Autor: Tomás Marco, Juan José. 
   Exención de pago de alquileres a favor de trabajadores parados     
 
 Ya.    29/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Exención de pago de alquileres en favor de trabajadores parados

Necesidad de revisar y actualizar la legislación vigente, que está prácticamente en desuso • El crecimiento del desempleo ha hecho que las comisiones de paro de los Consejos de Trabajadores comiencen a tomar conciencia de las posibilidades de esta legislación

Ante el crecimiento del número de trabajadores en paro se hace necesario recordar la existencia y la vigencia de disposiciones legales que conceden a los obreros parados el beneficio y la ayuda concreta de eximirles del pago de) importe de los alquileres de sus viviendas mientras persista su situación de desempleo y se den los requisitos y condiciones que tales normas señalan.

Fue el decreto de 17 de octubre de 1940 el que reguló la exención de pago de alquileres en favor de obreros y empleados en paro forzoso. Esta disposición se publicó en el "B. O. del Estado" de 10 de noviembre de 1940. Después se promulgaron las instrucciones de 13 de diciembre de 1940 ("BOE" de 20-12-40); la orden de 23 de mayo de 1941, referida concretamente a !os obreros parados de la industria de fabricación de conservas de pescado: ¡a orden de 23 de mayo del mismo año, sobre exención de pagos de alquileres a los beneficiarios que sean personas distintas del inquilino ("BOE" de 29-5-41), y el decreto de 2 de. marzo de 1944 por el que se autorizó a las Cámaras Oficiales de la Propiedad Urbana para pagar de sus fondos propios e! importe de los alquileres de las viviendas de los obreros en paro forzoso, sin acudir a las derramas entre los propietarios ("BOE" de 16-3-44).

Las anteriores disposiciones legales han estado videntes durante todos los años pasados y continúan en su vigencia por virtud de lo establecido en el artículo 114 de la vigente ley de Arrendamientos Urbanos, que establece las causas de resolución del arrendamiento. La primera de dichas causas es la falta de pago de la renta o de las cantidades que a ésta se asimilan. Y señala literalmente la ley en ese citado articulo que "cuando proceda la resolución por esta causa se tendrá en cuenta lo dispuesto en el decreto de 17 de octubre de 1940, relativo a los obreros y empleados españoles que se encuentren en paro forzoso, así como las disposiciones complementarias, cuya vigencia se reitera." Y" añade la ley: "La exención de pago, cuando proceda con arreglo al citado decreto y disposiciones complementarias, se producirá aunque la renta de la vivienda rebase de 300 pesetas mensuales, siempre que la diferencia en más se detoa a la aplicación dé los aumentos que autoriza, esta ley, y comprenderá las cantidades que correspondan abonar al inquilino en situación de paro (incluidas las repercusiones por aumentos de coste de servicio y por obras de conservación", de las cuales podrá resarcirse el arrendador por derrama, que se hará entre todos los propietarios de fincas urbanas. En estos casos, el arrendador deberá hacer las notificaciones oportunas a la Cámara de la Propiedad."

NECESIDAD DE UNA REVISIÓN De toda esta legislación vigente en beneficio de los obreros en paro, la conclusión que se saca es que, por los trámites y requisitos que se exigen, se "hace práctica-mente imposible su aplicación. Por ello ha estado realmente en desuso. También porque el paro no ha alcanzado cifras preocupantes, como parece que lo está alcanzando actualmente. Dado que -esta preocupación puede ir en aumento, así como el índice de desempleo, parece conveniente revisas toda esta legislación y actualizarla, si de verdad se quiere paliar en este terreno las graves consecuencia*, de una situación de paro.

Entre los aspectos concretos! a revisar habría que tener en cuenta-, como el más importante, el que se refiere al límite cuantitativo de la renta de los alquileres que se puedan beneficiar de la exención cuando el inquilino esté en paro forzoso. Otros aspectos a revisar serían los relativos a la distribución de la carga de los alquileres eximidos de pago y también la complejidad de trámites y requisitos que todas aquellas citadas, disposiciones establecen para la aplicación del beneficio de exención de pago de alquileres. El tema es importante; ya ha sido planteado, según nuestras noticias, en una comisión de paro del Consejo de Trabajadores, concretamente en el de Granada, y si las circunstancias de desempleo ´persisten, es de prever que el asunto tendrán que planteárselo y estudiarlo muy seriamente no sólo los Consejos de Trabajadores y sus comisiones de paro, sino el Gobierno por medio de los órganos competentes en la materia, principalmente los Ministerios de Trabajo y Justicia.

«J. J. TOMAS MARCO

 

< Volver