Autor: Río López, Ángel del. 
 Ante el fanstasma del paro. 
 1.250.000 obreros de la construcción en aguda crisis     
 
 Ya.    30/01/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

ANTE EL FANTASMA DEL PARO

1.250.000 OBREROS DE LA CONSTRUCCIÓN EN AGODA CRISIS

El índice de desempleo es preocupante: el 16,9 por 100 del sector y el 15,59 de la población activa nacional. Madrid absorbe el 10 por 100 de la mano de obra en la construcción y el 12 por 100 del nivel de desempleo. Polémicos convenios provinciales, el último con vigencia para dos años. Sueldo mínimo mensual para el peón de 27.500 pesetas, jubilación a los sesenta años y cuarenta y cuatro horas de jornada semanal, entre las diversas reivindicaciones

A construcción es uno de los sectores más problemáticos en los últimos tiempos. Sobre el mismo ha incidido una importante mano de obra no cualificada, fruto de un proceso emigratorio que ha encontrado en la construcción la alternativa laboral para las gentes llegadas de los medios rurales.

Un millón doscientas cincuenta mil personas se ocupan en este sector. De ellos, el 5 por 100 son técnicos; el 25 por 100, oficiales; el 20 por 100, ayudantes, y el 10 por 100, técnicos administrativos. El gran porcentaje (un 40 por 100) lo cubre la mano de obra no cualificada, es decir, los peones. Madrid absorbe aproximadamente el .10 por 100 del total.

Sobre la construcción ha recaído especialmente el peso de la crisis económica vivida en los últimos años. El sector arrastra diversidad de gremios similares (carpintería, electricidad, fontanería, maquinaria, pintura, mobiliario, etc.).

Ha habido un doble proceso en los últimos veinte años que ha propiciado el que la construcción absorbiera un importante porcentaje de la población activa nacional: por un lado, como decíamos al principio, la emigración encontró en el sector una fuente de recursos rabofates para obreros no cualificados; por otro, la fuerte demanda de viviendas, impuesta por el proceso emigratorio que concentró a las familias procedentes de los medios rurales en las grandes urbes y que hacia necesario el empleo de una importante mano de obra.

Como suele ocurrir con cualquier sector de empleo que se masifica y se hace tremendamente absorbente, surgen la diversidad de problemas laborales, fruto de una inestabilidad social y agravado por la crisis que el sector atraviesa.

El paro, más elevado

El gran problema con que se encuentra actualmente el sector es el del desempleo. El porcentaje alcanza a nivel nacional el 15,59 por 100 de la población activa y el 16,9 por 100 del sector. Los mayores porcentajes se obtienen en la región andaluza, con un 25 por 100. En Madrid, el índice de paro es del 12 por 100, y en Barcelona, del 11,90 por 100. El total de parados en el sector es de 211.099 personas.

Hay un gran problema dentro del fenómeno del paro en la construcción: el polémico servicio de desempleo. Las normas que rigen para beneficiarse de este servicio necesitan de una completa reestructurad ó n La oficina de colocación tiene una importante demanda de empleo, que en pocas ocasiones cubren los desempleados, quizá porque existe la "piratería" laboral en esta situación. Es obvio, y también incontrolable, que muchos de los acogidos al seguro de desempleo están cobrando del mismo y por otra parte están trabajando independientemente, lo que supone una seria especulación.

Por otra parte, para beneficiarse de este seguro de desempleo es necesario haber sido despedido por parte de la empresa (falta de trabajo, terminación de obra, etcétera); eso si, nunca por motivos tipificados dentro del capítulo de sanciones graves de la ordenanza laboral, además´ de haber estado un mínimo de seis meses cotizando a la Seguridad Social.

Lo polémico del convenio

El convenio de la construcción, siempre a nivel provincial, ha «ido uno de los mas debatidos en la ultima década. Sus aprobaciones han sufrido una serie de difíciles negociación es entre la UTT (Unión de Trabajadores y Técnicos), quien proponía las tablas salariales, y la Patronal (encuadra a los patronos), siempre especulando por debajo de esas tablas. Entre ambas organizaciones mediaba el Sindicato y refrendaba la Delegación Provincial de Trabajo. Los últimos conventos no han alcanzado nunca las propuestas de los trabajadores, y esto ha supuesto una conflictividad laboral reflejada a través de huelgas aisladas o generalizadas.

