El ministro de trabajo a Televisión Española. 
 Una política social realista     
 
 Ya.    05/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

EL MINISTRO DE TRABAJO A TELEVISIÓN ESPAÑOLA

UNA POLÍTICA SOCIAL REALISTA

Los normas sobre relaciones laborales habían quedado desfasadas Huelgas: Determinación de su legalidad y facilidad para su declaración Conflictos: Situación separada—y no previa—de la huelga Convenios: Se suprime la prórroga automática. Se rompe la relación funcional entre costa de vida y mejoras salariales Despido: Puede ser disciplinario y por circunstancias del trabajador o de la empresa

El ministro de Trabajo, don Alvaro Rengifo, en unas declaraciones a Televisión Española,, dijo:

En la. normativa anterior, las normas sobre relaciones laborales respondían a una concepción política que podría calificarse en unos casos de intervencionalistas; en otros, de proteccionistas; y en otros, de recelosa en materia social. En ello no hay, naturalmente, ninguna crítica. Entiendo que todas esas normas han sido plenamente adecuadas y útiles en un tiempo pasado. Ahora bien, llegó el momento en el que tales normas pueden volver contra sus fines últimos. Y el Gobierno entiende que ese momento ha llegado. En definitiva, ahora puede entenderse que existe claramente una separación entre la realidad social, la. realidad económica y la realidad de mando. Estas formas habían quedado obsoletas y, por consiguiente, procedía un» reforma.

No cabe olvidar que estamos en unas cifras de paro desconocidas en nuestro país; no hablamos tenido prácticamente desempleo hasta el año 1974. Qué duda cabe que son cifras que desde el punto da vista de comparabilidad Internacional no son cifras preocupantes. También existe Inflación, la más alta de Europa, y esta Inflación afecta especialmente al mundo de trabajo. Por otra parte, Ja situación de las empresas, con las tensiones sociales que se han producido, con el deterioro de expectativas por falta de rentabilidad..., todo ello deteriora el ahorro, la inversión productiva, la nueva contratación y se refleja claramente en las posibilidades del empleo.

Ante una situación como ésta, y existiendo posibles solucione», el Gobierno debe considerar que es preciso ir a decisiones radicales y fundadas: una política social que ante todo refleje realismo; no utopías, no grandes palabras, sino hechos.

Se reconoce plenamente el derecho de huelga y se decida cuáles son las causas de huelga ilegal, Por consiguiente, en todos los demás se presupone que la huelga es legal. Se consideran, por ejemplo, huelgas ilegales las de celo o reglamento, ¡as que tienen por objeto alterar lo pactado en un convenio colectivo durante su período de vigencia y aquellas que tienen motivas políticos o que responden a motivos ajenos al interés profesional de los trabajadores. De otra parte, la huelga se facilita notablemente, puesto que puede declararse directamente por los trabadores mediante asamblea y votación secreta o por los representantes de tos trabajadores. Naturalmente, es preciso y se debe respetar la libertad de trabajo da aquellos trabajadores que no quieran sumarse a la huelga.

El conflicto colectivo se regula de manera separada y distinta de la huelga. La avenenóla o la designación de uno o varios arbitros, con intervención de la jurisdicción laboral si se trata, de una interpretación de norma pactada o estatal y, por último, el posible laudo de obligado cumplimiento.

Modificación parcial de las normas de convenios. Era preciso por varios motivos. Entre otros, para que hubiera una coherencia entre la huelga y el convenio colectivo. Porque ahora sé admite la huelga como modo de presión durante la negociación colectiva.

Se suprime también la prorroga automática. Es decir, que no hay ya la inexacción, como se ha calificado habitualmente, porque, además, es preciso afirmar que no ha-y ninguna relación funcional entre el índice del coste de vida y las mejoras salariales. Las mejoras salariales pueden ser superiores o inferiores a las cifras del coste de la vida en función de la economía de la empresa.

Se haca una reestructuración completa del despido individual y de la reestructuración de plantillas. En primer lugar, en nuestro país el despido es siempre despido causal, no hay nunca despido libre, como en otros países; se determinan algunas causas, en las cuales no cabe el despido. El despido individual tiene dos supuestos: el despido disciplinario y por circunstancias objetivas derivadas de la capacidad del trabajador o de las necesidades de funcionamiento de la empresa,

Hay una norma nueva e importante. En el caso de despido de un enlace, de un representante sindical, que se declare Improcedente, sólo cabe la readmisión. No cabe sustituir la readmisión por el resarcimiento de perjuicios.

En todo caso cabe el acceso al seguro del desempleo, incluso en el despido fundado.

El fondo de garantía salarial es una importante mejora social, permite percibir a los trabajadores los salarios pendientes y debidos a ellos, indemnizaciones, cuotas de la Seguridad Social en los casos de insolvencia, de suspensión de pagos o de .quiebra de la empresa. El fondo se constituye con la contribución de todas las empresas del país, con un tope establecido que en principio será de 0,2 por 100 de los salarios de cotización.

 

< Volver