El celo de los controladores aéreos. 
 Los radares del El Prat, totalmente desfasados     
 
 Diario 16.    13/11/1976.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Los radares de El Prat, totalmente desfasados

BARCELONA, 13 (D16). Cuando e! 13 de agosto pasado se inició la huelga de "celo"- de los consoladores de El Prat, en la Ciudad Condal, éstos llevaban siete meses informando a las autoridades de Aviación Civil que con el material que contaban, las probabilidades de una catástrofe aérea existía cada minuto.

Este material estaba anticuado y no se podía dar un auténtico control por radar, ya que las pantallas 10 alcanzaban dos de las seis zonas en lías que se repartían el cielo de Barcelona, y Jos ecos de los aparatos salían en muchas ocasiones hasta dos veces y en otras ni siquiera aparecían.

Un controlador de Barcelona, que desea permanecer anónimo por temor a represalias, dijo ayer a D16:

"En. estas circunstancias teníamos que seguir dirigiendo aviones con el método antiguo y el radar únicamente nos servía de guía. El tráfico en agosto había llegado a límites máximos por causa del turismo y decidimos plantarnos. Así lo comunicamos a los jefes de sala para que se mandaran telegramas a ios centros de control cercanos a Barcelona —Burdeos, Marsella, Madrid, Sevilla y Argel— informándoles de que, a partir de ahora, absorberíamos el tráfico que pudiéramos en conciencia. No se nos tomó en serio y empezaron a enviar aviones como si el telegrama no hubiera existido. Nosotros sabíamos que era el día clave. Sí aquel día no nos manteníamos firmes podrían pasar meses y años hasta que el tema se solucionara. Resistimos y aquel día hubo aviones que se pasaron más de dos horas sobrevolando Barcelona hasta encontrar pista. Aquello fue una prueba de que ya no estábamos dispuestos ni un minuto más a jugar con la seguridad de los viajeros. No podíamos asumir una responsabilidad tan grande sia tener los medios adecuados."

En realidad los radares del servicio de control de Barcelona han quedado totalmente desfasados.

Otras reivindicaciones

Las reivindicaciones de los consoladores no se refieren, sólo a seguridad. Hay un problema de sueldos, pero al cabo de tres meses está muy claro que este tema no puede resolverse por separado.

Si volvieran a trabajar a mayor ritmo por causa de un aumento salarial, nadie se creería lo de la seguridad y éste es sin duda el tema que mas les preocupa a los controladores.

El tercer punto incluido en la reivindicación se refiere al lugar de trabajo. Según nos informa el mencionado controlador, los aparatos necesitan una temperatura constante entre los dieciocho y los veinte grados. Por causa de las deficiencias del local, en invierno se llega a dieciséis y en verano a veintidós. "Pero no es sólo eso — afirma—; en la sala de relax, por ejemplo, hay goteras y tenemos que sentarnos en banquetas incómodas que no contribuyen nada a mantenernos con el alto nivel de atención que necesitamos. Me gustaría que pudiera ver los locales y se llevaría las manos a la cabeza."

Sigue el pesimismo

En cuanto a la situación actual, el controlador que ha informado a D16 está un tanto pesimista por la respuesta que han obtenido hasta ahora, pero entiende que sus compañeros resistirán firmemente.

"El pasado martes, la cosa re recrudeció- Estábamos trabajando en la posibilidad de enviar un nuevo telegrama a los controles cercanos a Barcelona en el que les comunicábamos que podrían los absorber en torno a un veinte por ciento más del tráfico que habíamos recibido las semanas anteriores. Fue cuando la Prensa anunció una cierta mejora en el conflicto. Pero el jefe de Barcelona, al que suponemos muy presionado, envió por su cuenta y sin consultarnos, otro telegrama en el que afirmaba que a partir del día siguiente —es decir, el martes—, se podía recibir uti cincuenta por ciento mes de tráfico.

Cuando nosotros nos enteramos, algunos aviones ya estaban volando. Tuvimos que superar esta nueva prueba y lo hicimos. Entendemos que con esto estamos haciendo un bien no sólo a nosotros, sino a los usuarios y a los pilotos. Estos últimos han adoptado una postura de comprensión. Bueno, con algunas excepciones como la del QUE nos llamó por radio pandilla de desarrapados´,"

 

< Volver