El último convenio, aprobado en marzo de 1976, introducía las siguientes ventajas con relación al precedente: aumento de un 20 por 100 con relación al convenio anterior; cuarenta y cuatro horas de trabajo semanales; quince minutos de refrigerio; mínimo de veintiocho días de vacaciones de verano; a partir de este año, treinta días; paga extraordinaria de octubre completa. Las tablas salariales quedaron establecidas de la siguiente manera: personal titulado superior, 29.000 pe-setas; jefe administrativo de primera, 24.774; encargado general, 24.290; jefe administrativo de segunda, 22.838; oficial administrativo de primera, 20.904; oficial administrativo de segunda, 18.968; auxiliar administrativo, 17.710; vigilante, 17.032; oficial de primera albañil, 17.300; oficial de segunda, 16.000; ayudante, 15.300; peón especializado, 14.600, y peón, 14.500 pesetas mensuales, sueldo base, en Madrid. En Barcelona, las tablas salariales son ligeramente superiores.

El convenio tiene una vigencia de dos años y al principio del presente año se ha establecido un incremento sobre las bases salariales del 22,44 por 100 en proporción a la subida del coste de la vida, facilitado por el Instituto de Estadística, más los dos puntos que marca el convenio vigente.

Los trabajadores hablan pedido una subida que dejara las bases del salario establecidas a partir de las 27.500 pesetas mensuales de sueldo base para el peón; pero hasta «1 próximo año no habrá renovación de convenio.

Malas perspectivas en Madrid

Como decíamos anteriormente, sobre la construcción recae el mayor peso de la crisis económica. Las perspectivas para el presente año no son nada halagüeñas. Concretamente, en Madrid se acusa un descenso importante del nivel de empleo, aceleración en los costes laborales, importante aumento en los precios del cemento, etc. Por otra parte, la crisis económica ha frenado a la iniciativa privada. Es claro el proceso de inhibición para nuevas construcciones. La baja del sector es factor determinante, la crisis económica repercute directamente en la venta inmobiliaria y frena el desarrollo inversor. Esto eleva les índices de desempleo, que acusan en estos momentos las mayores cotas en la historia del sector.

Los afectados opinan

Hemos querido traer hasta nuestras páginas la opinión viva de los empleados en el sector:

Don Pedro Galileo, oficial de albañil, treinta años empleado en la construcción: "Son muchos los problemas por los que atraviesa el sector. El primero y principal, el del nivel de desempleo. Las cifras son alarmantes y habría que hacer algo para remediarlo. El otro gran problema es la necesidad de que se establezca un convenio que se ajuste a las necesidades del sector. La crisis por la que atraviesa la construcción se le achaca a los costos laborales que tiene que soportar y, en consecuencia, hay un recelo a la subida de las tasas salariales. Creo que el problema es mucho mas profundo y los sueldos no sen les motivos de la crisis, aunque los trabajadores somos siempre los mas perjudicados."

• Don Hilario Justo, peón de albañil, diez años empleado en la construcción: "El problema del paro es grande. No es justo que uno entre a trabajar en una empresa y, si te despiden antes de seis meses, no tienes derecho a seguro de desempleo; según esta el trabajo, es difícil volver a emplearse, i Y cómo damos de comer a nuestra familia? Vuestros sueldos también son bajos. En los convenios se nos engaña. Se nos promete darnos lo que pedimos, y después, cuando el convenio se publica, sale con bastante menos de lo solicitado. En este sector no existe la ventaja de tener convenios internos trabajadores-empresas."

• Don Ángel Pérez Romano, administrativo de primera, once años en la construcción: "El sector atraviesa un delicado momento. Los niveles de desempleo son muy altos y no se ejerce un control severo sobre los mismos. Habría que fomentar las nuevas construcciones, única fórmula de salvar el precario momento por el que atraviesa el sector."

 

< Volver