Autor: Giral, Francisco. 
 La recta final. 
 La trampa     
 
 Ya.    09/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

LA TRAMPA

ALGUNOS periódicos y algunos líderes se plantean como cuestión de honor la presencia del candidato

don Adolfo Suárez ante las pantallas de televisión el próximo día 13. Y, presos de una venerable

intención de pureza, llegan a interpretar esta presencia poco menos que como una falta de neutralidad del

Gobierno unté el proceso electoral. Así las cosas, resultaría que un hombre que ha mantenido una

exquisita neutralidad, que no participó ni en un solo mitin, que no se permitió ni una sola replica a los

ataques de intención electoral que recibe, no podría siquiera explicar a MIS electores en qué consiste la

opción que se les ofrece. Suárez renunció a una dedicación activa a la campana, y nadie puede argumentar

que no cumpla con esta renuncia. Ahora, el ejemplo de someterse a un sorteo, de no tener ni un minuto

más que cualquier otro candidato, indica tal cambio en los comportamientos públicos del poder que una

mínima honestidad fuerza a reconocerlo.

ESTE comentarista no defiende la opción de UCD ni la condena. La considera una más, de las muchas—

excesivas—que se ofrecen al pueblo español por primera vez en ocho lustros. Pero precisamente porque

es preciso que las elecciones salgan bien, y porque es preciso que haya claridad en las ofertas, y porque es

urgente que no quede fuera del mapa político ninguna posibilidad de solución a los problemas comunes,

Suárez tiene que comparecer ante España y ante sus electores, ahora que están garantizadas la honestidad

y la limpieza. Que no se argumente sobre el miedo. Que nadie hable de abuso de poder cuando Suarez y

todo su equipo renunciaron a sus atribuciones en favor da las Juntas Electorales. Que nadie alegue falta de

neutralidad, cuando ésta es la base de los próximos comicios. Pero, sobre todo, que nadie intente privar a

varios millones de ciudadanos de saber a qué, a quién y por qué dan su voto. No sea que quienes más

condenan el autoritarismo estén cayendo en la trampa de un insinuado espíritu dictatorial.

F. GIRALT

 

< Volver