Autor: Prat de Padua, J.. 
 Higiene y Seguridad en el trabajo. 
 Seat: Trabajo común de todo el personal de una empresa     
 
 Informaciones.    06/07/1977.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

SEAT. TRABAJO COMÚN DE TODO EL PERSONAL DE UNA EMPRESA

» VEINTITRÉS PERSONAS A PLENA DEDICACIÓN EN LOS SERVICIOS DE HIGIENE Y SEGURIDAD DE S.E.A.T.

» LOS ÍNDICES DE FRECUENCIA Y GRAVEDAD DE ACCIDENTES CORRESPONDIENTES A 1976 Y A LOS CINCO PRIMEROS MESES DE 1977 HAN SIDO LOS MAS BAJOS CONOCIDOS DE S.E.A.T. DESDE SU INICIO

Uno de los problemas que más preocupan en S.E.A.T. y «n el que se está prestando el interés que requiere por parte de los que formamos las plantillas de los tres centros de producción, de Barcelona, Martorell y Pamplona, es el de la prevención de accidentes y el análisis y acondicionamiento posible de las con-diciones ambientales de trabajo

El lema «Trabajo común de todo el personal de la empresa», referido a las cuestiones de seguridad e higiene industrial, es algo más que un enunciado propagandístico para hablar o escribir sobre nuestra problemática. Es el principio básico y fundamental que rige la política y los programas organizativos´ que se desarrollan en S.E.A.T. para cubrir tan importante materia dentro del conjunto de nuestras unidades de producción.

COLABORACIÓN Y RESPONSABILIDAD

Convicción en los fines que se persiguen, amplitud en la participación para alcanzarlos y medios adecuados de trabajo son características que vamos a desarrollar en estas líneas para justificar una labor

La casi perfecta coordinación lograda entre los entes que más implicados se ven en el programa que se desarrolla, como son el Comité de seguridad e higiene en el trabajo, el servicio médico y el servicio de seguridad e higiene industrial de cada centro, con el entusiasmo personal de sus componentes, se ve apoyada por la colaboración del personal directivo y por los operarios de los talleres, quienes, cada vez más, son conscientes del problema y conocedores de la importancia que tiene su participa don.

A esto nos referimos cuando hemos citado la mayor convicción con que se trabaja en los aspectos de seguridad e higiene. Convicción que ha venido respaldada por una de las medidas más eficaces que se han establecido en la S.E.A.T. para obtener resultados positivos en la acción de prevención. Nos referimos a la responsabilidad directa que han adquirido las jefaturas de los talleres en la función ejecutiva de la seguridad y de las condiciones ambientales. Ello ha traído consigo una indispensable participación de las jefaturas y mandos en el estudio de Jos problemas que se presentan, así corno en las propuestas de soluciones técnicas para eliminarlos, limitando a la verdadera .función de «staff» los trabajos que efectúan el Corarte el servicio médico y el servicio de seguridad e higiene industrial, que de esta forma desarrollan los conceptos de asesoramiento, coordinación y control con una eficacia mucho mayor.

Ha sido una medida organizativa, cuya única finalidad, con su progresivo desarrollo, es la de iniciar una nueva etapa de más exigencia en la consecución del objetivo ideal fijado por la S.E.A.T. en política de seguridad e higiene, esto es, lograr un espíritu de continuidad en la disminución de los accidentes, mejorar las condiciones ambientales de los puestos y detener, desde su inicio, cualquier brote que pueda surgir en perjuicio de dichos fines.

NUEVAS EXIGENCIAS

Hemos citado la palabra exigencia. Es una nueva ampliación de los conocimientos profesionales, obligarse a hacer las cosas con seguridad. A diario vivimos las nuevas inquietudes que se presentan en los ámbitos laborales, en el sentido de que la seguridad e higiene son partes indivisibles e integrantes de los procesos de trabajo, forman con ellos una unidad, y ya no puede aceptarse la idea tan extendida hasta nuestros días de que la producción presentaba sus características particulares y otras muy distintas y separadas, la prevención de accidentes- Esto se está desterrando.

Ha nacido y crece en razón geométrica el" sentido razonado de la responsabilidad relacionada con la prevención de accidentes, y este sentir queda extendido a todos los niveles profesionales, jerárquicos y funcionales, que forman estas unidades de producción, que llamamos fabricas. No se concibe ya, y esto prácticamente era un sueño en nuestro país, veinte años atrás crear una organización fabril sin añadir en el organigrama la función seguridad.

