y desasosiego causaron entre los tolerantes y moderados altos cargos militares ¿el. principado.

;

La táctica del PNV y Convergencia ante el radicalismo separatista es siempre la misma. En Madrid nos

dicen que miremos para otro lado, porque al replicarles desde el centro, es cuando adquieren importancia.

En Bilbao y Barcelona, ellos también se callan por temor a perder votos, ya que saben que una parte de

sus bases sueña con la misma quimera de la independencia.

¡Cuánto retraso, cuánta atrofia cultural! ¡Qué admirable me parece ese joven socialista vasco llamado,

Txiqui Benegas, capaz de pronunciar el nombre de España en voz alta en la Casa de Juntas de Guernica y

de reprocharle al PNV su aldeanismo insolidario Su gesto ha sido el más progresista de la semana.

•• No podía ser cierto que el teniente general Gómez de Salazar hubiera abandonado Madrid por temor a

un atentado. Fue el último en dejar el Sahara, Cuando hace unos días se le requirió para ocupar una

incómoda vacante en e1 Consejo Supremo de Justicia Militar que habrá de juzgar a los procesados por el

23-F, su respuesta fue valiosamente afirmativa: «Yo siempre he estado en primers línea.»

Los nervios se están adueñando del Partido Socialista. Sus prohombres llevan ya algún tiempo vendiendo

la piel de un oso que aún les falta por cazar y cualquier obstáculo que se interponga en su camino puede

ser en adelante denunciado como parte de una aviesa conspiración.

 

< Volver