Autor: González Álvarez, Valentín. 
   Huelga, sí; diálogo, no     
 
 Pueblo.    12/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

HUELGA, SI; DIALOGO, NO

AUNQUE estos días el tema de la reforma sindical está atrayendo la atención de cuantos están relacionados con este aspecto de la vida sindical, de fuera de Madrid nos llegan aires de tensión que no pueden por menos que poner en evidencia la urgencia y la oportunidad de la reforma. Quizá la necesidad de ser testigos más que protagonistas ha forzado a muchos sectores del sindicalismo clásico a buscar en principio el camino de la separación física de la Organización Sindical.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de las nuevas sedes de la Hermandad, el Consejo de Empresarios e incluso de los Trabajadores, aunque estos últimos, de momento, no tengan prisa por abandonar el 1E del paseo del Prado, quiza porque el volumen d€ personas adscritas a su área sena suficiente para ocupar todo el edificio actual cuando los demás lo hayan abandonado más que otro nuevo.

Ayer al mediodía, reunión del Consejo Económico. Reunión preparatoria de la sesión vespertina, en la que De la Mata acudió con su proyecto ante la Comisión de Leyes Fundamentales de las Cortes. Tal reunión, en principio de rutina, fue muy interesante, sobre todo en lo que tuvo de pasillos, ya que brindó la oportunidad de un cambio de impresiones con los sindicalistas de provincias procuradores en Cortes que Rabian acudido.

TENSIONES EN VALENCIA

JUNTO con la oportunidad de cambios de impresiones, han llegado también noticias de primera mano sobre las tensiones que afectan a algunas de nuestras provincias. Entre las más afectadas, sin duda alguna. Valencia, donde la huelga de la construcción, que se extiende ya a un 80 por 100 del total de los trabajadores del sector, puede transformarse en un 100 por 100 en menos de cuarenta y ocho horas.

Francisco Martínez Estenegas, presidente de la U. T. T. de la Construcción de Valencia, nos comenta; El conflicto se inició hace unos días con motivo de la proximidad de la firma del convenio colectivo. Las negociaciones se rompieron cuando el sector empresarial se negó a dar más de un catorce y medio por ciento, ya que entendía que debía contar la subida del coste de la vida desde el mes de julio, mientras que los trabajadores afirmaban la existencia de un pacto que incluía la subida desde el mes de enero. En estos momentos la parte social quiere continuar las negociaciones, pero la empresarial se ha negado en redondo.

La última exigencia de los trabajadores es que se les suba el sueldo un 22 por 100; es decir, el coste de la vida más dos puntos. Mientras no se les reconozca y conceda tal aumento, los trabajadores están dispuestos a seguir en su actitud.

Pienso—nos sigue comentando el presidente de la U. T. T.—que existe una cerrazón por parte de tos empresarios que se han negado al diálogo. Por eso nosotros no podemos estar más que con los trabajadores. No es que apoyemos su huelga, sino que respetaremos en todo momento la actitud que decidan tomar, siempre y cuando los empresarios no cambien la suya.

Hoy día en Valencia el sueldo mínimo y normal, por desgracia, de un peón de la construcción es de 17.000 pesetas mensuales Bien es cierto, por otra parte, que muchos empresarios pagan más de ese mínimo, pero nunca queda reflejado en la nómina y no se cotiza a la Seguridad Social según sueldos reales, y esta es otra de las pretensiones de los trabajadores.

El ambiente general nos demuestra que la crisis irá a más y en breve estará en huelga el total de los trabajadores, unos ochenta mil en toda la provincia. Por otra parte, los despidos que se están produciendo en algunas empresas son piquetes en potencia que las mismas empresas lanzan a la calle.

Pero por encima de todo esto existe el rumor en los medios económicos valencianos de que en gran parte son algunas empresas, con problemas de dinero, las que propician este estado de cosas con su postura hasta conseguir una huelga a nivel nacional a fin de obtener el apoyo y las subvenciones del Ministerio de la Vivienda, culpando al trabajador de una crisis de hecho, cuyas raíces son mucho más profundas.

C.A.S.A. DE GETAFE:

TODA la Prensa se ha hecho eco del atentado que tuvo lugar en C A. S. A., de Getafe. en el que resultaron heridas tres personas. En todos los ambientes sindicales la repulsa ha sido generalizada. Hemos intentado ponernos en contacto con Pita da Veiga. presidente del Sindicato del Metal, para que nos diese su opinión al respecto, ya que los trabajadores de C A S. A están adscritos a su Sindicato, pero no ha sido posible localizarle. Como es natural, la noticia causó, según sus colaboradores, un profundo impacto y esperan que no se repita por lo de absurdo y antidemocrático que llevan consigo tales

 

< Volver