Ahora bien, para nosotros, en S.E.A.T., desde hace unos años esto ,ya no es suficiente. Hay que añadir el interés y preocupación existentes para las cuestiones que afectan a la higiene industrial. Esta rama, de la prevención, con sus importantes y difíciles problemas que presenta, se tiene en cuenta de una forma paritaria con la seguridad, y estamos plenamente convencidos cié que en un futuro no lejano se tendrán que dedicar grandes esfuerzos técnicos y económicos para solucionar o paliar las consecuencias derivadas de los ruidos, de la manipulación de productos químicos, de los vapores y polvos ambientales, de los residuos de materias, etc.

No desconocemos las dificultades de todo orden que se nos presentan para ¡levar a cabo una programación de esta Índole. Pero también sabemos de nuestra obligación de afrontarlas e ir obteniendo soluciones con un trabajo constante, basado en la planificación de unos objetivos y la previsión de los medios para alcanzarlos.

SERVICIO DE SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL

La S.E.A.T., sensibilizada plenamente ante la importancia socioeconómica actual de los asuntos derivados de la ac-cidentabilidad y de las enfermedades profesionales, ha potenciado al ente técnico responsable, el servicio de seguridad e higiene industrial, hasta dotarlo para los tres centros de trabajo de veintitrés personas, que a plena dedicación, desarrollamos sus funciones que la Dirección nos ha encomendado.

A través de los distintos grupos de trabajo, y con una importantísima colaboración con el comité de seguridad e higiene en el trabajo, llevamos & cabo todas aquellas acciones que directa o indirectamente inciden positivamente en la prevención. Inspecciones lie seguridad, análisis ambientales, estudio de accidentes, propuestas de mejoras técnicas, estudio, sobre las concentraciones legalmente permitidas en los medios ambientes, normas de seguridad, estadísticas, protecciones individuales, coste de los accidentes, formación del personal, divulgación técnica, propaganda, etc., son funciones que desarrollamos en S.E.A.T. con el interés necesario para darle vida activa a la organización que hemos ido creando con las necesidades de los tiempos actuales. En este caso, estimamos que tiene plena justificación lo de que «el fin justifica los, medios»

RESULTADOS

No vamos a presentar aquí curas ni datos estadísticos que podrían provocar dudas y confusiones. Lo importante en seguridad es autorealizarse y criticarse uno mismo dentro del ámbito en que se desarrolla la labor que conoce y que ha seguido con fidelidad de criterio las bases de cálculo

En S.E.A.T. podemos decir, sin ningún espíritu triunfalista, pero no por ello menos objetivo, que nos encontramos en una línia positiva en cuanto observamos los balances que de forma periódica vamos calculando. Nuestros índices de accidentabilidad tienden a disminuir y los valores relativos obtenidos, en la comparación de los resultados actuales con los del principio de nuestra organización en seguridad, nos alientan a seguir por el mismo camino, sin disminuir en un ápice las exigencias de la empresa de un mañana mejor. Nuestra satisfacción profesional quedara siempre condicionada por los límites prácticamente inalcanzables que deseamos, por tratar de hacer desaparecer e1 accidente de trabajo.

Con codo, debemos señalar que los índices de frecuencia y grave-dad de accidentes al año 1976 y a los cinco primeros meses transcurridos de 1977 han silo los más bajos conocidos de !a S.E.A.T. desde su inicio.

Para terminar esta información de nuestra empresa hemos de citar, para satisfacción de los que tienen y sienten este nuevo espíritu de la prevención de accidentes, que hemos conocido las líneas generales de organización, me-fios y resultados de las principales industrias automovilísticas de Europa en relación con la seguridad en el trabajo. Creemos en una obligación por nuestra parte divulgar que la S.E.A.T. se encuentra situada entre las preferentes.

Con todo, nuestra mentalidad está obligada a permanecer en tensión de trabajo y de servicio mientras naya un hombre que por seguir su vocación profesional sufra un accidente de trabajo. El difícil concepto de «continuidad» nos obliga a seguir trabajando con un grado de exigencia cada día mayor. Es una labor en la que no se obtendrá nunca la plena satisfacción del trabajo terminado.

J. PR.AT DE PADUA

 

< Volver