Autor: López Sancho, Lorenzo (ISIDRO). 
   O Jeckyll o Hyde     
 
 ABC.    30/05/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Planetario

O Jeckyll o Hyde

Anoche, mientras presenciaba ante la pantalla de la «tele» el debate parlamentario originado por la

moción de censura, me vino a la mente aquel personaje de la famosa novela de Stevenson llamado el

doctor Jeckyll. Literaturlzado que está uno, ¡qué le vamos hacer!

El doctor Jeckyll, todos lo saben, se desdoblaba. Cada vez con más frecuencia se encontraba convertido

en el maligno «mister» Hyde. Eh esa situación; cometía toda clase de tropelías. En su verdadero ser

practicaba, cada vez menos, lógicamente, las virtudes más tradicionales. Me encontré pensando, mientras

escuchaba el discurso del candidato a la Presidencia, en que si el PSOE, en lugar de ser un colectivo,

.como ahora se dice, fuera un ser humano, se desdoblaría como estaba pasando en el Parlamento y

podríamos verle alternativamente bajo la forma del doctor Jeckyll, que sería Felipe González, y bajo la

apariencia de Mr. Hyde que, como cualquierra,habré adivinado, si me sigue, sería Alfonso Guerra.

Esta mañana leo a mi amigo Umbral, que siempre me place y me admira, y que ha escrito ayer que el

prohombre socialista se desdobla en Felipe e Isidoro. Felipe sería el conformista politico que prescinde

del marxismo, que entra en componendas, e Isidoro sería el viejo Felipe de los tiempos de la

clandestinidad, fiel a las esencias revolucionarlas y marxistas. Por cierto que esta mañana leo por dos

veces a Paco Umbral. Una, en la peluquería, mientras me domestican la greña. Allí Umbral decía que

Felipe había abandonado a Isidoro, el niño bueno, el niño Interior, salvaje y verdadero. La otra, en su

«"Spleen" de Madrid», que ha recobrado felizmente su segunda e, en el que reniega de su afirmación

anterior y sostiene que Felipe ha encontrado a Isidoro, el niño bueno y rural, ¿dónde me dirán?, en el

salón de sesiones del Parlamento. Tengo para mí, que también Umbral se desdobla. Que todos nos

desdoblamos. Y es que los hombres sólo podemos serlo si somos capaces de contradecirnos.

O sea, que lo que le parecía, y no sé si le sigue pareciendo a Umbral, de Felipe, me parecía anoche a mí

del PSOE. Tiene dentro un Jeckyll y un Hyde. Lo que nadie sabe, es si, a la larga, no le pasará a ese

Jeckyll como al de la novela, que no podrá resistirse al Hyde, y cada día acabará por ser más Hyde qve

Jeckyll, para traducir la clave por sí alguien se ha perdido y la ha olvidado, más Guerra que González.

Mientras divagaba oía el programa y no me parecía realmente socialista, cosa que me deslusíonaba, Creo

que si UCD se socializa y si el PSOE se ucedlza, no vamos a ninguna parte; El debate, si vale para algo,

será para que sepamos a qué atenernos.—Lorenzo LÓPEZ SANCHO.

 

< Volver