Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   Guerra en el centro     
 
 ABC.    19/05/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

(De ayer a HOY)

GUERRA EN EL CENTRO

DON José María Gil-Robles le ha puesto guindilla al puchero gubernamental. En «Blanco y Negro» larga

que es un primor desde el fondo de su partido, que, para mi gusto, tampoco es un lecho de rosas. Yo

siempre creo que las cosas ocurren o dejan de ocurrir por milímetros. Un milímetro arriba o un milímetro

abafo, y la Democracia Cristiana del señor Gil Robles habría estado en el «Centro Democrático». Pero el

destino se ensañó de una manera, y aquí tenemos la lengua más rápida del Oeste», como, al parecer, dicen

algunos humoristas, entrando en el «saloon» gubernamental y disparando como un excéntrico, dicho sea

desde el punto de vista de la geometría euclidiana. Durante la mayor parte de su vida pública el señor Gil

Robles ha sido un antifascista de mérito, y aunque está enfadaos sin interrupciónn desde las

constituyentes de la República (cosa que ya extrañó a don Manuel Azaña en aquel entonces), a mi me cae

simpático, como he tenido el gusto de escribir en otras ocasiones. También don Carlos Arias cae

simpático a muchos monárquicos a pesar de que no hace tanto tiempo que impidió a Don Juan de Borbón

rozar siquiera tierra española. Son las contradicciones de la política, que la hacen, a la vez,

incomprensible y amena, y es el tiempo, que yo no sé si es relativo, pero que hace relativo todo lo que

está dentro de él. Si el señor Carrillo se ha aburguesado hasta donde le permita la decencia marxista, ¿por

qué no se va a radicalizar el señor Gil-Robles hasta donde le permita la beatitud de la Democracia

Cristiana? Pero, como digo, todo es relativo. El señor Carrillo quiere que las elecciones se celebren,

aunque sea a trancas y barrancas, y el señor Gil-Robles querría ganarlas. No se trata de una diferencia en

el grado de humildad, sino en el de la lógica. La lógica del señor Carrillo es por fuerza más larga. Para el

señor Gil-Robles toda esta folla es una oportunidad. La prueba es que se presenta, aun sospechando que

las próximas Cortes van a ser las de composición más falsa del siglo. Pero, en fin, uno aquí es forastero, y

viene huyendo del "Sheriff* hace la tira. Así que no quiero meterme en nada.

LOS CENTRÍFUGOS

ME refiero a tos otros, a los eurocomunistas. Entre el señor Carrillo y la señora Ibarruri puede haber hule.

El debate en torno al policentrismo (del que hablaba el otro día) se remonta a 1956, cuando Palmiro

Togliatti expuso la tesis (bebida en Gramsci), y fue replicado inmediatamente por Maurice Thorez. Ahora

bien, el monolito político a ideológico de Stalin ya había sido conmovido por Tito en Yugoslavia. Luego

vendría Pekin, Sea lo que fuere, lo cierto es que el monolito ha llegado a su término, que se ha consumado

el cisma. La Pasionaria no podrá evitarlo.—CANDIDO.

 

< Volver