El celo de los controladores cumple tres meses. 
 La huelga está sangrando la economía nacional     
 
 Diario 16.    13/11/1976.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 36. 

A pesar de los nervios, los retrasos, el desgaste de material, la sangría económica que ha supuesto para el país los tres meses de la llflnyroda huelga de "celo" de los controlado-lis aéreos, es escalofriante el conocer que «ílo desde hace tres meses se vuela en Es saña con lo seguridad requerida por los reglamentos.

La causa principal de esta situación radica en el régimen de administración militar bajo el que se rige toda la aviación comercial en España.

Francisco Gil y Juan Roldan, en Madrid, y Pedro Oriol Costa, en Barcelona, han preparado este informe sobre la urgente necesidad de traspasar a un Ministerio de Transportes la navegación aérea civil en la nación.

La huelga está sangrando la economía nacional

MADRID, 13 (D16). —La huelga de celo de los controladores, que hoy cumple tres meses, viene afectando a la mayoría de los aeropuertos españoles, provocando numerosos retratos y molestias a pilotos y pasajeros y perjudicando gravemente — son miles de millones de pesetas— a la economía del país.

La opinión pública se ha manifestado reiteradamente en contra de este inacabable conflicto. Numerosos procuradores en Cortes han dirigido sus ruegos al Gobierno en busca de explicaciones al problema planteado, y el propio presidente Suárez urgió al Ministerio del Aire la negociación que pusiera fin a la prolongada anormalidad.

¿Cuáles son los motivos de que esta situación improrrogable se extienda indefinidamente?

Historia del conflicto

El convicto tiene su origen en los primeros días de febrero del año pasado, cuando los controladores madrileños plantearon a las autoridades de la Subsecretaría de Aviación Civil del Ministerio del Aire, del que dependen, una serie de reivindicaciones de carácter técnico y socio-laboral.

Entre otras cosas, se denunciaban las deficiencias de instalaciones, equipos técnicos y personal, que agravaban la responsabilidad del control de un tráfico aéreo cada vez más congestionado y comprometían la seguridad de los pasajeros.

Un intento de plante genera] no fue secundado, entonces, por el resto de los profesionales de los otros tres ceñiros de control existentes en España y ubicados en Barcelona, Sevilla y Canarias.

A partir de aquellas fechas, la coordinación entre los controladores fue aunando mentalidades frente a problemas comunes,

El pasado mes de agosto, coincidiendo con la puesta fuera de servicio del radar principal, los controladores madrileños del centro de Paracuellos secundaron la actitud adoptada por sus compañeros barceloneses, consistente en el cumplimiento escrupuloso de las medidas de seguridad emanadas de la OACI (Organización Internacional de Aviación Civil). consecuentemente, las separaciones entre aterrizajes y despegues de aviones se distanciaron extraordinariamente, provocando suspensiones de vuelos y retrasos considerable;

Los controladores, ante esta situación, solicitan y obtienen de la Subsecretaría de Aviación Civil autorización para celebrar en Madrid, el 31 de agosto, una reunión de representantes, a la que acudieron cerca de un centenar de profesionales libres de servicio de toda España.

En dicha asamblea se acordó elaborar una tabla reivindicativa que una comisión elegida al efecto elevaría a las autoridades del Ministerio del Aire, como base para una negociación y ulterior solución al problema.

Tabla reí vindicativa

Las reivindicaciones se concretaban en los siguientes puntos:

1. Creación de un cuerpo facultativo de control y creación de una comisión nacional de negociación COR la Administración..

2. Aumento del coeficiente económico, que en la actualidad es el 3,3.

3. Profunda reestructuración y organización del cuerpo especial de controladores de la circulación aérea.

4. Reglamento orgánico del cuerpo.

5. Determinación y clasificación de puestos de trabajo.

6. Reivindicaciones salariales por concepto de dedicación exclusiva, rotación de turnos, jornadas festivas y nocturnidad.

7. Ampliación de la plantilla.

8. Eludir el obstruccionismo que impide el acceso a puestos superiores ocupados por la Administración militar.

9. Mejoras técnicas de los equipos.

10. Asociación de Controladores.

11. Integración en la Seguridad Social, ya que sólo disfrutan de los servicios del Hospital del Aire, corriendo las medicinas por cuenta de los propios controladores.

Respuesta ministerial

Ante esta serie de reivindicaciones, la Administración respondió con distintas alternativas, admitiendo muchos de los puntos planteados y accediendo a las elecciones de la comisión nacional negociadora.

Pero, elegidos los 32 miembros de la misma —ocho por cada centro—• y nombrados los grupos de estudio, el trabajo de éstos ha sido en ocasiones obstruido, según indican algunos controladores, negándose el Ministerio a negociar con dicha comisión, y admitiendo, en cambio, sólo a tres representantes de los profesionales.

Hasta hace dos días el Ministerio del Aire no respondió de forma efectiva a algunas de las reivindicaciones planteadas por los controladores. El pasado jueves, éstos percibieron los incrementos salariales correspondientes a los tres últimos meses y relativos a la diferencia entre el coeficiente que sé les venía aplicando hasta el origen de la huelga y el objeto de sus reivindicaciones económicas.

Simultáneamente, la Administración hacía pública la existencia de un informe elaborado por miembros de un organismo americano especializado en equipos de control y manifestaba la adopción de medidas para mejorar las instalaciones. y aplicar los procedimientos a seguir por los controladores.

Pero, oficialmente, no se ha desvelado el resultado de la evaluación verificada por el organismo americano, cuyos miembros manifestaron a los controladores madrileños que las comunicaciones de radiofonía se encontraban en un estado aceptable; pero los equipos de radar no eran fiables, debiendo utilizar un mínimo de 10 millas entre aviones.

Buscando responsables

Ante unas negociaciones que no progresan, mientras que las posturas se radicalizan por ambas partes, la huelga permanece casi en el mismo punto de origen. Las consecuencias, sin embargo, no son tan extremosas como en verano, ya que al declinar la temporada turística, disminuye la intensidad del tráfico aéreo.

Pero, ¿quién es el responsable de esta situación? Los controladores acusan al Servicio Nacional de Control y al Ministerio del Aire de incompetencia.

Antonio Nogueras, capitán retirado del Arma de Aviación, que fue jefe de .Personal y secretario del Servicio Nacional de Control de la Subsecretaría de Aviación Civil, en carta abierta dirigida a nuestra sección "Línea directa", denuncia como responsable de esta situación al Centro Nacional de Control, que —a juicio de nuestro comunicante— "carece de autoridad y sentido de la responsabilidad", señalando ciertos "hechos poco éticos" y "otras informalidades" en la "promoción de los controladores, muchos de ellos hijos de altos jefes del Ministerio del Aire".

Las autoridades ministeriales, sin embargo, callan. Desde hace dos semanas D16 viene solicitando del Ministerio del Aire una respuesta que no llega.

 

< Volver