Autor: Fontán Pérez, Antonio. 
   El Centro es una afirmación     
 
 ABC.    19/05/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL CENTRO ES UNA AFIRMACIÓN

Por Antonio FONTAN

La «Unión de Centro Democrático» es una afirmación política adecuada a las circunstancias que

concurren en la actual situación española. Por eso está encontrando en la opinión pública —entre los

españoles que van a votar el día 15 de junio— la aceptación, tan enormemente favorable, que revelan,

todos los sondeos. Varias veces, en esta misma columna, me he referido a que el «Centro Democrático»

es el resultado de una afortunada convergencia entre las metas políticas a que se dirigían y se dirigen los

partidos socialdemócratas. liberales y democristianos de la antigua oposición democrática, y la vía del

cambio político por la que discurren las medidas adoptadas por el segundo Gobierno de la Monarquía.

Casi la mitad de los españoles se han dado cuenta ya de que las cosas son así. y de que la «Unión de

Centro Democrático» les ofrece seguridad para el futuro.

Otro efecto secundario, pero no menos importante, de la irrupción de las candidaturas de «Centro» en el

próximo juego electoral ha sido que los partidos y políticos de la derecha y de la Izquierda están

intentando hablar al público con el lenguaje de moderación, espíritu de convivencia y buen sentido que

caracterizan el «Centro». Porque se han dado cuenta de que ésas son las únicas palabras que están

dispuestos a escuchar los electores españoles.

La «Unión de Centro Democrático» afirma, en primer lugar, la Monarquía, que en año y medio ha

probado con creces que es la forma de Estado que garantiza la convivencia nacional, ha devuelto a

nuestro pueblo la soberanía y ha ganado para el país el respeto del mundo. Propugna una nueva

Constitución, porque no se trata ahora de remendar, en una ineficaz operación de parcheo, textos o leyes

que han perdido su vigencia y corresponden a otra situación, sino de construir el Estado sobre unas bases

sólidas y permanentes con capacidad de futuro. Se propone, en definitiva, una tarea creadora y abierta

para que España sea, en los órdenes social, cultural y económico, el país moderno que tiene derecho a ser.

Sabe que la diversidad de los pueblos de España es una de nuestras principales riquezas nacionales, y que

un adecuado régimen de autonomías no sólo será un acto de justicia histórica, sino un factor que potencie

a esas individualidades y al conjunto.

El «Centro Democrático» ha de estar abierto a todas las críticas que se le puedan dirigir desde cualquier

rincón del horizonte político español. Unos políticos y unos partidos que han probado con hechos su

capacidad para el compromiso y el entendimiento están más preparados que nadie para escuchar a los

otros y asimilar lo que haya de justo y razonable en sus diversas voces: especialmente en las de aquellos

sectores intelectuales —o intelectualizados— que, por naturaleza y vocación, son siempre los más

insatisfechos, por ser también los más exigentes. La aportación de esa conciencia crítica operará como un

estímulo de signo positivo que ha de contribuir al dinamismo de la propia «Unión del Centro», de modo

que lo que aparece ya ante millones de votantes como ana prometedora esperanza no se frustre.—A. F.

 

< Volver