Un traje a la medida     
 
 Diario 16.    10/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Un traje a la medida

Una nube de disposiciones laborales nos ha caído encima, merced a una iniciativa del Ministerio de Trabajo que ha debido coger por sorpresa tanto a sus colegas de los sindicatos oficiales como a las centrales obreras. A dos meses y pico de las elecciones generales, la huelga, los despidos, la negociación colectiva —¡ale hop!— ya están resueltos. El ministro de Trabajo se ha metido en la sastrería y con unas buenas tijeras ha recortado por aquí, con la aguja ha remendado por allá y al final, contemplando con satisfacción el modelo para primavera-verano ha dicho a los periodistas: "Hemos hecho un traje que puede servir a distintos protagonistas sindicales." Y, claro, los distintos protagonistas nada más enterarse pusieron el grito en el cielo: es una grave provocación, se legisla a espalda de los trabajadores, dicen las centrales sindicales dando la voz de alarma en los locales de la OIT, en Ginebra, donde estos días se reúne la Conferencia Sindical Europea.

El ministro de Trabajo, imperturbable, dice a la prensa "Las centrales sindicales no legalizadas se han precipitado en su juicio porque aún no conocen la ley", con lo cual, implícitamente, venía a reconocer al menos que las centrales sindicales tenían razón cuando decían que el decreto-ley sobre relaciones laborales se había cocido sin ninguna consulta previa. Y, por otra parte, que criticaba al convocar a más de sesenta periodistas para que le preguntaran sobre una ley que éstos no podían criticar porque aún no se había publicado en el :´B.O.E."

El paquete laboral, sin duda es un paso intermedio cutre la anacrónica legislación anterior y la libertad futura, pero ¿tan urgente era sacar las normas a la chita callando en esta etapa política de tránsito? Y otra pregunta más, ¿por qué mientras se retrasa el Pleno de las Cortes que debe tratar la libertad de asociación sindical, se adelanta la legislación de dos puntos tan fundamentales para los trabajadores como la huelga y la negociación colectiva?

Respecto a la huelga se reconoce 3a posibilidad del paro en las empresas de servicios públicos, la constitución de comités de huelgas y poco más. Pero se sigue jugando a huelgas lícitas e ilícitas, en una casuística difícil de medir y aceptar por los trabajadores. Sin tener el derecho de reunión solventado, se dice que los trabajadores deberán reunirse para decidir la huelga; sin solucionar la acción sindical en la empresa el decreto-ley habla que la huelga la declararán los "representantes", sin meterse en más averiguaciones.

En cuanto a los convenios colectivos, indudablemente también se avanza, pero también dados pasos en el aire. La pregunta clave queda sin contestar. ¿Quién tiene capacidad para negociar un convenio en nombre de los trabajadores? Y en lo tocante al despido, mucho nos tememos que este decreto-ley sea el entierro definitivo del artículo 35 y que a partir cíe ahora echar a un trabajador sea de lo más "flexible".

 

< Volver