Pasar por el aro     
 
 Diario 16.    25/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Pasar por el aro

El logotipo del centro Suárez es un círculo partido, por gala, en dos. Sería curioso saber quién tuvo la

genial idea de contrapesar el círculo, símbolo de toda perfección y presagio de la victoria electoral, casi

un diámetro que, al dividirlo en dos mitades de distintos colores, parece evocar la heterogeneidad y los

diversos pelajes de ese variopinto conglomerada que son las huestes suarecianas. El verde y el naranja del

mágico circulo de la UCD sintetizan la pluralidad cromática de los componentes del nuevo partido

reducidos finalmente, por influjo de la solar luz del poder, a un blanco universal en el que algunos quizá

perciban ciertos reflejos azulados de otros tiempos

Con el verde de los jóvenes e inmaduros cachorros de la democracia y el naranja de los viejos políticas en

sazón, el alquimista Suárez quiere encontrar la piedra filosofal de la libertad. Magno empeño. Aunque

quien supo iniciar la conversión del plomo de la dictadura en el oro de la democracia, podría, quizá,

sorprender a la afición con nuevas hazañas. Todo vale si este país puede gritar por fin el "eureka" de su

soberanía reencontrada,

Lo que queda claro es la capacidad de Suárez para jugar el luego de la política sacando la caria maestra en

el momento más inesperado. Algunos líderes centristas que se sentían fuertes de sus votos y capaces de

echarle un pulso al presidente han vuelto, al fin, dócilmente, al redil con el rabo político entre las piernas.

Si "votar Centro era votar Suárez" no quedaban, en verdad, muchos argumentos contra quien es el

principio y el fin de sus escaños. Después de todo puede que el circulo del Centro no sea otra cosa que un

aro de los que emplean los domadores en los juegos circenses... Todos pasaron finalmente por el aro,

como todos habían entrado antes voluntariamente en la jaula de las listas. Hacer de tripas corazón y tragar

sapos suele ser, dicen, un cotidiano ejercicio político.

 

< Volver