Encuestas de Ya. 
 El centro, el más conforme con el discurso de Suárez     
 
 Ya.    04/05/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 41. 

ya- Pág. 12

INFORMACIÓN NACIONAL

4-V-77

EL CENTRO, EL MAS CONFORME CON E1 DISCURSO DE SUAREZ

La derecha no está de acuerdo con la presentación del presidente

• Tampoco le han convencido las razones sobre la legalización del PCE

• La izquierda acepta mejor la candidatura de Adolfo Suárez

Después del mensaje del presidente Suárez, éstas han sido las impresiones recogidas por YA y Logos

entre líderes de distintos grupos políticos:

Roberto Reyes (Falange Española JONS)

—Primero, en cuanto al fondo de la cuestión, entiendo que por la Ley Orgánica el señor Suárez no puede

ser candidato en la próxima ´candidatura. El es presidente, del Consejo de Ministros y, diga lo que fe diga,

pertenece a dicho Gabinete. En segundo lugar, y en cuanto al fondo, he echado en falta una especificación

de la gravísima situación económica del país. No obstante, me ha parecido en conjunto una referencia en

términos generales a buenos propósitos. Tercero, y últimamente, la legalización del Partido Comunista,

contemplada tal y como la ha expresado él, a la vista de la documentación presentada, era previsible que

no se iba a presentar nada que signifique un propósito subversivo o un propósito de mantenimiento del

marxismo-leninismo. Por tanto, no cabe aceptar su legalización porque se presente una documentación

que desfigura la eterna estampa que ha tenido el Partido Comunista. Un partido que para mí no es

nacional, sino la rama española del Partido Comunista.

Gonzalo Fernández de la Mora

(Unión Nacional Española-Alianza Popular)

— El presidente ha intentado justificar su participación en las elecciones y la legalización del Partido

Comunista. Respecto a lo primero, sus argumentos no me han convencido; al contrario, las propias

palabras de Suárez inducen a pensar que nos encaminamos hacia una "elecciones desde arriba"; en cuanto

a lo segundo, me asombra que para explicar una decisión que en las circunstancias españolas era jurídica

y políticamente injustificable, haya llegado hasta hacer una explícita defensa de la legalidad y de las

buenas intenciones democráticas del Partido Comunista, el mismo que ha reaparecido en nuestro país con

idénticos hombres que los que nos llevaron a los acontecimientos del año 1936.

Torcuata Lúea de Tena (Acción Regional-Alianza Popular)

--Mi respeto a su persona no" puede comprometer mi criterio hasta el punto de desconocer tres graves

errores en su actuación: primero, comprometer a la más alta magistratura jurídica del Estado en una

decisión equivocada, como es la legalización del Partido Comunista; segundo, el de involucrar una ley de

incompatibilidades en la que él mismo se compromete, y tercero, su propia presentación a la cancha

política electoral.

José Luis Álvarez (Partido Popular)

—Creo que el discurso tiene cuatro partes de gran importancia. En primer lugar, la afirmación de que las

elecciones constituyen la iniciación de un nuevo período político, que me parece decisivo, porque de ellas

habrá de salir la convivencia política. La segunda parte es la participación del presidente en las

elecciones, que me parece tiene perfecto derecho y que es positivo que sepamos su posición personal. En

tercer lugar, estoy de acuerdo en que es mejor legalizar al Partido Comunista que mantenerlo en la

clandestinidad. Y en cuarto lugar, cabe subrayar la reafirmación de que la organización democrática

española da al país mayores posibilidades en la política internacional.

Emilio Attard Alonso

(Partido Popular Regional Valenciano)

—Ha sido un discurso de un hombre de Estado, sincero, valiente, capaz de asegurar la tranquilidad en el

cambio, comportando el asenso pleno de la gran mayoría de la comunidad nacional, auténticamente

sincero en las motivaciones de la legalización del PC, que quizá con exceso ha tratado de justificar,

cubriendo el frente de los ataques de los que venía siendo victima. Creemos que todos los demócratas han

de admitir la libertad y limpieza con que ha anunciado su presencia en las elecciones y su renuncia al

legítimo derecho para Intervenir en la defensa de su candidatura como Independiente. Hacemos

íntegramente nuestra la literalidad justificativa de su opción que no sólo no comporta riesgos, sino que

aglutina a la gran masa del país que opta por la convivencia, la paz y la unidad nacional. Esto es el Centro

Democrático y, como coautores de su constitución y partícipes de la coalición hoy formalizada,

aceptamos con orgullo y gratitud el riesgo que asume el presidente al ser el primer candidato que con el

título de independiente asume todas ¡as tendencias que integran los partidos coaligados, cuyas

candidaturas triunfantes respaldarán la continuidad histórica de España.

