Nos jugamos el porvenir de España     
 
 Ya.    08/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Nos fugamos el porvenir de España

Don Fernando Álvarez de Miranda dice en "Gaceta Ilustrada":

"Creemos que seria un error el que las futuras Cortes se concentrasen exclusivamente en la tarea de

redactar la. Constitución, dejando para más tarde las medidas necesarias ante la crisis económica. Desde

luego, la iniciativa debe corresponder al Gobierno. La situación económica no permite dilaciones. El

remediarla es tarea tan urgente corno la de redactar la Constitución. Después de todo, el futuro Gobierno

tendrá legitimidad democrática, al proceder de unas elecciones libres.

Por eso creemos que después de las elecciones es preciso formar un Gobierno que disponga de una base

en las Cortes lo suficientemente amplia para tomar las medidas impopulares necesarias para salir de la

crisis, y que ese Gobierno, de base amplia, empiece inmediatamente a trabajar en la elaboración de un

plan de saneamiento.

Es evidente también que para que el plan de saneamiento tenga éxito ha de contar, si no con el apoyo, al

menos con la tolerancia de las fuerzas del trabajo, y un sector Importante de esas fuerzas está bajo la

influencia de las Comisiones Obreras, UGT y demás sindicatos de obediencia marxista. Las Comisiones

Obreras—el más importante—e s t á n notoriamente controladas por el Partido Comunista. Este puede, a

través de su correa de transmisión´´, los sindicatos, hacer fracasar cualquier plan de saneamiento, a menos

que se quiera imponerlo por la fuerza, lo que supondría el fracaso de la democracia. No se ve, pues, otra

alternativa que invitar a los dirigentes comunistas a que hagan buenas sus promesas de apertura y

racionalidad y a que participen en una comisión de redacción del plan de saneamiento, de la que

formarían parte economistas españolea de reconocida fama y suficiente imparcialidad, representantes de

los grandes bancos, del empresariado y del Estado español. El señor Carrillo ha manifestado que está

dispuesto a participar en un "pacto social´´. Pues bien, que lo haga,

Si el señor Carrillo trata de conseguir en esa Comisión que loe sacrificios se repartan equitativamente—de

modo que no sean sólo" los obreros lo« que carguen con los sacrificios indispensables para el

saneamiento, sino que las clases acomodadas paguen también, y cuanto más ricas, más—, sus objetivos

coincidirán con los nuestros. Si, al socaire del plan, trata de dar los primeros pasos hacia la implantación

de un sistema marxista autoritario, nos opondremos enérgicamente. Hay que darle la oportunidad de que

aclare sus intenciones.

Pienso que de una vez hay que implantar en España la economía social de mercado; hasta ahora tenemos

un sistema económico desequilibrado en lo social (ia especulación campa por sus respetos, la distribución

de la carga fiscal es injusta, el 10 por 100 de loe españoles recibe casi el 40 por 100 de la renta) y que

además tampoco es una verdadera economía de mercado, ya que el ejercicio del poder permitía maniobras

distorsionantes de todos conocidas. Por otra parte, sería error funesto el querer implantar en España un

sistema de tipo marxista de planificación central autoritaria, que supone siempre el entregar todo el poder

a una burocracia dogmática y segura de sí misma, que suprime implacablemente la libertad. Acabo de

exponer los principios ideológicos comunes a. los partidos que componen el Centro Democrático."

 

< Volver