Autor: Ramírez, Pedro J.. 
 Club Siglo XXI. La entrevista. 
 Meilán: "Es impredecible la existencia de un centro"     
 
 ABC.    22/04/1977.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

ABC. VIERNES. 22 DE ABRIL DE 1977. PAG. 14.

CLUB SIGLO XXI

LA ENTREVISTA

MEILAN: "ES IMPRESCINDIBLE LA EXISTENCIA DE UN CENTRO"

«La contemplación de la realidad demuestra que la Constitución vigente ha quedado rasgada de arriba

abajo. Y cuando una campana está rota, lo mejor que se puede hacer es fundir otra nueva.» Abriendo una

paréntesis en su última jornada en el despacho de la presidencia del Iryda, abriendo una paréntesis en los

preparativos de su conferencia en el Club Siglo XXI —«Donde se juega el presente»—, José Luis Meilán

explica las razones por las que cree que las próximas Cortes deben tener carácter constituyente.

«Después de la ley para la Reforma Política han quedado fuera de juego una serie de puntos

fundamentales de la Constitución vigente. Duda mucho que siga siendo válido el principio de unidad de

poder y coordinación de funciones; estos días se ha notadlo, en especial, la falta de una Instancia jurídico-

constitucional; queda en el aire el mecanismo que regule la actuación del Gobierno y su responsabilidad;

está por resolver la institucionalizacion de las regiones y pueblos que forman España; queda, por último,

el reconocimiento de un más completo régimen de libertades individuales. Todo esto requiere más que

una simple labor de parches, y por eso afirmo rotundamente que las próximas Cortes serán

constituyentes.»

__Todos cuantos se inscriben en el amplio espectro de 5a moderación coinciden en la importancia de que

el centro quede estructurado como una opción electoral poderosa. Las rencillas y personalismos de los

partidos que ocupan esa zona lo han impedido hasta el momento. ¿Cuál es su visión de este tema

__Seguiré defendiendo; con mis escritos

y mi actuación personal, que en estas primeras elecciones, en más de cuarenta anos, es imprescindible la

existencia de un centro. Presentar ante el centro sociológico del país una oferta electoral consistente y

fiable es un problema de generosidad e inteligencia.

No seria, tal y como están las fuerzas de centro, un pacto demasiado perdurable.

Pero lo veo necesario, ya que , directa o indirectamente, quienes vamos a participar en las elecciones

tenemos unas vivencias de la guerra civil, que podrían trágicamente resucitar en la contienda de las urnas.

No creo que se den en la España de hoy las condiciones sociológicas que llevaron al país a aquella

bipolarización forzada de las elecciones del año 36.

Quizá a estas alturas la posición, más realista sea la de construir la opción de centro de acuerdo con las

fuerzas existentes en cada provincia. No creo en un centro centralista, La oferta no debe ser un producto

de «marketings político, sino la respuesta a las aspiraciones del electorado de cada, circunscripción.

—¿Debe el presidente Suárez presentarse a las elecciones? ¿Debe el presidente Suárez expresar sus

preferencias electorales?

—Hace poco publiqué en su periódico un artículo en él que manifestaba que yo no debía dar consejo

alguno a quien cual nuevo Ulises había conducido la nave del Estado a través de no pocos obstáculos. El

tiene más información que ningún otro ciudadano para tomar la decisión que tenga que tomar.

Quiero decir, sin embargo, que si toda la labor de estos meses no desembocara de alguna forma en una

opción de centro, habría perdido en gran parte su razón de ser. Más que una cuestión persona] del presi-

dente, lo que se plantea es una cuestión de coherencia con la línea política emprendida por el segundo

Gobierno de Su Majestad el Rey.

—Preocupa la solución al problema de las nacionalidades. ¿Cuáles serán las prioridades de Galicia tras

las elecciones?

—Hace unos días envié un ruego al Gobierno para que se constituya desde ahora, tal y como se ha hecho

para Cataluña, tal y como se ha hecho de otro modo para Guipúzcoa y Vizcaya, un Consejo general de

Galicia, constituido por los diputados y senadores que salgan tras las próximas elecciones.

Entiendo, por tanto, que el punto de partida debe ser el reconocimiento de una autonomía para Galicia.

Con uno u otro nombre, creo que los partidos gallegos vamos a coincidir en este planteamiento desde

posturas diversas. A partir de ahí, y teniendo en cuenta el principio de solidaridad entre las regiones, irán

exponiéndose las reivindicaciones de Galicia.—P. J. R.

 

< Volver