Oscar Alzaga (Partido Demócrata Cristiano)

—Ha sido el discurso de un auténtico estadista. El presidente Suárez. se ha mostrado como un maestro del

difícil arte de la integración política que aspira a alcanzar para nuestro pueblo sobre sólidos pilares:

superación de la guerra civil, adopción de la ley de la mayoría como fórmula mas civilizada que la ley del

más fuerte y una amplia coalición de centro, que, a la par de evitar la bipolarización del país, sugiera un

gran proyecto colectivo de solidaridad nacional en la hora en que España debe caminar hacia la nueva

tierra prometida.

Francisco Fernández Ordóñez (Partido Social Demócrata)

—EI Partido Social Demócrata defiende los mismos objetivos de consolidación de la democracia, de

superación de la dialéctica de confrontación y de restablecimiento pleno de las libertades a que se ha

referido el presidente del Gobierno. Al Partido Social Demócrata le parece correcta la decisión del

presidente de asumir claramente su propia opción política dentro del marco de unas elecciones libres.

Eurico de lo Peña (USDE)

—Pienso que el discurso del presidente del Gobierno era necesario para clarificar muchos aspectos del

momento español actual. Y, en ese sentido, servirá para llevar tranquilidad al ánimo del español. Creo que

su decisión ha sido, ante todo, un imperativo de conciencia, que Suárez ha actuado obligado por su

sentido personal. Sin embargo, tenga la impresión de que se ha extendido demasiado en el aspecto

referente a la legalización del Partido Comunista de España.

Joaquín Satrústegui (Alianza liberal)

—Pienso que ha sido un gran discurso. Las razones dadas para Justificar el reconocimiento legal del

Partido Comunista son las que en España y en otros países esgrimimos la inmensa mayoría de los

verdaderos demócratas, que en todas partes nos oponemos al colectivismo que preconizan los

eurocomunistas. Respecto a su presentación a las elecciones la juzgo, como lo he dicho en otras

ocasiones, un error. Pero, puesto que ha tomado esta decisión, no seremos los demócratas los que

pongamos obstáculos para que la coalición que va a presidir contribuya a la derrota de los

"eurofranquistas" de Alianza Popular, cuyos líderes añoran la dictadura y retrasarían todo lo que pudieran

el proceso democratizador que conviene a la vida española y en el que nos encontramos inmersos.

Joaquín Ruiz-Giménez

(Federación de la Democracia Cristiana)

—Ha sido un discurso inteligente y humano. Mi pensamiento sobre el parlamento de Adolfo Suárez se

resume en tres puntos: primero, estoy absolutamente de acuerdo en el llamamiento que ha hecho a la

superación de tensiones y extremismos en la lucha electoral, en su deseo de que las Cortes puedan dar

lugar a una Constitución democrática para todos los españoles; segundo, comparto plenamente la manera

en que ha defendido la legalización de los partidos políticos, y en concreto la del Partido Comunista de

España; tercero, hubiera preferido que no hubiera tomado opción con política concreta, pues hubiera

obtenido los mismos objetivos sin bajar de ser arbitro para convertirse en protagonista. Confío, sin

embargo, en que no utilizará los instrumentos políticos de poder en su mano para apoyar esa opción con

la que se ha identificado. Respeto su postura, pero no la comparto. *

Jaime Cortezo (Izquierda Democrática)

—El anuncio del presidente de encabezar la candidatura de Centro Democrático nos vuelve a colocar en

la situación de oposición al gobierno en la que tantos años estuvimos. Es dudosa la neutralidad ofrecida

por el presidente Suárez cuando acaba de disponer de treinta minutos de televisión en hora punta para

hacer la exposición del programa de una candidatura.

Manuel Villar Arregui

(Federación de la Democracia Cristiana)

—La explicación que ha dado sobre el Partido Comunista de España me ha parecido alambicada,

ambigua. Y tal vez poco convincente su explicación de tomar partido en las elecciones, pero formando

parte de las listas de Centro Democrático. Ha dejado sin explicar cómo lo hace, sin apoyo de la Corona,

cuando ésta es su, único apoyo Su discurso ha servido para revelar o exponer unas decisiones de gobierno

que no se pueden discutir y que le dan credibilidad a su proceder como demócrata.

Manuel Morillo PSOE (h)

—El discurso del presidente del Gobierno me ha parecido positivo en términos generales; realista, con un

serio análisis de la situación política y de la necesidad de convivencia en libertad de los españoles.

Destacaría como puntos más positivos de su discurso: deseo de evitar la represión como norma de

Gobierno; reconocimiento de que España no es aún una democracia, sino que caminamos hacia ella;

necesidad de una política más justa de distribución de la riqueza nacional; reconocimiento de que sólo el

pueblo es el dueño de los destinos del .país; reconocimiento del voto como único factor político; sus

expresiones sobre el pluralismo político que ponen de manifiesto un deseo de Gobierno de concentración

nacional; la intención de aplicar las medidas de gracia, y su análisis de la política internacional.

