Autor: L. P.. 
 Hablan los diputados. 
 Ignacio Camuñas: "Tan poder es hoy la UCD como la oposición"     
 
 Ya.    23/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 32. 

23-VI-77

HABLAN LOS DIPUTADOS

Ignacio Camuñas: "Tan poder es hoy la UCD como la oposición"

"lo primero, una Constitución duradera"

• "Hay que asentar de una vez la tolerancia y el diálogo"

• "La gran tarea nacional es la revolución cultural"

Detrás de loa grandes líderes que han protagonizado y canalizado la atención nacional en las elecciones,

los Hombres del Congreso y el Senado decidirán, en definitiva, los cauces de la política en el futuro.

Iniciamos hoy una serie de entrevistan con los diputados elegidos en Madrid; en estas páginas queremos

reflejar su personalidad y las líneas principales de sus ideas políticas.

Ignacio Camuñas Solís es el diputado número 7 del Centro. Secretario general del Partido Demócrata

Popular, piensa ante todo que "el 15 de junio no ha variado nada, sustancialmente, mi vida". Lleva quince

años de clara vocación política y los dos últimos de dedicación intensiva desde su partido. "Ahora sólo

puede cambiar el puesto desde el que trabaje." Es, en sus palabras, "hijo de un profesional de la clase

media, que me he tomado muy seriamente mis estudios, y desde pequeño—desde el bachillerato—sentí

cierta inclinación hacia la actividad política. Me he preparado mucho tiempo para la aventura de las

elecciones".

Confiesa que se ha podido crear sobre él una imagen de "play-boy" político y no tiene demasiado interés

en combatirla. "Sé quién soy y de dónde vengo. Soy una persona muy seria y muy responsable. Pero a lo

mejor doy una imagen muy distinta.

—¿Cómo ha sido posible la integración en el Centro deja oposición tradicional junto a hombres surgidos

del poder?

—Esa es una de las grandes sorpresas de la evolución política española. La superación del pasado en la

síntesis de posiciones pretendidamente antagónicas, y digo pretendidamente porque pienso que todos

buscábamos lo mismo: la implantación de un sistema democrático. Sólo había tensión en cuanto, a los

medios a emplear.

—¿ Pero hemos superado definitivamente el pasado?

—E1 pasado siempre está presente. Un país no puede borrar su historia. Pero hemos demostrado, todos,

una voluntad de superar los errores anteriores. Ahora mismo nos planteamos el mismo riesgo: no

convertir el Parlamento en una jaula de grillos. Hay conciencia de ello en todos los grupos y tendremos

cuidado.

—¿Ha pasado el miedo de unos hombres a otros, de unos grupos a otros?

—Bien, los cuarenta años de propaganda están ahí. Ahora la realidad dejará las cosas claras. En relación

al comunismo, por ejemplo, o las nacionalidades u otros mil teínas. Ahora, desde unas bases de libertad,

se comprobará en el comportamiento social si los prejuicios han sido creados por la propaganda o tienen

razón de ser.

UNA CONSTITUCIÓN PARA EL SIGLO XXI

—¿El primer tema a abordar en las Cortes?

—La Constitución, desde luego.

—¿Cómo la ve?

—Nosotros pensamos en un texto lo más duradero posible. Para el siglo XXI. Que garantice un Estado de

derecho, que preserve el pluralismo real de la sociedad española. Que sea cauce y no dique para las

transformaciones sociales profundas que necesita el país.

—¿Y después?

—Después no: al tiempo hay que gobernar el país. Y gobernar un país de treinta y tantos millones de

españoles requiere restablecer su salud económica. Hacer posible una real y justa distribución de la

riqueza, en un clima de paz social.

—¿Y no es preciso, para conseguirlo, también un pacto del poder?

—El poder pasa por el grupo mayoritario, que protagoniza la iniciativa, y por la oposición, que controla

sus actividades. Tan poder es hoy la UCD contó los grupos parlamentarios de oposición. A todos, cada

uno en su terreno, les toca responder al Interés general del país, y no a intereses de partido o de líderes.

—¿Dónde sitúa el puesto de su partido?

—El Partido Demócrata Popular es fundador del Centro Democrático, luego hemos revalidado nuestra

posición con un comportamiento absolutamente desinteresado y entusiasta. Ahora queremos, es lógico,

que. nuestras Ideas se lleven a la práctica.

—¿Desde el Gobierno?

—Las ideas pueden llegar a calar también desde fuera del poder. Pero la disposición del "Boletín Oficial

del Estado" posibilita más directamente la acción.

—¿Cuál es su vocación fundamental dentro del campo de la política?

—Es hacer posible, sentar las bases definitivas, de una sociedad liberal avanzada. En una sociedad

autoritaria no es posible la democracia. Es absolutamente preciso asentar de una vez la tolerancia y el

diálogo.

—¿Cuál es el problema clave que lo ha podido impedir hasta ahora?

—1a educación. La gran tarea nacional es la revolución cultural. Pero lo mismo que una reforma fiscal,

como ejemplo, puede ser tarea de meses, la reforma de la educación es tarea de años o decenios. Porque

en el pasado todos los Intentos en este sentido fueron abortados, nos encontramos con retraso en relación

a otros países cuyas posibilidades no son mayores que las nuestras.

—A riesgo de entrar en la anécdota, si el partido tuviera opción a elegir una cartera ministerial, ¿cuál

elegiría?

—Algo así cómo un Ministerio de Bienestar Social. Los temas de la juventud, el deporte, la condición de

la mujer, la cultura...

—¿Hay una posibilidad real?

—Es un puro deseo.

L. P.

 

< Volver