Autor: Saiz, José Ramón. 
 Suárez salió para Méjico sin desvelar sus secretos. 
 Sólo los hombres del presidente preparan las elecciones     
 
 Pueblo.    25/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Suárez solió pura Méjico sin desvelar sus secretos

SOLO LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE PREPARAN LAS ELECCIONES

MADRID. {PUEBLO, por José Ramón SAIZ.) — Pues bien, el Presidente Suárez ha comenzado su gira

por Méjico y Estados Unidos sin desvelar sus secretos electorales, dejando además un puesto en su

Gabinete sin cubrir, al dimitir, tal vez sorprendentemente, el titular de Obras Públicas, señor Calvo

Sotelo. Precisamente, a a veinticuatro horas de que comience la «cuenta atrás» hacia las elecciones, al

terminar el plazo para que dimitan los altos cargos que deseen presentarse en los comicios, todos los

observadores se inclinan, por lo general, en señalar que el presidente ya lo tiene todo decidido y va a las

elecciones.

EL PRESIDENTE, PREOCUPADO. — La carta de dimisión de Calvo Sotelo no deja de ser protocolaria,

ya que tras su salida del Gobierno —posiblemente p a c t ada con el presidente—puede estar la segunda

parte de la operación de largo alcance que desde hace semanas prepara el sector político del gabinete. De

esta forma, en caso de que Suárez tenga más dificultades de las previstas para presentar su opción

electora1, ya tiene un hombre con imagen y talante liberal que pueda conducirle las huestes del centro

político, opción con la que irremediablemente está identificado su Gobierno.

Estas previsiones, sin embargo, no rebajan las preocupaciones del presidente Suárez, quien tiene que

tomar importantes decisiones en pocos días después de su regreso de este viaje, que lo ha iniciado

preocupado principalmente por ese rechaza de la Federación Demócrata Cristiana al Centro Democrático,

del que todos culpan a los Gil Robles (padre e hijo), ya que !a unidad de estas dos fuerzas centristas era

una idea que venía acariciando el presidente Suárez desde hace tiempo. Ahora, consumado ese imposible,

el presidente ve aumentar sus indecisiones, cuando sabe, cara al proceso electoral, que su presencia en las

urnas como «independiente», teniendo de segundo a Fernando Alvarez de Miranda, evitaría esa bipolar

ización del país en dos bloques antagónicos: la izquierda marxista y la derecha continuista.

Por otra parte, nada ha podido confirmarse acerca de una próxima comparecencia ante el país para

explicar la política de su Gobierno y, más concretan» ente, su postura ante las elecciones. Si a primeros de

mayo, una vez finalice su gira por América, se dirige al país, según informan algunos medios, será

posiblemente para confirmar su presencia en la confrontac ion electoral, ya que, en caso contrario, e)

presidente dejaría pasar un tiempo, concretamente hasta veinte días antes de la cita electoral, que sería el

momento justo y oportuno electoralmente, para que anunciara, a través de la radio y la televisión, cuál es

la opción que se identifica más con su forma de vivir y pensar. Y esa opción, nadie lo duda, es el centro.

Curiosamente, la posible confirmación de que el presidente encabece una lista electoral sigue

preocupando a los sectores más continuistas, que ven en él a un peligroso rival. El sábado, por ejemplo,

en el diario «A B C», se atacaba al presidente desde tres artículos, indicándole claramente que

no podía presentarse a las elecciones, mientras los señores Ruiz Gallardón y Fernández de la Mora

insistían en lo mismo en un mitin en la capital cordobesa.

• LOS HOMBRES DE SUÁREZ, LISTOS.— Hasta el momento, sólo los hombres del presidente señalan

una pista electoral, que habrá que seguir muy de cerca. En pocos días, los Cisneros. Orti Bordas, Sánchez

Terán, Regalado, Sánchez de León, etcétera, han dejado de ser inelegibles y preparan activamente su

campaña electoral. Este es un signo más que indica si en el último momento el presidente opta

«diplomáticamente» por quedarse al margen de las elecciones sus hombres, integrado en el centro,

puedan arroparle para que nadie pueda disputarle la presidencia, una vez se conozcan los resultados.

Por otra parte, se insiste en que no habrá más dimisiones, ya que apenas queda tiempo material para que

éstas se produzcan. Mañana, como se sabe, termina el plazo para los inelegibles. Volviendo al tema de la

ínesper ada dimisión de Calvo-Sotelo, se refleja en los medios políticos cierta estrañeza de que haya sido

el ministro de Obras Públicas el elegido para potenciar al centro, cuando todos los indicios señalaban,

desde hace tiempo, al titular de Justicia, señor Lavilla.

PUGNA ALIANZA-CENTRO. — En lo que coinciden una gran mayoría de observadores políticos es en

que la gran batalla electoral estaría centrada entre Alianza Popular y Centro Democrático. El socialdemó-

crata Lasuén, hombre cercano a la Moncloa, se refirió hace unos días a unos pronósticos electorales, que,

como todos los que se vienen publicando, reflejan de alguna manera, el equilibrio pre-electoral de las

fuerzas políticas. Según Lasuén, es inevitable una victoria de Alianza Popular, con 110 a 120 diputados,

seguida por el Centro, sin el «equipo» de la D. C., con 70 u 80; la D. C., de Ruiz-Giménez, con 30; el

centro-Izquierda, también con 30; los socialistas, con 60, y el P. C., con 20. De acuerdo a estos resultados,

la suma de los escaños del centro, en su conjunto, supondría la mayoría, por encima de Alianza, con lo

que la continuidad de Suárez estaría asegurada. Otros sondeos, principalme n t e aquellos que realiza el

Instituto de Opinión Pública, señalan que el centro arrollará, con un 40 por 100. Pero son sólo encuestas y

no resultados oficiales y definitivos.

 

< Volver