Antonio García López

(Partido Socialista Democrático Español)

—Creo que el presidente está en «u perfecto derecho, como cualquier otro ciudadano, a presentarse a las

elecciones. Ahora bien, las razones y los objetivos que expuso en su discurso me han defraudado en parte.

Los españoles, después de estos decenios, quieren escoger caminos claros, concretos, que aclaren

derechos y responsabilidades y que respondan a sus ideologías personales. Un centro de la moderación no

es un programa político. Me ha recordado la Unión Patriótica de Primo de Rivera. Un gran conglomerado,

sin ideología, de supuestos partidos, basados en el bien común. No nos engañemos. Es un neofranquismo.

Raúl Morado (Partido Socialista Popular)

—Me ha parecido bien, bastante tranquilizador, porque da una opción de centro-derecha que va a quitar

muchos votos a Alianza Popular. Esperemos que esa tranquilidad se haga realidad y que la izquierda

tenga posibilidades de presentarse libremente a las elecciones. El excesivo tiempo dedicado a justificar la

legalización del Partido Comunista de España lo considero innecesario, pues creo que es uno de los

problemas resueltos favorablemente y no hay en absoluto hoy en este país polaridad derecha-Partido

Comunista. En definitiva, pienso que en este caso ha «ido una excesiva propaganda.

Felipe González (PSOE)

—Una primera impresión muy general es que el discurso ha sido a. la vez electoral y defensivo. Desde el

punto de vista electoral, confundiendo la imagen del presidente con la imagen del candidato y tratando de

capitalizar actuaciones del poder en el plano nacional e internacional para fuerzas políticas que decían no

tener nada que ver con el Gobierno. Hubiese sido más coherente y sincero justificar su inclusión en el

Centro Democrático como la única fórmula para vertebrar a una multiplicidad de grupos y personas

desconectados entre sí y conjugados por aspiraciones fundamentalmente personalistas. Su argumento

sobre el antagonismo de las dos Españas ha sido empleado en diversas ocasiones por nuestro partido sin

caer en la tentación en que ha incurrido el candidato Suárez de presentarse como la única alternativa

salvadora para evitar este antagonismo. La justificación sobre la legalización del PCE ha sido sobre

abundantemente defensiva y no dirigida al pueblo.

Marcelino Camacho (Partido Comunista de España)

—En realidad lo que ha dicho se esperaba, en gran parte, sin sorpresas. Ha señalado la necesidad de la.

legalización del Partido Comunista de España por razones de patriotismo, por las pruebas reales de

respeto, convivencia y concurrencia al juego libre como los demás. Naturalmente, ha justificado su

gestión y ha indicado que a pesar de las amenazas es irreversible la marcha hacia la libertad. Me parece

positivo lo que ha dicho. El es un político que juega su baza y ahora hay que esperar que lo de la

neutralidad del Gobierno de que ha hablado se manifieste.

Armando López Salinas (Partido Comunista de España)

—En principio no ha habido sorpresa. Su presentación es conocida por todos. Si alguien pensaba lo

contrario, es-taba equivocado. En el tema de la legalización del PCE, las razones que ha dado son claras

por lo que a su necesidad respecta. En su conjunto, es de un anticomunista Inteligente, con una

contradicción: cuando habla de no tener a nadie en la clandestinidad, hace falta ver la correspondencia

con lo que hay. Por lo demás, un discurso sereno, que a Suárez le va a aportar bastantes votos. Ha habido

contestación a ciertos sectores del país, a Fraga en concreto, y a las Cortes.

Carlos Ollero (catedrático, independiente)

—Me ha parecido honesto y sincero. A mi entender, uno de los puntos más importantes, si no el que más,

es el de expresar su propósito de presentarse como candidato a las elecciones. Creo que no sólo tiene el

derecho a hacerlo, sino también el deber para no dejar a la intemperie la pura y decidida política de

democratización que ha venido realizando desde que lo anunció al tomar posesión de su cargo. Creo que

sus argumentos han sido loe más convincentes. E! comienzo de su argumentación aclara la discrepancia

posible entre la fuerza de las Cortes y la del Gobierno, y la segunda parte de la misma—a mi entender la

más sólida—es de un realismo convincente.

Otros consultados

También nos hemos puesto en contacto con don Raimundo Fernández-Ciresta (FE de la JONS), Laureano

López Rodó (AP), Manuel Fraga Iribarne (AP), Pío Cabanillas (PP), Blas Finar (FN), Federico Silva

Muñoz >AP> y Gregorio López Bravo (AP), pero o bien estaban descansando o habían salido y no se

sabía su hora «le llegada.

 

< Volver